141. Debería bastar vivir para no morir.

142. La vanidad es un penacho que se coloca ostentosamente una cabeza estúpida y es la flor de plástico con que se adorna un pecho vacío.

143. Es inútil que lavemos la conciencia de pesares pasados porque, como en la loza delicada, quedarán los rasguños que les marcaron los hechos.

144. Escribir es a crear como tararear a cantar, como desear una mujer a amarla, como existir a ser.

145. El aforismo es, por su rigor y exactitud, la prosa en su edad adulta y, a medida que madura, se hace como los viejos, avara, en este caso, de palabras.

146. Según su sabor de evocaciones, los recuerdos pueden aparecer como un enjambre de avispas o un concierto de canarios.

147. La mayoría de las veces, las pasiones torrenciales son como los verdugos de antaño: nos encapuchan el conocimiento y nos decapitan la dignidad.

148. Roca que hace frente a la marea, árbol que no arranca el ciclón, hombre y mujer que resisten la desgracia... Eso es lo que debería lucir con orgullo la naturaleza, sin embargo, ella se atavía con la simplicidad de la primavera.

149. El sufrimiento es como el carbón: o se convierte en brasas para calentarnos con su enseñanza o no deja de ser un pedrusco que la experiencia nos tira a la cabeza si volvemos a equivocarnos.

150. La reflexión es la primera cana que le sale a nuestra cordura.

151. Un gran espíritu no rechaza estar entre gentes vulgares, como el ruiseñor desde lo alto de un álamo deja caer sus generosos gorjeos sobre las riberas cenagosas de los ríos.

152. Humildad agradecida del que sufre: le llama alegría a la ausencia de dolor.

153. La envidia es una planta de interior que rehuye la luz porque crece a la sombra de la vergüenza de quien la cultiva.

154. Los hombres hacen un misterio de su ignorancia, como los animales se asustan de su propia sombra en movimiento.

155. Hay pocas cuestiones objetivas en el mundo y menos hombres todavía para descubrirlas.

156. Buena noticia: brisa suave que llega a unos pocos. Mala noticia: viento desapacible que llega a todos.

157. La discreción es el traje de etiqueta que se pone la inteligencia para la fiesta de la charlatanería.

158. Ni siquiera el más grande amor haría imprescindible la más pequeña ley.

159. Soñar es vivir en parapente.

160. Vanagloriarte de las buenas opiniones que tengan los demás de ti es como capturar burbujas para guardarlas.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home