Rincón de la Poesía

Rosa Omar Mireles Penilla
México



  



 
 

Oración por mi mujer y para mí
(para cuando mueras)
 


Que mi ángel de la guarda te proteja,
y deje de mirarme con la piedad
de quien da una moneda al menesteroso.
He aquí la oración de un ateo:
Padre nuestro que estás en el cielo
y en la muerte de mi mujer
y en la tumba en la que ha quedado sola
y en esta nube de insomnio 
en que no llueve 
y en estos dedos artítricos de miedo
que destienden la cama,
unta cicuta en mi cuerpo y en mi alma
como los locos lo hacen cuando duele
o cuando la luna les sonríe en noche buena.
Agradeceré la resurrección de mi mujer
después del silencio si sigo vivo…
¡Despierta…!
Mi mujer no despierta y estoy solo, 
como un bufón fuera del palacio,
como un cuenta chiste sin memoria.
Padre nuestro que estás en el cielo,
deja de juguetear con su efigie.
Mujer… ¿Qué he de hacer sin ti
sino quebrar mis huesos,
besar tu nicho y tirarme al mar?
Aunque sea un experto nadador,
sólo pienso y pienso en el naufragio.












volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home