Rincón de la Poesía

Rosa Juan Mena
San Fernando



  



 
 

ESPEJISMOS DE ANFITRIÓN Y HUÉSPED
 


Hoy estás, mar, de malhumor. Lo veo
en esos maretazos en las piedras
que sirven de murallas y protegen
a la ciudad que pisa los metales
de rojo veraniego de tus playas
con los pies de tus hijos que te quieren
y se abandonan a tus oleajes
cuando son gratas, como hamacas de agua
en amable sopor de vacaciones,
olvidados del mundo que se rompe
con su garfio de guerra, alfoz del hambre, 
hiel de la enfermedad, ¡zas! de la muerte...
Mar, 
aupada por mareas hasta los pies del cielo.
Hoy, mar, con fría carpa de celajes
y apelotonamiento de las olas
lo mismo que rebaños asustados,
vienes con lascas de agua devanada
al redil arenoso de tus playas;
como andenes que fueron estaciones
de los meses sedientos del estío,
vengo a traerte las fatalidades
que el vivir va enredando a nuestros pies
como cadenas. Óyeme, no llores
con los rezongos de tus bajamares
ni te enfurezcas. Tú y yo, mar, estamos
por soledad unidos, por zozobras...
De lo que fui, soy pecio ya enredado
en tus manos de algas.
Tú tienes el consuelo del verano
porque recibes juventud y risas,
piel joven como ánforas de sed
pidiendo nardos lúdicos de agua.
Hoy te pone el otoño candados de neblina
y tú te desahogas con enfado de bores,
rompiendo tus acuáticas vidrieras.
Yo, 
uso palabras cómplices de olvido.
Menos mal
que los versos maquillan pensamientos.
Bitácora secreto 
de las navegaciones por la vida,
el poema...












volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home