Rincón de la Poesía

Rosa Rolando Revagliatti
Buenos Aires - Argentina



  


 


Es más que japonés: es chino  

1

Vivir alzado por vivir alzado
vivir apestado
vivir arrinconado
escarnio de malandras
y torvos ortivas
y mujeronas despelechadas

Vivir apretado
vivir preñado
vivir blanco
pero
-aunque siempre-
clavado

2

Vivir cantando:
La noche nos recogió 
pero nosotros no
Cantar:
Andaba tu alma con ganas
de reconciliarse con mi cuerpo 
Balar:
Los que venimos con marca de madre...
Recitado:
Somos grandes y nos conocemos 
desde hace chicos
Bis:
El jabón está sucio
Lamentarse:
Qué hago yo no entre tus piernas
Final de estrofa:
Donde no estaré cuando te mueras
Justipreciar:
Entre vos y yo, nuestro bebé: un cenicero
Recordar:
Uno de mis mejores culos...
Lo que pintamos en un carro:
Bello como una puñalada
Y otro poeta, todavía:
Más bello aun que una cuchillada

3

Toda erecta 
suda Pérez mi guía de teléfonos
Me vilipendio por ello
me difamo 
Podría cesar de vivir
se trata de no expulsar el aire
A lo cual: y así...
en la carpa de oxígeno de tu amor...

4

Vivir alzado por vivir alzado
dictado malévolo:
plagiar encomillado:
“Se enriedan las trenzas de mis pensamientos”
Acceder al soborno
derrengarse
coserse la media de la esperanza
con un palito revolverse el hormiguero
levantarse a la hormiga exploradora
pobrecita
que si no, se miraría en una gota
con sal venenosa

5

Aparecerse desnudo y descriptivo
y trovar
(o
trovar):
Me pesa la cabeza
me aplasta
se me hunde entre los hombros peligrosamente
le da de comer a las clavículas
insiste en sentirse encorsetada por mis costillas
las ricas no se la esperaban
las ricas no se esperaban tenerme por allí 
¡qué cabeza la mía!
¡qué cabeza!

6

(Parte para que el pajarito
en lugar de cucú:
carancanfunfa) 

7

Yo que no veo cómo no quedarme del lado de acá
yo con la sangre como caldo grueso
yo baraja cargada por el pesar
y alguna otra piedra con gramilla
yo considerado considerando
la ofrenda tiesa de tu dentadura en mi vaso de miel 
¿trenzado yo?
yo malo malencontrado malarmado malhadado
maledeto hecho un ovillo
en tu canasta
el incontrastable yo
el que te afina, el que te engorda
claramente otro
y admonitorio:
¡sacáte los dedos de las órbitas!...

8

Se oye un clarín:
Ni un poco de piedad
ni un poco de terreno
ni un poco de morir
en soledad

9

No dejés de caminar, no te apurés
esperáme donde sea factible nuestro encuentro
ya desistí de relinchar en la basura
advení
nosotros estamos cansados también
Qué pavada 
y esa linda princesita se contonea
y es que se rehúsa a vivir amortiguada
El sol en el agua hace verano
y yo me rehúso a ahuecar el ala.











volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home