XII CERTAMEN DE POESÍA “ADOLFO UTOR ACEVEDO”
DE LA CASA DE ANDALUCÍA DE DÊNIA

Luis García Pérez
Las arpas de la noche

Juan Rafael Mena
Palimpsesto de un viejo pergamino andalusí

La Casa de Andalucía en Dênia presenta este año en un ejemplar los dos poemarios premiados. El primero tiene como tema Andalucía y el premio recayó en Palimpsesto de un viejo pergamino andalusí, del que es autor Juan Rafael Mena y Las arpas de la noche del que es autor Luis García Pérez.

En el primero se suceden poemas dedicados a personajes del mundo arábigo-andaluz. Como el autor es el que hace esta reseña, considera que no debe entrar en las valoraciones del conjunto de sus poemas. Así que pasamos al segundo trabajo, Las arpas de la noche, convocado como tema libre.

El poemario consta de dos partes: “Paisajes ignorados” y “Desván de soledades”. En ambos el poeta recorre experiencias personales incidiendo con ello en una poesía de la experiencia con carácter intimista. Sin embargo, el poemario es más sugerente que explícito, y ello se observa en el lenguaje que emplea el poeta, consciente de que el estilo de la poesía actual exige una elaboración que conduce a una especie de idiolecto, o sea, una reconstrucción personal del lenguaje poético, si bien es cierto, que al lado de expresiones sorprendentes como las “huellas trasoñadas” y “remar a contraola”, nos encontramos con otras menos afortunadas y construidas con verbos como “reciclar” y “musicar”. 

No obstante, Luis García Pérez consigue en Las arpas de la noche continuar con brillantez en muchos fragmentos de sus poemas la lírica intimista que sigue a la poesía de los Novísimos: “Subiendo por las sendas del crepúsculo/ llegamos al reinado de la noche/y ungidos por la fe que nos sostiene/pretendemos abrir los ventanales/ donde la luz no existe. Solamente/el misterio nos cerca la mirada/ y la duda es un ave que dormita/ alrededor de todas las preguntas”. 
Aciertos de este tipo en la indagación poética encontramos a menudo en el poemario, que no cesa de perseguir la función poética en sus versos. Luis García Pérez da pie a esperar de sus cosechas otras entregas en las que el lenguaje toque lo deslumbrante. 

En cuanto a la médula del mensaje, hay una búsqueda de la propia identidad —en el paisaje, en el recuerdo, en la noche, en el amor, en el olvido— a través de una lucha contra el lenguaje irrelevante y a favor de hallazgos expresivos caracterizan a este poemario en el que las arpas de la noche simbolizan una música interior que se manifiesta en este pentagrama de experiencias íntimas entre el paisaje como simbiosis de lo real y lo imaginario y el propio laberinto de la vida interior, común a todos los humanos:”Marchamos peregrinos/para cruzar el cerco de la niebla/ y sabes de memoria que eres uno de tantos/ de esos hombres anónimos que mueren cada día/. Definitivamente/ hemos vestido todo raciocinio/ con la violencia a ras de la mirada”. 

Buen poemario, acertado premio concedido en el XII Certamen Adolfo Utor Acevedo de la Casa de Andalucía en Dènia. 


Solapas de portada y contraportada del libro



XII CERTAMEN DE POESÍA ADOLFO UTOR ACEVEDO      XII CERTAMEN DE POESÍA ADOLFO UTOR ACEVEDO






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home