Hace un par de días, cuando llegué a casa después del trabajo, hallé un sobre atascado en el buzón de mi departamento. Lo saqué violentamente y me di cuenta que llevaba cuatro estampillas de Bolivia. Abrí el sobre con gran emoción y me encontré con una bella sorpresa: una Antología de la poesía orureña, editada por Latinas Editores. El poeta Edwin Guzmán Ortiz, me había enviado esta hermosa joya desde La Paz.

Es una colección de poemas a cargo del mismo Edwin Guzmán Ortiz y del poeta Alberto Guerra Gutiérrez. 

Portada del libroEn la carátula del libro, podemos observar una fotografía del faro, ubicado al norte de la ciudad. Lugar, en el que se dan importantes actos cívicos. 

Alberto Guerra, en el prólogo, hace un repaso general de la poesía boliviana tomando en cuenta el período colonial y posteriormente el republicano. “La influencia del romanticismo europeo, como corriente literaria, se encuentra en las obras de Adela Zamudio, Ricardo José Bustamante y Manuel José Cortez”, explica Guerra.

Al mismo tiempo, se cita a Luis Ramiro Beltrán y su libro “Panorama de la Poesía Boliviana”. Este último autor señala que “La revolución modernista”, dada en el continente americano, generó en Bolivia los más altos niveles de la creación poética. Ricardo Jaimes Freyre sería uno de los fundadores del modernismo boliviano. Alberto Guerra continua: “La poesía boliviana en tales circunstancias, se mantenía en una especie de equilibrio entre la nueva tendencia modernista y el romanticismo de fines del pasado siglo...” 

Es indudable que esta colección representa un ambicioso recorrido por las letras orureñas. La antología incluye a 69 poetas desde los años 1800. Poetas de renombre; muchos de ellos, como es de suponer, ya fallecidos. Además, implica a poetas que formaron parte del famoso movimiento literario “Segunda Gesta Bárbara”, como por ejemplo Alberto Guerra Gutiérrez, José María Miranda y Hugo Molina Viaña. Pero también incluye a poetas de las nuevas generaciones, siendo el más joven Alejandro Molina Valdivia nacido en 1977.

Es interesante observar nombres de poetas nuevos con publicaciones en los últimos años y diferentes conceptos estéticos, cuyos trabajos hacen posible explorar las fronteras actuales de la poesía orureña.

Los autores de esta antología, han escogido a los poetas de una forma democrática. O como diría Edwin Guzmán en el prólogo: “... existen dos tipos de antologías restringidas y panorámicas. En el presente trabajo se apostó por la segunda, en la intención de dar a conocer de un modo más extensivo los diferentes matices de la producción poética de Oruro”. De manera que el lector, entra en un laberinto creado con todo aquello que aqueja a la naturaleza misma del hombre: la vida, el amor, la muerte, las pasiones, las angustias, las alegrías, las ilusiones etc.

Cabe aquí señalar al poeta orureño, Luis Mendizábal Santa Cruz (1907-1946), que escribió el siguiente poema: “jugando al póker con la mala vida/ me hizo un bluff el destino/ pero yo, jugador empedernido/ le he copado a la vida su revancha/ quité de mi baraja de ilusiones/ la mala reina que me traicionaba...”. Este diálogo interior, es una muestra de las significativas piezas poéticas que existen en esta antología. En consecuencia, el lector se deleita leyendo poemas que han sido creados en épocas y lugares diferentes.

Muchos de los poetas reflexionan sobre las injusticias sociales, los mitos, la vida de los mineros, el carnaval, el Tío de la mina y las montañas telúricas que rodean a Oruro. Humberto Jaimez Zuna, en su poema “Ch´alla al recuerdo del pintor”, escribe: “...cuando nuestros carnavales eran más sucios/ digamos más hediondos/ digamos más suramérica, más Oruro, más magia, más misterio/ más wawichu Zaconeta, más q’apichón Quintanilla/ más negro Zabaleta/ más thanta oso Méndez/ más ángel Zalazar, menos ordenanza municipal, menos gringas culonas, menos fotografía...”. Este poema describe a esos personajes de un tiempo determinado, cuando Oruro era realmente más romántico y se daban serenatas en la puerta de la enamorada. O se recitaban poemas, a voz en cuello, en las esquinas de la ciudad.

Existe, por lo tanto, en esta antología, creaciones estéticas que permiten establecer una relación entre el pasado y el presente. Es aquí donde los poetas se lucen en diferentes estilos y formas expresivas. El poema adquiere, de esta manera, una estructura, musicalidad y una luz propia que alumbra a la capital folclórica de Bolivia.






(Curriculum y Datos del autor)

 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home