En este 2009 se celebran los cincuenta años de la Nova Cançó, un movimiento musical que surgió como protesta contra la dictadura, realizando sus canciones en catalán, un idioma prohibido y perseguido por el régimen.

Este movimiento apareció en la segunda mitad de 1950 al crearse un grupo integrado por Josep Bonet, Maurice Serrahima, Jaume Armengol. Lluis Serrahima y Miquel Porter que compusieron canciones en catalán respondiendo a un clima de reivindicación cultural en las diferentes clases sociales catalanas, producto de una gradual política de liberalización franquista en su represión a la cultura y lenguas catalanas.

En 1959 un escrito de Lluís Serrahima titulado Ens calen cançons d´ara (Nos hacen falta canciones de ahora), aglutinó a cantantes y autores y tras el éxito en el Centre Comarcal Lleidatà se formó el grupo denominado Els Setze Jutges (Los dieciséis jueces), iniciado por Remei Margarif y Josep Maria Espinàs, uniéndose Delfí Abellà y Francesc Pí de la Serra. Ese mismo año, Raimon escribe Al vent, una de sus míticas canciones.

En su presentación, Els Setze Jutges, dejan clara su intención de hacer canción moderna en el idioma propio, para recuperar la lengua y la cultura catalanas, reivindicando la canción como herramienta de expresión y de identidad nacional.

En este movimiento se integran todos los sectores de la sociedad catalana: burgueses, obreros, universitarios y clérigos catalanes, que estaban comprometidos en la recuperación de la identidad nacional. Esta corriente constituye una de las posibilidades de los nacionalistas de poder expresarse como pueblo y el público lo ve como la posibilidad de conseguir la democracia que tanto anhelan.

En 1962 aparecieron los primeros discos y comenzaron a diversificarse tendencias: conjunto musical, conjunto vocal, cantautor, etcétera. Pese a las restricciones administrativas en la difusión radiofónica y televisada y en la producción discográfica, la Nova Cançó adquiría cada vez más seguidores. La discográfica Edigsa fue importante para la difusión de estos autores.

Los diecisiete jueces de este movimiento fueron Miquel Porter, Remei Margarif, Josep Maria Espinàs, Delfí Abellà, Francesc Pí de la Serra, Enric Barbat, Xavier Elíes, Guillermina Motta, Maria del Carme Girau, Martí Llauradó, Joan Ramon Bonet, Maria Amèlia Pedrerol, Joan Manuel Serrat, Maria del Mar Bonet, Rafael Subirachs y Lluís Llach.

Destacan también otros miembros como Salvador Escamilla, Guillem d´Efak, Núria Feliu, Maria Dolors Laffitte. Algunos obtuvieron éxitos internacionales.

Junto a Raimon otros miembros dels Setze Jutges como Guillermina Motta, Francesc Pí de la Serra, Maria del Mar Bonet, Lluis Llach y Joan Manuel Serrat obtuvieron fama que rebasó el área lingüística catalana. Más tarde también destacó Ovidi Montllor.

A imagen de este movimiento, nacieron movimientos paralelos en Galicia, País Vasco, Navarra, País Vasco francés y Castilla.

El principal problema con el que se encuentran estos músicos es la censura. Tienen que utilizar las metáforas para poder expresar su descontento contra la dictadura.

Los años setenta fueron definitivos para la consolidación de la canción catalana. El festival de Canet consiguió congregar 60.000 personas en 1976. Este es el festival más importante de la Nova Cançó. Llegaron a celebrarse hasta ocho festivales. 

El movimiento trató de celebrar otros festivales parecidos en el resto de Cataluña pero el régimen franquista los prohibió, ya que no era solo un movimiento artístico, sino también político. El último festival de Canet se celebró en 1980.

Van apareciendo nuevos cantantes como Ramon Muntaner, Joan Isaac, Esquirols, Falsterbo, La Trinca, Coses y Marina Rosell en Cataluña. En el País Valenciano aparecen Al Tall, Els Pavesos. Lluís el Sifoner, Paco Muñoz, Carlos Barranco, en las Islas Baleares UC, Toni Morlà, Isaac Molles y a la Cataluña Norte Toni Montané, Gisela Bellsolà, Pere Figueres, Roc i Foc.

Aparecen grupos y cantantes folk influidos por la música anglosajona como Pau Riba, Jaume Sisa, Ia Batiste y Oriol Tramvia. En 1976 destaca el recital dado por Lluis Llach en el Palacio de Deportes de Barcelona. Este mismo cantante reunió 100.000 personas en el Camp Nou en 1985.

Los principales seguidores de esta corriente son los jóvenes, que quieren que se les reconozcan sus raíces. 

Con el comienzo de los años ochenta, y coincidiendo con la llegada del Estatuto de Autonomía el movimiento pierde apoyos de los conjuntos sociopolíticos que lo apoyaba. El público ya no necesita la canción para reivindicar sus deseos, ya que la Dictadura se ha acabado.


Para ampliar:

- Pujadó, Miquel: “Diccionari de la cançó”, Barcelona, Enciclopedia Catalana, 2000.
- http://www.es.wikipedia.org/wiki/Nova_Cançó
- http://www.ca.wikipedia.org/wiki/Nova_Cançó
- http://www.geocities.com/xaileta/histonovacanco.htm 







volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home