En arte no es suficiente la sinceridad.
Homo Sum (Frases, Austral, 319)

En varias ocasiones he escrito artículos en los que pondero la importancia de la visión del objeto y no la del reconocimiento, como dijo Vixtor Sklovski. Es decir, presentar un texto de manera que el lector no vea en él la escritura como un mensaje ya estereotipado, redicho y sin sorpresa alguna, sino que su procesamiento visual le llame la atención hasta el punto de que lo que lee le parezca nuevo. 

Lo mismo ocurre con la metáfora y el símil. Son estupendos auxiliares, como ocurre con la sinestesia. Más arriesgadamente, tenemos la llamada imagen visionaria.

Los poetas, como ciclistas a la cabeza de los hallazgos expresivos, indagan en las minas del lenguaje, golpean los filones de las posibles vetas doradas del decir, ciernen en la zaranda de las exigencias el barro de las palabras aventuradas a ver si hay alguna pepita de genialidad... (Recordemos a Óscar Wilde: “El placer superior en literatura es realizar lo que no existe”, Frases, Austral, 319).

Efectivamente, como dice el pensamiento de la cita de Homo Sum, en poesía no basta el decir, el contar, el describir con palpitaciones románticas en el fondo del poema.

Sin embargo, los experimentalismos se cansan a la larga y caen en la cuenta de que la verdadera creación reside en una frase o en unos pocos versos que condensan la sabiduría humana universal con incidencia trágica como dice aquella sabia definición de Leconte de Lisle, el jefe de fila del parnasianismo francés: “Sólo hay poesía en el deseo de lo imposible y en el dolor de lo irreparable.” 

Ahora bien, esto no está reñido con una huida de la concepción academicista y burguesa del siglo XIX contra la que se enfrentaron, no exentos de teatralidad y violencia, los futuristas.

Esos exploradores del estilo que se pierden en difíciles vericuetos de construcciones gramaticales y de las superposiciones de elementos visuales, diseñadores infatigables del caligrama, acaban también exhalando un suspiro de cansancio en la estación penúltima del estado de ánimo de la busca, como si se acordaran de aquellos versos de Iriarte: “Tantas idas y venidas,/tantas vueltas y revueltas,/ (quiero, amiga, que me diga),/¿son de alguna utilidad?”

Pero es imposible obviar el empuje de la evolución del estilo literario. 

El autor de este artículo, como de otros tantos que se han ido publicando en esta sección de Arena y Cal, es uno de esos rastreadores, y llega a la conclusión de que la tesis de Sklovski, como la de Jakobson, amén de otros teorizadores como los futuristas, los dadaístas, los ultraístas; Bally, Croce, Spitzer, los surrealistas, los críticos del New Criticism..., han de ser visitadas de vez en cuando, pues nos sacuden la vieja copa del árbol del estilo para que se caigan las hojas secas de las palabras que ya no nos animan, debido a su desgaste. El extrañamiento o desvío en lo que se escribe y llama la atención del lector como un texto cuyo engranaje de palabras sorprende porque parece que se lee por primera, fue la clave formalista. 

Me parece que el poema siguiente de Federico García Lorca es un verdadero ejemplo de poesía vanguardista dentro de un molde clásico, aunque su verso sea blanco. Unos matices surrealistas lo colocan en el listón de un vanguardismo moderado que mira hacia lo clásico con un guiño de renovación de la lírica, empleando sin estridencia la llamada ”imagen visionaria”.



Casida de la mujer tendida

Verte desnuda es recordar la Tierra. 
La Tierra lisa, limpia de caballos. 
La Tierra sin un junco, forma pura 
cerrada al porvenir: confín de plata. 

Verte desnuda es comprender el ansia 
de la lluvia que busca débil talle 
o la fiebre del mar de inmenso rostro 
sin encontrar la luz de su mejilla. 

La sangre sonará por las alcobas 
y vendrá con espada fulgurante, 
pero tú no sabrás dónde se ocultan 
el corazón de sapo o la violeta. 

Tu vientre es una lucha de raíces, 
tus labios son un alba sin contorno, 
bajo las rosas tibias de la cama 
los muertos gimen esperando turno.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home