• Miguel Ángel Fernández

    HISTORIA VIVA

    Terapéutica de las plantas

    por Miguel Ángel Fernández


Introducción

Desde siempre han sido conocidos los efectos terapéuticos de las plantas como alternativa a la medicina tradicional. Tradicionalmente, y hasta no hace muchos años, eran utilizadas en el medio rural ante la falta de medios de la medicina tradicional o la lejanía de los médicos o de los hospitales.

En el siglo I a. C. ya se escriben obras sobre las propiedades de las plantas. En la Edad Media, muchos monasterios presumen de tener un jardín aromático donde se cultivaban plantas para el tratamiento de las enfermedades.

Según testimonios de habitantes del medio rural que han acabado teniendo fe ciega en estas alternativas, comenzaron a utilizar las plantas y las hierbas porque veían que sus animales obtenían beneficiosas mejoras al consumir estas plantas y que se dijeron, que si a los animales les hacía efecto a ellos también les tendría que hacer y que desde entonces no saben lo que es un médico y ya que ellos se curan hasta un simple catarro con las hierbas.

Estos métodos terapéuticos tan habituales en el medio rural, son cada vez más frecuentes en las ciudades. Es fácil encontrar tiendas especializadas, los herbolarios, donde ofrecen estas plantas envasadas o tratamientos basados en el uso de las mismas.

Este método de curación por medio de las plantas es conocido como fitoterapia y su recuperación no significa rechazar los avances científicos. Es una opción compatible con la medicina tradicional.

Algunas plantas y sus propiedades.

Podría hablar de los beneficios de infinidad de plantas pero acabaría haciendo excesivamente largo y aburrido este artículo, con lo cual citaré algunas de las más importantes. Cabe advertir que no están por orden alfabético.

Acónito. Se encuentra en los Pirineos en los cursos de agua y es un producto tóxico. Se utiliza contra la gota. Los bulbos se recogen en febrero y las flores en junio. Su uso se tiene que reservar a los especialistas.

Albahaca. Planta originaria de la Indica. Es cultivada en la Península desde el siglo XII. Se puede cultivar en un tiesto a la sombra. Tiene efectos estimulantes y digestivos. Se utiliza en infusiones de flores y hojas.

Ajo. Es originario de Asia Central y se puede plantar en cualquier huerto. Es antiséptico y estimulante. Para bajar la tensión se tiene que tomar en ayunas.

Anís. Se cultivaba en el Egipto Faraónico. Es expectorante, digestivo y estimulante. Se recoge entre agosto y septiembre. Se toma en infusiones.

Apio. Conocido en Egipto hace 3000 años. Originario de terrenos con mucha humedad. Contiene vitamina B y C. Se utiliza como diurético, estimulante, afrodisíaco y enfermedades del hígado. Se recoge a finales de verano. En la cocina se utiliza en ensaladas y para acompañar carne.

Endrino. El típico pacharán vasco y navarro. Se encuentra en la baja montaña y es utilizado como laxante. Se recoge en primavera y se toma como infusión.

Árnica. Planta característica de montaña. Contiene sustancias aromáticas y es eficaz contra las lesiones traumáticas. Se recoge después del verano. Se toma por prescripción de los profesionales de la sanidad.

Artemisa. Su nombre procede de la diosa griega Artemisa. Propia de los Pirineos hasta 1600 metros de altura. A las hojas hay vitamina A y B. Regula ciclos menstruales y calma dolores posteriores al parto. Se recoge en verano y se toma en infusión.

Verbena. Planta sagrada para los romanos. Se encuentra en lugares no cultivados. Actúa como depurativa de la sangre y se toma en infusión.

Aciano. Se cría entre medias de cereales. Es muy activa en conjuntivitis y otras afecciones oculares. Se aplica directamente.

Boj. Es característica de la montaña y es tóxica. Se encuentra en bosques de pino rojo y negro hasta 1600 metros. Se usa como colágeno y lactante y no es conveniente usarlo a casa.

Borraja. Procedente de África Septentrional. Se encuentra en terrenos no cultivados hasta 1800 metros. Es sudorífica y diurética. Se recoge por primavera. Es fácil de tener en casa.

Zurrón de pastor. Propia de las regiones mediterráneas. Es hemostática. Se recogen en verano y se toma como infusión. 

Maravilla. Ya se describe en la Edad Media. No se conoce en estado salvaje. Actúa como estimulante. Las flores en tintura se utilizan para regular los ciclos menstruales.

Manzanilla. Se puede cultivar en cualquier jardín. Es un tónico estomacal y digestivo. Se toma en infusión.

Cardo. Se encuentra en terrenos no cultivados. Es tónico hepático y depurativo. Se recoge en verano. Toda la planta es comestible y es de gran interés para los diabéticos.

Cebolla. Se originó hace 4000 años en Asia Central. Es diurética, antiséptica, expectorante, laxante y digestiva. Rebaja la tensión arterial. En crudo conserva mejor sus propiedades medicinales.

Perifollo. Originaria del Sur de Rusia. Vive en climas continentales. Es diurética, tónica, estimulante y depurativa. Se recoge en primavera. Se utilizan sin cocer y en ensaladas.

Cola de caballo. Vive en lugares húmedos y sombríos. Es diurética y remineraliza los huesos. Se recoge en primavera. Se aplica directamente para parar hemorragias nasales.

Diente de león. Vive en terrenos fértiles, infértiles, en los prados y en la montaña hasta 2000 metros. Son diuréticas y depurativas. Se recogen al final del invierno. Se puede comer en ensaladas.

Estragón. Originario de Siberia y América del Norte. Se cultiva en Europa Central y septentrional. Es digestiva, estomacal, diurética y antirreumática. Se toma en infusión.

Dulcamara. Vive a la orilla de los cursos de agua. Es narcótica, laxante y depurativa. Se recogen en otoño. Sirve también para las picaduras de insectos.

Ajenjo. En Alemania se utiliza como vermut. Vive en los Pirineos. Es considerada tónica. Se recoge en julio y agosto. No se debe de utilizar durante la lactancia.

Esparraguera. Se cultivaba en Egipto hace 6000 años. De allí pasó a Grecia y Roma. Crece en terrenos litorales. Es diurética. Se recoge en primavera. Se come como verdura.

Espliego. Vive en lugares rocosos de los Pirineos. Es antiséptico, insecticida, digestivo, estimulante y antirreumático. Se recoge en verano. Se toma en infusión.

Eucalipto. Originario de Tasmania. Crece en climas no muy fríos. Es antiséptico, anticatarral y descongestiona las vías respiratorias. Se recoge en verano. Se toma en infusión o en inhalaciones para las vías respiratorias.

Tomillo. Se cría en terrenos calcáreos del Mediterráneo. Es tónica y estimulante en los sistemas circulatorio y nervioso. Es antiséptica y antiinflamatoria en la recuperación del hígado. Se recoge en abril o mayo. Se toma en infusión.

Hinojo. Planta mediterránea que vive en todo tipo de tierras. Es diurética y digestiva. Se recoge en julio y se toma en infusión.

Fumaria. Vive en los campos de cereales. Es depurativa, tonificante y con virtudes hepáticas. También actúa contra los herpes. Se recoge entre abril y junio. Se toma en infusión.

Rusco. Planta mediterránea. Diurética y analgésica. Se recoge en otoño y se toma en infusión.

Genciana. Vive en prados pirenaicos. Es un tónico estomacal, estimulante de las funciones hepáticas y digestivas. Se recoge en otoño.

Enebro. Común en la montaña hasta 2500 metros. Es depurativa y diurética. Se recoge en octubre. Se toma directamente como si fuese caramelo.

Retama negra. Vive en Europa en terrenos no calcáreos. Es diurética, hipertensora y depurativa. Se toma en infusión.

Hisopo. Se habla de él en la Biblia. Se encuentra en los Pirineos hasta los 2000 metros. Fluidifica las secreciones bronquiales. Se recoge en verano y se toma en infusión pero también se puede tomar en jarabe.

Perejil. Se cría en cualquier lugar. Es estimulante y diurético. Se utiliza en hojas picadas.

Laurel. Los griegos lo consagraban a Apolo y los romanos coronaban al emperador con él. Se cría en bosques mediterráneos. Tiene propiedad estomacal. Se recoge en otoño. Se usa en la cocina.

Lúpulo. Se cría en las riveras de los ríos. Tiene efectos diuréticos, hipnóticos y sedantes. Se recoge en septiembre. Se puede tomar en infusión.

Malva. Crece cerca de la actividad humana. Es emoliente y laxante. Se recoge en primavera. Cocina para regularizar funciones intestinales.

Hierba luisa. Originaria de Chile. Se cultiva en jardines y tiestos en clima mediterráneo. Es ideal para el estómago y calma los nervios. Se toma en infusión.

Menta. Vive en toda Europa y Asia. Es tónica, estimulante, estomacal y analgésica. Se toma en infusión para facilitar la digestión.

Milenrama. Vive en lugares áridos y secos no cultivados. Es estimulante y digestiva. Se toma en infusión.

Orégano. Habita en terrenos pedregosos. Es tónica, digestiva y analgésica. Se recoge en verano. Se toma en infusiones.

Ortiga. Se cría en climas suaves. Es digestiva, diurética, depurativa y eficaz para combatir las anemias. Se toma cocida.

Poleo-Menta. Se cría en lugares húmedos. Es estomacal, digestiva y analgésica. Se utiliza para el dolor de tripa. También va bien para los dolores menstruales. Se toma en infusión.

Regaliz. Vive a las orillas de los ríos. Antiulcerosa y digestiva. Se recoge en otoño. Se toma masticado.

Romero. Crece entre arbustos y encinas. Es estimulante, diurética y colágena. Combate las afecciones de la piel. Se recoge durante todo el año. Se toma en infusión.

Amapola. Originaria del Mediterráneo Oriental. Es narcótica y expectorante y es la planta de las afecciones respiratorias. Se toma en jarabe.

Azafrán. Ya se cita en los papiros egipcios. Es originaria del Mediterráneo Oriental. Es estomacal y tónica y ayuda en los partos difíciles. Se recoge entre septiembre y noviembre. Se incluye en las comidas como condimento.

Ajedrea. Es básicamente afrodisíaca. Vive en rincones secos y soleados. Tónica y estimulante. Se recoge en verano. Se toma en infusión. En la cocina se utiliza para echar en verduras.

Salvia. Vive en tierras bajas hasta los 800 metros. Es estimulante, tónica, digestiva y antiséptica. Se toma en infusión.

Centeno. Originaria del oeste asiático. Se hace en tierras pobres de climas fríos y lluviosos. Alimento energético que previene las afecciones cardiovasculares. Se recoge al final del verano. Se utiliza para hacer pan negro.

Alcaparra. Es frecuente al litoral mediterráneo. Es diurética. Se recoge en abril. Se toma en vino.

Toronjil. Es una de las plantas favoritas de las abejas. Estimulante. Calma los nervios y facilita las digestiones difíciles. Se toma en infusión.

Té de Aragón. Se cría en los Pirineos. Es estomacal, alejando los dolores abdominales. Se toma en infusión.

Tilo. Crece en los Pirineos. Calma la excitación nerviosa. Se toma en infusión.

Valeriana. Se hace en prados húmedos y en bosques densos. Llega hasta los 2000 metros. Es sedante e hipnótica y calma los nervios. Se recoge en verano o en otoño. Se toma en infusión.

Achicoria. Se conoce desde hace 6000 años. Vive en toda Europa. Tónica, estomacal y eficaz en los trastornos hepáticos. Se toma en infusión.

Agrimonia. Se encuentra en campos secos y soleados. Sirve para la difteria, enfermedades del hígado, gota y diabetes. Se toma como infusión.

Castaño de Indias. Originaria de Asia Menor y los Balcanes. Actualmente se ve en cualquier parque y avenida. Sirve para tratamientos venenosos, flebitis y hemorroides. Se toma en infusión.

Angélica. Originaria del Norte de Europa. Se recoge en otoño. Es para combatir catarros intestinales, resfriados, dolor de cabeza, nerviosismo y asma. Se toma como infusión.

Bardana. Crece en lugares áridos y prados montañosos. Es depurativa y diurética. Se utiliza para remediar las artritis, reuma y diabetes. Se toma como infusión.

Doncel. Ya es citado en el año 1600 Antes de Cristo. Es originaria del Mediterráneo y vegeta en las regiones secas y cálidas de Europa. Es recogida de junio a agosto. Estimula la secreción de las glándulas salivares y favorece la menstruación. Se toma en infusión.

Belladona. Es frecuente en las zonas montañosas. Se usa para productos farmacéuticos.

Celidonia. Se encuentra en lugares sombríos no cultivados. Se utiliza contra la difteria.

Espino blanco. Ya lo comían en la prehistoria. Tiene propiedades tranquilizantes y efectos para la hipertensión. Se toma en infusión.

Didalera. Ya es conocida en el siglo V. Se encuentra entre matorrales. Se utiliza para el tratamiento de neumonía, gota y afecciones cardiacas. Se toma por prescripción médica.

Centaura. Crece en prados soleados y se recoge de julio a septiembre. Se usa contra la fatiga y la debilidad. Se toma en infusión.

Lli. Es conocido por las civilizaciones antiguas. Es laxante y sirve para normalizar la flora intestinal. Elimina el estreñimiento. Se toma en infusión. 

Ginseng. Procedente de China. Es considerada junto con la acupuntura una aportación oriental a la medicina. Se cultiva en Corea, China, Japón, Estados Unidos y Rusia. Actúa sobre el sistema nervioso y es afrodisíaco. Regula la presión sanguínea. Se emplea para fatiga física e intelectual.

Pasionera. Originaria de América Tropical. Se recoge en mayo. Es eficaz como somnífero y sedante en caso de excitación nerviosa, angustia, melancolía e insomnio. Se toma como infusión.

Prímula vera. Originaria de Europa. Se encuentra en bosques claros y prados. Constituye un tónico antinervioso y actúa como sudorífico en caso de gripe y como expectorante en catarros. Se toma en infusión.

Sauce. Era conocida en la Edad de Piedra. Es frecuente en huertos y bosques. Aumenta la resistencia contra los resfriados y regula la digestión. Se toma en infusión.


Para ampliar:

- “El poder curatiu i culinari de les herbes”. Diari Avui: El més sa, pràctic y natural. Barcelona; Bibliolex, 1994.
- Schnitzeg, Rita: “Las virtudes de las plantas”, Barcelona: Elfos, 1985.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio