• Juan R. Mena



    PENSAMIENTOS (21)

    por Juan R. Mena


401. A un presente triste viene a veces, y a deshora, un pasado feliz, como un borracho que canta todavía cuando ya nadie queda en la fiesta.

402. Antes que buscar la felicidad en la travesía por la vida, hay que pertrechar el barco con toda la cabuyería de la resignación por si no se la encuentra, o bien, si se encuentra, se nos pierde. 

403. Los impulsos irreflexivos son tan inútiles como la tromba de agua que no encuentra acequia.

404. Vivir es resistir; no hay otra opción antes de morir.

405. El trono de la injusticia reinante se asienta sobre el temor de ser derrocado y en la sospecha de que lo será de un momento a otro.

406. ¡Todo el año con la puerta abierta a ver si entra la felicidad en nuestra casa!... ¡Todo el año vigilando para que no entre el dolor!...

407. Aun con el pretexto de recriminarse, ¿quién no se ha sorprendido in fragranti mirándose de paso en una fotografía favorecida de sus propios actos?

408. El amor se regocija solitario, pero el dolor se consuela solidario.

409. Pasados los años, miramos el pasado con benevolencia, de la misma manera que el ejército vencedor mira con simpatía a los vencidos ya desarmados y seguros de su inocuidad.

410. Lo intuido es el relámpago que garabatea fugazmente un signo en nuestra imaginación, mientras que el concepto es una escala de luz solar por la que descienden como en peldaños las ideas.

411. Pequeña es la copa de la vida para escanciar demasiada esperanza.

412. La felicidad es una invitada de mal asiento y está poco tiempo en la casa de nuestra vida.

413. Llamamos tonterías a aquellas otras tonterías de los demás que en nada se parecen a las nuestras.

414. En la pantalla de nuestras actuales frivolidades hay hombres ilustres que necesitan ser vulgarmente famosos para ser conocidos.

415. Filósofos y poetas viven en continuo estado de alerta con respecto a la línea fronteriza que separan sus imaginarias fronteras entre la verdad y la fantasía.

416. Los pensamientos más profundos o los más prohibidos salen a la superficie de la conciencia en el silencio del insomnio, como los insectos salen de sus agujeros en la quietud de la nocturnidad.

417. La inspiración o la buena suerte en la vida, no espera que la busquemos, sino, cuando ella quiere, se adelanta a nuestra necesidad como una madre solícita que surge del umbral de su insomne cuidado por su hijo.

418. Justicia y compasión: difícil maridaje en el que la misma justicia tiene que delimitar los derechos de su cónyuge.

419. Los últimos mártires son los que mueren a causa de la verdad en el gran mercado de los intereses.

420. La libertad echa sus semillas sobre los surcos de nuestros deseos, pero su cosecha depende del arado de nuestra voluntad.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio