• M. Alonso

    Pedacitos de una vida

    Medio dormida

    por Mónica Alonso Calderón


El otro día lo pensé casi cuando me quedaba dormida. Salieron a bailar palabras que adornaron sin querer mi cabeza. Ahora quiero recuperar esos pasos, pero no me vienen a la memoria. Intento recordar pero es en vano. Era algo así como que me siento en una jaula enorme, pero deshabitada. Todos ocupando el mismo espacio y un sinfín de metros cuadrados desalojados sin sentido.

Sinceramente, me había quedado más bonito entre vísceras, venas y sangre, pero el cerebro a veces se convierte en cárcel que no deja salir a la imaginación a tomar el aire. A veces cuando eso sucede, me da pena que las palabras se pierdan entre sueños, y me levanto en busca de pluma y papel para que no me las pueda robar nadie. Sin embargo, se me quitaron las ganas hace mucho tiempo, ya hace desde que abandoné la idea bohemia de sentirme diferente. Me rendí a la evidencia, a la práctica, quizás a la miseria. Puede que por eso acabara en una cárcel de ideas cuadriculadas y gente ciclotímica, o falsa, o que me da pena, o miedo, o asco…

Pero no es culpa de nadie. La vida me puede, la rutina me atormenta y lo triste es que no hago nada para remediar tanta apatía. Intento estar contenta, quedarme con las cosas buenas. Pero a la hora de la verdad me doy cuenta de que no me gusta lo que veo, menos lo que siento. Da igual, ya pasará. Vendrán tiempos mejores, cambiará mi destino y me forjaré un futuro que, aunque incierto para mis espejos rotos, sea diferente y algo feliz.

Los días pasan, pienso lo mismo y la vida se me escapa entre bombones y manos vacías. Encima he cogido el gusto a dejar las cosas a la mitad. La vida me marea y necesito no hacer nada. O más bien al contrario. Normal que no duerma, si pienso todo esto justo antes de que Morfeo se apiade de mí y decida arrullarme en su regazo. Me había quedado más bonito, pero la base es la mía, la que sufro día a día. Y me asfixia, el estrés me tiene en vilo. Cada día en medio de lo mismo me asola una desesperanza. Tiene que ir a mejor, peor es imposible. Pero virgencita, virgencita, que me quede como estoy… O que me toque el cuponcito, que las penas con pan son menos. Aunque los ricos también lloren, no tienen que pelar cebolla.

El dinero no da la felicidad, la parca nos viene a buscar a todos tarde o temprano. Todavía no quiero que me robe la esperanza una guadaña, por supuesto, estoy algo triste, pero no soy una suicida. Sólo vivo entre sueños, en plan autómata buscando una salida. Algo a lo que agarrarme, un cupón, unas letras, un trabajo, un amigo, una mano que me guíe. Sí, algo verde que me recuerde lo que antes era. Mi eterna sonrisa, mis deseos, mis sueños, los que apuntaba en una servilleta para tenerlos siempre presentes. Para no olvidarlos cuando estoy casi medio dormida.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio