Rincón de la Poesía 

Maritza Álvarez
Valparaíso (Chile)






En el día 366 del año

 


En la noche efímera me siento
y me contemplo.
Me contemplo.
Puedo ver la inquieta semblanza
mientras por la ventana
vuelan raudos los lápices
delgados
delicados
Como tú.
Como todo lo que pasa.
En ese colgajo está la que espera
y sentada en el alma la que sueña.
Dulces raíces
cimentadas
plantadas
hechiceras como la noche.
Como esta noche.
Esta noche me contemplo
y me escucho y me engaño.
En mis entrañas voces encontradas:
No pediste nada.
Alargo y alargo los pasos
y los plazos.
Sueño en la noche acanalada
distante y cercana.
Al alcance el alba
y las decisiones.
Canto muchas canciones.
Los diseños se hicieron esperma caliente
ruda
cansada de labores
Quemó todo antecedente
muy prudentemente.
Y los rumores fueron acallados
cortados
censurados
Y el temor teme no ser suficiente
y caer en el inconsciente
vulnerando su palabra empeñada
Y teme no estar presente
en los brazos estirados
amplios
alargados
desesperados
ni en los florecidos cardenales
Las manos abiertas
congeladas y sucias
ya no harán ninguna fiesta.
Cenicientas
establecerán sus normas
sus razones
Y pregunto por el tiempo
y pregunto cuánto
Interrogo a las duras dudas
y a los duraznos maduros.
Pienso si el mañana caerá delante mío
y todavía la tibieza…
y todavía la llama
esa llama que te llama
y que te extraña
En la cabeza inquieta
señalando calendarios
los plazos no llegan.
A otra casa se fueron
los espíritus calmados
la hipocresía del talante
aunque te hable en tu habitación distante
Alcanzarte quiero en el día 366 del año
Quizás en un 45 de febrero
y decirte feliz que todo se ha alcanzado:
el vástago verde
Y el atardecer anaranjado
Muñeca feliz que sueña
con la niña que la ha buscado
O una esquela celeste y rosa
o un corazón engalanado.
Rústica rareza, leve, enredadera,
Esperanza, suplicio, la espera.
Torre fuerte, alabanza y un leve grito
La mujer que dio a luz
y las palomas que anidan en mi pecho
y el abrigo cálido de la noche.
De esta noche.
De este silencio.
Y me contemplo.
Y siento.
Y espero y renuncio.
Y amanezco al día.
Seis de la mañana y una rosa.
La canción metida entre mis cosas.










volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio