• RESEÑA de LIBROS

    Tierra de secanos
    de Julio Mariscal Montes

    La Venencia
    Jerez de la Frontera, 1962
     
    por Juan Mena

LIBROS RECUPERADOS


tierradesecanosBuscando un libro entre los que forman el conjunto del estante, encuentro uno que no esperaba darme con él. Se trata de TIERRA DE SECANOS de Julio Mariscal Montes, editado por La Venencia, Jerez de la Frontera, 1962, comprado en una librería gaditana.

Todos sabemos que este poeta arcense no salió jamás de Andalucía y vivió en los contornos de su tierra natal, exceptuando el cumplimiento del servicio militar en Cádiz. Maestro nacional de profesión, Julio Mariscal conjugaba su quehacer diario con la poesía, a la que amaba entrañablemente. Puede que este adverbio sorprenda, pero con ello he querido decir que no era grafómano, sino que se deleitaba en la reunión de las palabras, las hermanaba con un sentido estilístico innato dentro de la tendencia que se llevaba en su época: la poesía social. 

Nacido en 1922 y fallecido en 1977, su sensibilidad poética está entretejida por hilos de una conciencia sensible a los problemas de los jornaleros del campo, del amor, la soledad y la meditación religiosa.

Tal vez no se le tuvo en cuenta porque carecía de esos resortes que se necesita en este país para salir adelante, incluso hoy. A esta postergación hemos de añadir su capacidad admirable para manejar el lenguaje cuando otros poetas triunfaban utilizando una cobertura lingüística en la que estaba ausente el instinto poético de la creatividad. 

Sin embargo, el poeta Antonio Hernández, paisano suyo, tuvo la valentía de incluirlo en una antología, con estudio previo, de los poetas de la segunda generación de posguerra, como a Fernando Quiñones. Merece una especial mención la Antología poética con estudio, introducción y selección de Juan de Dios Ruiz Copete, editado por la Universidad de Sevilla.

Tierra de secanos, como otros libros de Mariscal, encierra el drama del día a día de aquellos hombres de mediados del siglo XX, en pueblos pequeños donde la vida social estaba programada por las costumbres inalteradas, de ahí que su poesía sea un acta notarial de esos avatares monocordes pero llenos de emoción para un poeta que reúne, a mi entender, dos cualidades literarias imprescindibles para escribir una poesía auténtica, lejos de las consignas centralizantes: hondura y colorido. Me explico. Lo del colorido no es banal ni frívolo, sino que, conforme a la teoría de la literaturidad del ruso Jakobson, el idiolecto poético ha de alejarse del de la narración y, más aún, del periodismo. La capacidad metafórica de Mariscal es un recurso para sensorializar el concepto y el sentimiento. A veces, es cierto, roza lo coloquial, lo pintoresco, pero ello da idea de que sus intenciones poéticas iban más allá de lo literariamente académico. Un poeta no es un filósofo ni un novelista ni un periodista; es un poeta, un creador de situaciones empírico-lingüísticas. Lo demás, creo honestamente, es una tentativa respetable, pero tanteo nada más, aunque los jurados lo premien y la crítica lo bendiga.

Seguiremos otro día estudiando a este poeta (yo diría que desenterrándolo), pero hoy concluiremos nuestro recuerdo de homenaje con este poema.


LA TIERRA

La tierra elemental, partida, sola,
cansada de parir, de acomodarse
con duros agujeros, con cansinos arados;
la tierra horizontal, hembra y desnuda
para el afán del buey y la pisada;
la pobrecita tierra de estameña
con cilicios de agostos y aceituna.

Cruza la tarde el agua viajera
del río violador de naranjales,
el perro perdiguero; lento, el carro;
las cuadradas pezuñas de las vacas...

Hay un nogal achaparrado, un vivo 
cabrillear de fuente entre las peñas;
todo se agita y viene y va, y se pierde
en el claro horizonte de un deseo.

Pero la tierra no. La tierra tiene
ese destino de achatarse siempre,
de ser espalda, yunque de galopes,
surco para el maíz y la saliva.








volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio