• Miguel Ángel Fernández

    HISTORIA VIVA

    Los libros de la Biblia (1)

    por Miguel Ángel Fernández



INTRODUCCIÓN

La Biblia consta de 73 libros, 46 en el Antiguo Testamento y 23 en el nuevo Testamento. El Antiguo Testamento está dividido en Pentateuco (5 libros), Históricos (16 libros), Poéticos y Sapienciales (7 libros), Profetas mayores (6 libros) y Profetas menores (12 libros).

El Nuevo Testamento se divide en Evangelios (4 libros), Cartas de San Pablo (13 libros) y Cartas Católicas (6 libros).

Dada la larga duración de este tema, divido este artículo en tres partes que iré publicando en estos tres próximos meses. Las dos primeras partes las dedicaré al Antiguo Testamento, y la tercera al Nuevo Testamento. En la primera parte, hablaré de los libros del Pentateuco y a los libros proféticos. En la Segunda Parte trataré de los libros escritos y de los libros deuterocanónicos y finalmente en la tercera parte narraré el Nuevo Testamento.


INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA

Biblia en griego significa “los libros” y se usa desde hace siglos para designar la colección de escritos que forman el Antiguo y Nuevo Testamento. Es una auténtica biblioteca surgida en el curso de doce siglos como expresión del pueblo de Israel (Antiguo Testamento) y de la Iglesia Cristiana (Nuevo Testamento).

Los cristianos consideran inspirados por Dios los libros que forman la Biblia y la denominan “Sagrada Escritura”. Según la Biblia Israel comienza a existir como pueblo cuando es liberado de la esclavitud de los egipcios. Una vez liberados, los israelitas llegan a Canaán. Consideran que Dios ha intervenido en ello y le consideran como único Dios y Señor. Este reconocimiento es conocido como la alianza.

Desde entonces se esfuerzan por vivir la ley que han recibido del Señor por medio de mandamientos, oponiéndose a los dioses falsos y estableciendo la justicia en defensa de los más débiles.

Los cristianos afirman que dentro del pueblo de Israel el futuro y la esperanza toman cuerpo en Jesús de Nazaret. Jesús es el hijo que muestra quien es el padre. Los libros que forman el Antiguo Testamento son leídos de manera diversa y los cristianos encuentran el anuncio profético en la persona de Jesús. Los libros que forman el Nuevo Testamento reflejan la fe de la Iglesia al comienzo del cristianismo.

Los escritos que forman la Biblia se gestan de manera muy diferente en el primer milenio antes de Cristo (Antiguo Testamento) y los cien años que siguen a la muerte de Jesús (Nuevo Testamento).

La diversidad de géneros y estilos literarios y las diferencias culturales entre un libro y otro esconden una sola intención: La Biblia quiere explicar con palabras humanas que Dios se comunica con la humanidad y la quiere salvar.

El lector de la Biblia se encuentra con textos escritos hace muchos años por autores con una mentalidad muy distinta de la actual, pero encuentra al sentido del universo donde habitamos, a la vida y a la muerte, a la felicidad y a la desgracia, a la esperanza y al dolor. Pero sobre todo enseñan a hacer el camino.

INTRODUCCIÓN AL ANTIGUO TESTAMENTO

Los libros del Antiguo Testamento se desarrollan en un escenario muy concreto, el creciente fértil, constituido por el curso inferior y medio de los ríos Tigris y Éufrates, las cuencas fluviales del Orontes, Litanio y Jordán y la parte inferior de las tierras regadas por el Nilo. Se trata de un territorio delimitado por desiertos al Este y al Sur.

Israel se constituye como pueblo en el siglo XIII antes de Cristo, cuando huyen de Egipto conducidos por Moisés. Se constituyen diversas tribus que se distribuyen por todo lo que hoy forman Israel, Líbano, Cisjordania, parte de Siria, parte de Jordania.

La monarquía se instaura en el siglo XI antes de Cristo. En el siglo X antes de Cristo escogen rey a David, que es sucedido por Salomón, su hijo. A su muerte el reino queda dividido. El norte escoge a Jeroboan y el sur a Roboam, hijo de Salomón. El norte va cambiando de dinastía

Israel cae en mano de los asirios en el 772 antes de Cristo y una parte de la población es deportada. Los asirios implantan otros pueblos en el territorio e Israel pierde su identidad cultural y religiosa.

La formación de los libros del Antiguo Testamento está vinculada a la historia de Israel, con toda seguridad en los tiempos de David y Salomón, ya que hasta entonces la historia del pueblo de Israel se trasmitía de manera oral. Surgen movimientos proféticos que dan lugar a diversos libros del Antiguo Testamento.

También hay textos del exilio del pueblo de Israel a Babilonia. El final de la época persa y el nacimiento de la época helenística da lugar al nacimiento de nuevos libros. El dominio griego no representa ninguna rotura respecto a sus tradiciones.

El Antiguo Testamento se enriquece a lo largo de los siglos con la meditación sobre nuevos acontecimientos históricos. Los cristianos lo interpretan refiriéndose al Mesías y a su venida, y los judíos como la ley que tenían que cumplir todos los adoradores del Dios verdadero.

PENTATEUCO

Lo componen los cinco primeros libros de la Biblia, que significa obra en cinco volúmenes. Los judíos lo denominan Torá, que significa ley. Su contenido es rico y complejo. Mezcla normas y mandamientos con obras maravillosas que Dios ha llevado a término.

Los títulos de los libros provienen de la antigua versión griega y resumen en una palabra el contenido: Génesis (los orígenes de la humanidad y del pueblo de Israel), Éxodo (la salida de los israelitas de Egipto), Levítico (el papel de los descendientes de Leví en la regulación del culto), Nombres (los censos del pueblo en el desierto) y Deuteronomio (segunda ley o reformulación de la ley del Sinaí). Cada libro contiene material diferente y características propias.

Los autores contemplan la historia y el mundo con los ojos de la fe, descubrir la presencia salvadora de Dios en los acontecimientos de la vida del pueblo. Muestran la respuesta de Israel al Dios que les ha salvado. Recuerda al pueblo cual es su fe, fundamentada en la intervención de Dios en la historia a favor de ellos y los mandamientos recibidos de Dios. Son dos elementos unidos de manera inseparable. El pueblo mantiene la conciencia de que había estado sometido a la esclavitud en Egipto y que Dios les había liberado y recuerda la alianza divina a la montaña de Dios. El comportamiento que debe de tener el pueblo expresado en las leyes, se entiende como respuesta a la actuación de Dios.

La lectura de los libros hace descubrir algunos fenómenos característicos como repeticiones, duplicados, cambios de vocabulario y de estilo. Un buen número de estudiosos ha propuesto ver el Pentateuco como el resultado final de cuatro corrientes o tradiciones. Pero parece difícil saber hasta que punto estas tradiciones han existido como documentos independientes.

El Pentateuco mezcla tradiciones particulares y familiares. Su redacción definitiva se debió de realizar en la época posterior al exilio en Babilonia cuando el pueblo de Israel comienza una nueva etapa, con la reconstrucción de Jerusalén y del templo.

GÉNESIS

Habla de los orígenes, explica la prehistoria de la humanidad y el nacimiento del pueblo de Israel. Avanza por sucesivas etapas hasta que Jacob entre con sus hijos en Egipto, donde sus descendientes se transforman en un pueblo numeroso.

De un lado el protagonista es la humanidad entera protagonizada por Adán y sus descendientes y de otro Abraham y su descendencia. En la primera parte prevalecen relatos mitológicos y el hilo conductor se observa fácilmente: Dios crea un mundo bueno y ordenado.

Con las narraciones patriarcales se intensifica la proximidad entre Dios y el hombre. Prevalecen las tradiciones de carácter familiar. Se distinguen tres bloques: De Abraham e Isaac, de Isaac y Jacob y de José y sus hermanos.

ÉXODO

Liga las diversas etapas que fundamentan la identidad del pueblo de Israel y las presenta como un acontecimiento que tendrá validez para todas las generaciones.

Cuando narra la experiencia que han vivido los hebreos es un continuo de grandes ciclos. En primer lugar se describe la opresión que sufren los israelitas por parte de Egipto produciéndose la revelación de Dios llamando a Moisés para que haga de Israel un pueblo libre consagrado al Señor.

Una vez que Israel sale de Egipto comienza la marcha por el desierto hacia la montaña del Sinaí, donde se produce la alianza, explicando como Moisés sube a la montaña donde el Señor le propone una alianza con los israelitas, proponiéndole los diez mandamientos.

La última parte está dedicada al tabernáculo lugar de la presencia de Dios en medio del pueblo. El Señor ordena a Moisés que consagre el santuario y los sacerdotes.

La emigración de Jacob y sus descendientes hacia Egipto es difícil de situar históricamente. Puede que corresponda al tiempo de la XIX dinastía. Los faraones de esta época son Seti I (1304-1290 A.C), Ramsés II (1290-1224 A.C) y Merneptá (1224-1204 A.C).

La huida de Egipto hace que los israelitas pasen de ser unos clanes o tribus a un pueblo unido. El pueblo de Dios encuentra en esta experiencia su identidad. El Éxodo es también un libro de leyes. Son la expresión de la relación de los hombres entre ellos y Dios. Manifiestan la identidad de Dios y de su pueblo. Expresan la solicitud del pueblo por su Dios y del Señor por su pueblo.

LEVÍTICO

Recoge una serie de leyes referentes al culto que interesan tanto a los sacerdotes como al pueblo por tomar parte en los ritos y en las fiestas. Muchas descripciones son dictadas con pureza espiritual.

Se reparte claramente en dos partes y un apéndice. La primera parte se agrupa alrededor de los sacrificios, la investidura de los sacerdotes y la pureza e impureza ritual. La segunda parte se conoce como código de santidad cuyo centro es la exhortación. Se agrupa en torno a tres temas: prohibición de comer sangre de animales inmolados o muertos, prohibición de relaciones sexuales ilegitimas y los diez mandamientos.

La tercera parte trata de prescripciones relativas al mantenimiento constante de la luz del candelabro y de la ofrenda semanal de los panes. El apéndice indica brevemente como se tienen que cumplir ciertos votos.

El texto repercute directamente en el tipo de vida cultural del pueblo en el desierto y cuando se instala en Canaán. Se sigue en este libro una buena parte de la historia cultural de Israel. Muestra como Israel ha querido expresar su fe en el culto.

NÚMEROS

Es una obra muy compleja, ya que contiene partes narrativas y legislativas aunque no es difícil de seguir. Agrupa las etapas que llevan al pueblo desde Sinaí a las puertas de la tierra prometida. La primera etapa presenta un orden alrededor del tabernáculo y en la segunda pasa cuarenta años en el desierto hasta que llega al este del Jordán.

En los primeros capítulos el pueblo aparece organizado alrededor del tabernáculo desde donde el Señor los santifica. Las tribus se distribuyen de tres en tres en los cuatro puntos cardinales. Llena este largo periodo con una serie de prescripciones y continúa con el acercamiento del pueblo a la tierra prometida.

La última etapa trata de la llegada de Israel a la tierra prometida, donde Moisés traspasa a Josué la guía del pueblo de Israel. Continúa con un censo de los israelitas cuando están a punto de entrar en la tierra prometida y una extensa sección sobre el ritual que se tiene que observar en los días festivos.

El libro recapitula la marcha por el desierto recogiendo una lista de las etapas recorridas desde la salida de Egipto hasta llegar a Jericó donde Moisés anuncia la entrada a la tierra prometida y describe las fronteras. Añade unas prescripciones sobre la boda de los herederos.

DEUTERONOMIO

Por su contenido y su esquema cronológico es la continuación del libro de los Nombres, pero por su vocabulario, su estilo y su teología es una introducción de los libros que le siguen: Josué, Jueces, los dos de Samuel y los dos de los Reyes, o lo que es lo mismo, la historia de Israel desde la entrada a la tierra prometida hasta el final de la monarquía.

Se presenta como un conjunto de alocuciones a Moisés, algunas de estilo más narrativo y otras de estilo más exhortativo. La parte central del libro contiene un conjunto de leyes y costumbres que el pueblo tiene que poner en práctica en el país que está a punto de entrar. Sigue una lista de bendiciones y maldiciones que tendrá el pueblo de cumplir estas leyes o no.

El origen de este libro hay que buscarlo en los levitas que habían huido de los santuarios del Norte y se habían refugiado en Judá. Los levitas habrían redactado un programa para luchar contra las contaminaciones paganas y la relajación religiosa y social.

El libro se caracteriza por su forma exhortativa. Los textos alternan disposiciones legales con la enseñanza, acompañamiento de exhortaciones y toques de atención. Esta enseñanza se dirige a todo Israel a veces en singular y a veces en plural.

Cuando el texto habla en singular, no se dirige al israelita individual, sino al pueblo entero interpelado como interlocutor del Señor. Parece ser que esto es el origen de algunas celebraciones litúrgicas.

El libro se fundamenta en la idea de la alianza que podemos resumir así: el Señor es el Dios de Israel e Israel es el pueblo del Señor. El Deuteronomio ocupa un lugar importante en la escritura. Los redactores de la historia Deuteronomista intercalan reflexiones y exhortaciones como una clave de la historia. Es uno de los libros más citados en el Nuevo Testamento.

LIBROS PROFÉTICOS

Son el conjunto de textos que van de Josué a Malaquías. Se distinguen dos grupos bien definidos: los profetas anteriores (de Josué al libro de los Reyes) y profetas posteriores (de Isaías a Malaquías).

Los primeros explican una parte de la historia del pueblo de Israel. Abarcan desde la llegada a Canaán hasta la destrucción de Jerusalén por Nabucodonosor. Se terminaron de componer alrededor de los años 587-538 antes de Cristo.

Con los profetas posteriores, el profetismo se presenta como fundamental para su religión, su organización política y su estructura social. Al principio se trasmite oralmente pero se acaba escribiendo todas las profecías.

Los profetas luchan a favor de una religión auténtica, denunciando las influencias de los cultos extranjeros que apartan al pueblo de la fidelidad al único Dios.

JOSUÉ

El libro se divide en un prólogo, dos partes principales y un epílogo. Describe los acontecimientos ocurridos hacia finales del siglo XIII Antes de Cristo.

Muestra la realización de las promesas que Dios había hecho a los patriarcas sobre la futura posesión de la tierra prometida.

JUECES

Narra la continuación de los hechos explicados por Josué. Recoge diversos episodios de la vida de las tribus durante los períodos más oscuros de la historia de Israel. Muestra que la ocupación de Canaán es lenta y difícil.

Se divide en tres partes: un prólogo que hace de introducción histórica, una segunda parte que es el cuerpo de la obra que hacen referencia a una cadena de episodios relacionados con los doce jueces y finalmente dos apéndices, donde narra los orígenes del santuario tribal y la conducta infame de los benjaministas.

LIBROS DE SAMUEL

Los dos libros al principio eran uno solo, que por razones prácticas fueron repartidos en dos rollos o volúmenes. Narran antiguas tradiciones heterogéneas que abarcan el período 1070-970 Antes de Cristo, periodo en el cual las doce tribus constituyen una monarquía unitaria y hereditaria.

Recogen materiales diversos sobre los inicios de la monarquía en Israel y el autor considera que todos estos materiales son preciosos y que constituyen una narración excepcional. La intención religiosa se hace patente en el discurso que pronuncian los personajes. Dedica una atención especial al rey David. Es visto como modelo ideal de rey.

LIBROS DE LOS REYES

También eran originalmente uno solo que fue dividido porque por su extensión resultaba más manejable. Las partes de los libros son: Final de la historia de la sucesión al trono de David, Reinado de Salomón, Historia de los dos reinos y época final del reino de Judea.

Constituyen una obra compleja elaborada a partir de materiales diversos. La fecha de los diversos reinados se puede seguir sin dificultad. La redacción final de los libros tuvo lugar en el siglo VI Antes de Cristo.

ISAÍAS

Se trata de una obra de gran riqueza y complejidad. El nombre de Isaías significa “el Señor salva” y es un buen reflejo de los contenidos del libro. La vida de Isaías se desarrolla en Judea.

La primera parte del libro corresponde al tiempo de vida de Isaías situada en una época de fuerte tensión internacional. Es el firme defensor de la fidelidad a Dios. Presenta la amenaza Asiria como la intervención del propio Dios.

La segunda parte del libro tiene como fondo el momento en que Babilonia reemplaza a Asiria como potencia de Oriente Próximo, cuando Nabucodonosor conquista Israel y deporta a la población.

La tercera parte del libro hace referencia a la época en la cual se retorna del exilio, comenzando una época miserable y difícil donde se tiene que reconstruir el templo y la ciudad de Jerusalén.

JEREMÍAS

Comienza a ejercer la profecía hacia el 627 Antes de Cristo. Los datos sobre sus primeros años de actividad son muy escasos. Hay más información sobre las etapas posteriores a su vida. Menciona los acontecimientos que vive directamente.

La primera parte está formada por los oráculos contra Judea y la segunda parte está formada por parte de sus fechas biográficas. Su vocación profética le provocó incomprensiones y persecuciones.

EZEQUIEL

Tenemos pocos datos sobre su vida. Era un hombre dotado para la música y el canto. Su actividad profética tuvo lugar en Babilonia.

La estructura del libro es: vocación del profeta, juicio de Dios sobre su pueblo, juicio de Dios sobre las naciones, restauración de Israel, batalla decisiva del pueblo de Dios. Contiene materiales pertenecientes al profeta.

Su mensaje es una respuesta a la crisis que pasaba la comunidad judía deportada a Babilonia. La infidelidad al Señor es presentada como un adulterio. Describe un nuevo templo y un nuevo país.

OSEAS

Abarca el período de 787 a 747 Antes de Cristo. Es una época de prosperidad y de seguridad. No ha sido escrito de manera precisa. Tiene un carácter personal remarcable en lengua y estilo. Su mensaje es: “Dios estima a los hombres con un amor que no se puede contradecir, con una fidelidad que supera todas las infidelidades, con un apasionamiento que solo se explica con una infinita gratuidad.

JOEL

Es difícil situarle en una época concreta. Se presenta como un profeta original que no parece haber recibido una vocación particular ni un mensaje claro y concreto de parte de Dios. El libro esta clasificado de profecía literaria. El núcleo teológico se resume en la amplia idea de bendición.

AMÓS

Es el primer profeta que en su libro recoge una predicción. Comienza después de un breve diálogo con unos oráculos contra los pueblos vecinos de Israel, evocando a un Dios que pide cuentas a todas las naciones. Los cuatro capítulos siguientes son un mosaico de oráculos proféticos mezclándose denuncias contra la injusticia social, acusaciones contra un culto vacío y formal, recuerdo de castigos pasados, recuerdo de la llegada del Señor. El libro acaba con un oráculo sobre quien se salvará.

Con un lenguaje sobrio, duro y provocador, habla de un Dios que no es indiferente a la historia de los hombres que se interesa por ellos, y de una fe y una expresión que nada más tiene sentido si va acompañada de la justicia y la solidaridad. Es una invitación personal a no dejar pasar por alto una injusticia. Es un grito esperanzado hacia Dios, el único que puede salvar.

ABDÍAS

Es uno de los libros más breves. Trata dos temas: el pecado y el castigo de Edon y la futura restauración de Israel. Se desarrolla en el siglo V Antes de Cristo.

JONÁS

Se trata de una narración llena de ironía que refiere el episodio de la vida de un profeta desobediente, Jonás, que el Señor fuerza a predicar contra Nínive. Muchos piensan que no es una narración de carácter histórico. Es una narración didáctica que el autor llena de elementos maravillosos y de imágenes.

Por el lenguaje, por el estilo y por el universalismo que domina toda la obra hay que situar su narración posiblemente en el siglo V Antes de Cristo. El libro representa el Israel cerrado sobre sí mismo.

MIQUEAS

Contiene diversas secciones que alteran denuncias y amenaza con promesas de restauración. Puede ser obra de un compilador que haya reestructurado el material y haya añadido los oráculos que prometen la salvación. Miqueas habla en nombre propio y en nombre del Señor y se enfrenta con sus enemigos que forman el grupo de las clases dirigentes opresoras y que tienen a su servicio a los falsos profetas.

En el libro se distinguen tres bloques: 1) Juicio de condena de los dos reinos, 2) Anuncios de un tiempo de paz y de bienestar y 3) Cuando Dios se dirige directamente al pueblo de Israel.

NAHÚM

Comienza informando sobre el nombre y la procedencia de su autor. Puede que sea un libreto para celebrar en Jerusalén una liturgia de acción de gracias después de la caída de Nínive en el 612 Antes de Cristo.

El libro afirma que el pueblo santo será liberado gracias a la confianza absoluta en el Señor, que guía la historia.

HABACUC

Es difícil señalar la época de composición del libro. Cabe situar la obra poco antes de la caída de Nínive (612 Antes de Cristo) o bien entre el 605 y el 597 Antes de Cristo. Hace referencia a la relación entre Dios y su pueblo. El profeta no entiende la manera de actuar de Dios pero lejos de caer en la lamentación, el desengaño y la desesperación, interroga al mismo Señor. La respuesta que deja entrever se centra en la fidelidad. En los períodos difíciles esta obra ha servido para reencontrar una visión creyente de la historia.

SOFONÍAS

El libro comienza con un oráculo sobre la destrucción absoluta que Dios prepara de las idolatrías de toda la tierra. Siguen unos oráculos de juicios y amenazas contra los pueblos enemigos de Judea y finalmente ve la promesa de renovación para todos los pueblos.

Presenta a Dios como Señor absoluto del pueblo y amo de la historia. El pueblo de Israel se ha alejado de él y se le acerca el momento del castigo. Pero el Señor no ignora la presencia de un resto fiel, humilde y sencillo.

HAGEO

La obra se estructura a base de oráculos breves acompañados de anotaciones cronológicas abundantes. Ha hecho pensar que no se trata de un libro profético en el sentido clásico, sino de una historia apologética sobre la reconstrucción del templo. El profeta anima al pueblo y a sus dirigentes en la tarea de rehacerlo y consolidarlo.

También es necesario nombrar otras temáticas como una presencia de Dios renovada como consecuencia del templo reconstruido, un nuevo pueblo, una nueva época e incluso un nuevo sucesor davídico.

ZACARÍAS

El libro está formado por dos partes claramente diferenciadas en cuanto al estilo y contenido. La primera parte ofrece una datación muy clara, del 520 al 518 Antes de Cristo. La segunda parte no tiene referencia de fechas y las referencias históricas son ambiguas.

La primera parte se estructura en torno de ocho visiones que evocan la futura restauración y la nueva comunidad. La segunda parte tiene como tema central la realeza universal del Señor, Dios de Israel.

Desde el punto de vista teológico tiene una salida hacia el universalismo. Ejerce una gran influencia en el Nuevo Testamento.

MALAQUÍAS

Se compone hacia la mitad del siglo V Antes de Cristo. Trata diversos temas y situaciones que tienen como punto de partida las exigencias del Señor ante el cúmulo de faltas y pecados en que el pueblo vuelve a caer. Está estructurado en forma de reclamación judicial de Dios a su pueblo.


Para ampliar:

- Sagrada Biblia.
- http://es.wikipedia.org/wiki/Libros_de_la_Biblia
- http://es.wikipedia.org/wiki/Biblia
- http://www.biblija.net

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio