• Juan R. Mena



    PENSAMIENTOS (29)

    por Juan R. Mena


561. La educación es un cauce del agua de nuestros impulsos propiciando un río sosegado y útil para la navegación de la vida.

562. La profundidad del alma puede tocar fondo en el misterio o en la locura; nunca en la sabiduría, que se asoma al pozo, pero sabe que no es aconsejable bajar.

563. El vestido de fiesta de la felicidad no cubre del todo la maldad humana; o sea, hay quien sigue siendo malo incluso ebrio de felicidad.

564. Mientras nuestra libertad hila sus proyectos, el destino teje nuestro futuro.

565. La felicidad y la desgracia nos intercambian los papeles en el escenario de la comedia de la vida.

566. La ignorancia nos tiene en sus manos. Solamente nos suelta para dejarnos caer en el hoyo de otro error.

567. La puerta del futuro no nos da confianza, aunque su aldaba para llamar sea de oro.

568. El miedo es el embajador de un mal que tememos y entra en nuestra casa sin pedirnos permiso.

569. La valentía prueba la elasticidad del alma como la fuerza del arquero la tirantez del arco.

570. En el amor un pequeño detalle sirve de levadura para mantener fermentada la masa de los sentimientos.

571.Todas las teorías sobre el amor se quedan en teorías. Cada experiencia amorosa tiene la suya propia.

572. La prudencia es la marca de hasta dónde ha llegado la marea de la experiencia.

573. Ir por la vida sin astucia es como atravesar una selva sin guía y navegar sin una brújula. La astucia es algo así como un detente contra la maldad de los demás.

574. Por muy ajetreado que haya sido, un día feliz es un día de fiesta entre los otros convencionales de fiesta que se olvidan.

575. Todas los goces se reunirían exultantes para consolar el clamor de todas las desdichas.

576. Cuando seas feliz, protege ese momento echando un pesado cerrojo al ayer y otro al mañana.

577. En las situaciones-limite del amor es en donde se pone a prueba la estupidez y el heroísmo.

578. Una mujer sabe que ama cuando se sabe perdida en el laberinto de su amor sin mas salida que caer en los brazos del hombre amado.

579. Los espíritus comunes viven sumergidos en el mar de la vida; sólo los espíritus libres sacan la cabeza y observan, reflexionan, indagan, sueñan, crean...

580. Las manos de todas las pasiones, como en la baraja de un tahúr, se intercambian en un juego inevitable nuestros cuerpos y nuestras almas.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio