• Juan R. Mena



    PENSAMIENTOS (30)

    por Juan R. Mena


581. Sólo hay dos clases de hombres que hablan bien de la vida: los que son felices y los que fingen serlo.

582. La fortuna es tan injusta como el tiempo atmosférico. Se ensañan con los que más necesitan de su benevolencia.

583. La mujer simpática se hace perdonar sus defectos. La mujer bella apenas se esfuerza en disimularlos.

584. Quien echa el ancla en el fondo de un gran amor desinteresado no zozobrará del todo cuando la mar de la vida se le vaya a pique.

585. Para muchos la fatalidad es un túnel a cuya salida la claridad no hace otra cosa que confirmarles que su pesimismo estaba sobrado de razones.

586. A toda velocidad por los raíles de lo inevitable, la fatalidad es un tren que sólo se detiene en la última estación: la de la muerte.

587. El destino le entrega las llaves de la libertad solamente a quien trae la cerradura de la astucia para andar por la vida.

588. No todas las vidas trágicas que nos rodean trasmite su interioridad, tal vez por temor a que se les quite la única satisfacción que les queda: un sonriente disimulo para no entristecer a los que ama.

589. La auténtica bondad ignora que lo es; en cuanto lo sabe se transforma en narcisismo.

590. En el cañamazo que es la vida humana las hebras de las injusticias se agolpan como crespones en una bandera.

591. El buen recuerdo es el amigo más inseparable y leal incluso cuando estamos entre los mejores amigos.

592. La naturaleza nos da el amor en bruto y la imaginación la alquimia que lo refina.

593. Demasiada luz nos deslumbra en el camino; poca luz no nos ayuda a andar por él.

594. Pocas victorias hay como la humildad cuando se acepta como una derrota necesaria y conveniente.

595. Pequeñas alegrías son pequeños alivios para una desesperada sed de felicidad.

596. Reíd en cuanto tengáis ocasión. La risa es una medicina que no tolera demora.

597. Lo único que nos hace salir de nosotros y olvidarnos en otra persona es el amor, puente levadizo sobre un foso de preocupaciones y penas inconfesables.

598. Un amor que ha mermado en fantasía es un tapiz descolorido en un corredor tan frío como solitario.

599. Amar poco es miserable; amar mucho es arriesgado. De cualquier manera siempre estamos en trance de arrepentirnos.

600. Realmente la medida de nuestra bondad no la delimitamos nosotros, sino quienes la necesitan.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio