Rincón de la Poesía 

Juan Mena
San Fernando (Cádiz)





FIESTA EN LA RESIDENCIA DE ANCIANOS


I

Hoy luce el homenaje
a los que hemos subido
los ochenta peldaños de la vida.

Mientras el pasodoble
hace girar los cuerpos
dándoles ligereza
y un poco de gracia todavía,
tú y yo, sentados vemos,
sonreímos, gozamos
como si el baile fuera
en la pista cordial de la memoria,
y acuden los recuerdos
lo mismo que un enjambre delicioso
de los días primeros,
prólogo de la dicha
que extendiéndose han ido,
como tierra labrada,
como lluvia y caricias de sol para cosecha
y, recogido el trigo, lo vamos colocando
en el silo de las evocaciones.


I I

Rendimos nuestras bocas
al beso primerizo,
colmena compartida,
fue ebriedad envidiable,
y ha sido ese rescoldo
que nunca se ha apagado
del todo.

Nuestras vidas han sido
caminos confundidos,
sendas entreveradas
un cielo pequeñito para dos,
una emoción a dúo en los instantes íntimos,
un cerrojo para las soledades,
nuestro sencillo edén
no exento de esos nudos
de las preocupaciones por los hijos,
a veces zozobrantes las fatigas.

Nos hicimos mayores
viendo crecer arbustos del linaje
y agradecimos juntos a la vida
que diera la semilla los frutos esperados,
que la cepas nos dieran sus ansiados racimos.

Hicimos lo posible
porque el amor no fuese
primavera de un día,
sino fogata
para que su calor a todos nos uniera.



I I I

Han pasado los años en tumulto
y la vejez se ha hecho
rincón de la ternura,
quinqué de los desvelos,
plumón de la familia,
ovillo de los años,
llave de los recuerdos,
filón de la experiencia,
y última estación...

La vejez tiene rostro
como tierra en sequía.
pergamino ilegible,
pero hermosa escritura
debajo de los surcos,
desván de los achaques,
sueños arrinconados,
techo en precariedad
porque el tiempo nos pesa,
abre grieta en los muros,
pero borrar no puede
la sonrisa,
pero acallar no puede
la victoria
sobre los años duros que pasaron
llevándose el pasado ya cumplido.

Que la vejez no sea
álbum de deterioro solamente,
lágrimas escondidas
ni ciudad sin murallas que protejan.

Que el pasodoble siga
marcando vuestros pasos,
mientras flota este gozo
en la jarra jovial de la cerveza
y animamos a todos los que subís
peldaños de los días
a que sigáis remando
contra viento y marea de los inconvenientes
para que un día en este reino de la vejez
con cetro y con corona de respeto;
para que un día en este rol de la ancianidad
esta casa rezuma en sus paredes
la alegría mayor: la que sube a la cumbre
de los años
mirando atrás y abajo la vid ya vendimiada.



2º Premio del Certamen de Poesía Geriatría
y Gerocultura de San Fernando (Cádiz) 2008









volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio