• Miguel Ángel Fernández

    HISTORIA VIVA

    Los libros de la Biblia (3)

    por Miguel Ángel Fernández



INTRODUCCIÓN

Con este tercera parte iniciamos el Nuevo Testamento, lo más conocido de la Biblia para todos los católicos. Si el Antiguo Testamento está dirigido a los judíos, este nuevo testamento, narra la vida de Cristo y la religión surgida de su pensamiento, la cristiana y es el colofón a este artículo sobre los libros que integran la Biblia, que he tenido que dividir en tres partes.

Por lo tanto en esta última parte, haré un breve recorrido por los cuatro evangelios, que narran la vida de Cristo y los libros que le siguen, que narran las diversas historias que los apóstoles van contando sobre Cristo cuando peregrinan para difundir su obra y su labor.


INTRODUCCIÓN AL NUEVO TESTAMENTO

Dios que en tiempos antiguos había establecido una alianza con el pueblo de Israel, hizo una nueva alianza con la humanidad entera a través de su hijo Jesucristo, que después de anunciar la buena nueva de la salvación, fue condenado a morir en la cruz, resucitando al tercer día. Alrededor de esta afirmación de la fe de los primeros cristianos, nace el Nuevo Testamento, a través de 27 escritos redactados en la segunda mitad del siglo I.

Los acontecimientos tienen lugar en Palestina y en regiones vecinas del Mediterráneo, territorios que se encontraban bajo el dominio del Imperio Romano. Los romanos tenían una cultura resultado de la unión del pensamiento griego y la organización política romana.

La población del Imperio se dividía en tres categorías sociales: los ciudadanos romanos, los hombres libres y los esclavos. Convivían toda clase de cultos pero tenía mucho peso la religión de tipo popular que se decantaba por la magia, la brujería, la adivinación y otras manifestaciones parecidas.

La ocupación romana de Palestina comenzó en el año 63 Antes de Cristo dejando el gobierno del país en manos de la dinastía herodiana, reinando Herodes el Grande desde el 37 Antes de Cristo, hasta el 4 después de Cristo.

La primera actividad de Palestina es la agricultura, seguida de la ganadería y la pesca. Los judíos estaban obligados a pagar un tributo para el sostenimiento del templo de Jerusalén. No se encontraba en condiciones de ofrecer trabajo a sus 750.000 habitantes con lo cuál el paro ya era presente.

La estructura social Palestina es patriarcal, el padre es el cabeza de familia y el encargado de mantener a la mujer y a los hijos, estando la mujer subordinada al hombre en todos los aspectos.

El templo era el centro de la vida religiosa de Israel. La primera comunidad cristiana continuó vinculada al culto al templo. También tenían importancia las Sinagogas, habiendo más de una en las poblaciones más importantes.

La vida religiosa estaba muy marcada por la celebración de la fiesta del Sábado y las tres fiestas que tenían que celebrar eran Pascua, Pentecostés y el Tabernáculo.

Juan Bautista anunció al pueblo de Israel la llegada del Reino de Dios, propagada más tarde por Jesús de Nazaret, recorriendo toda Galilea. Mucha gente se siente atraída por sus enseñanzas y por sus signos prodigiosos pero también sufre mucha oposición por parte de los sacerdotes, que le condenan a morir en la cruz.

Forma un grupo de discípulos que dejan casa y familia para seguirle, siendo testigos de su resurrección después de morir, encomendándoles la misión de continuar el Evangelio del Reino a todo el mundo.

Los discípulos proclamaron que Dios había resucitado a Jesús de Nazaret y que era el Mesías que el pueblo de Israel estaba esperando. Poco a poco su predicación se extiende por todo el Imperio Romano.

En las comunidades cristianas se trasmite el recuerdo de las palabras y los hechos de Jesús, siendo en principio oral pero poco a poco escrita. Mas tarde los cristianos sienten la necesidad de reunir estos recuerdos y es cuando nacen los Evangelios. Todos los escritos del Nuevo Testamento adquieren su forma en el siglo II.


LOS EVANGELIOS SINÓPTICOS

El cristianismo utiliza el término evangelio para expresar que una realidad es comunicada y para ellos es la buena noticia de la salvación de Dios, anunciada y realizada por Jesús. Evangelio equivale al conjunto del mensaje cristiano.

Los evangelistas no usan nunca el término. Para ellos contiene un significado triple: el anuncio de Jesús sobre el Reino de Dios, la vida de Jesús y su mensaje y textos que resultan de organizar el material de la tradición sobre aquello que Jesús va a decir y hacer. El objetivo de los evangelistas es ofrecer a los lectores una presentación de los acontecimientos que configuran la vida y obra de Jesús.

Aparecen siguiendo las pautas literarias de la época, diferentes tradiciones orales que se desarrollan según las necesidades de cada comunidad y que más tarde se hace por escrito por las necesidades de las iglesias.

La vida y la actividad de Jesús es un punto de referencia constante y es cuando nacen los evangelios. Sus autores trabajan a partir del material recibido de la tradición, con la que se muestran muy respetuosos. No se conforman con recoger el material literario y organizarlo en un texto bien estructurado, añaden información propia, elaboran obras que tienen altura teológica. Llegan así los textos conocidos como Evangelios, cuatro narraciones que siguen el hilo conductor de la vida de Jesús, exponiéndolos al conjunto de la fe cristiana.

Fueron escritos por cuatro autores que dejan su personalidad y sus preocupaciones. Se encuentran por tanto pequeñas narraciones o conjuntos más elaborados independientes los unos de los otros. Los cuatro evangelios aportan datos suficientes para dibujar los elementos fundamentales del mensaje de Jesús.

Los tres primeros evangelios se denominan sinópticos porque responden a un mismo esquema literario y porque contienen muchos materiales comunes. El evangelio según Marcos es el más antiguo de todos y los de Lucas y Mateo dependerían del de Marcos. El esquema de estos tres evangelios sería el siguiente:

A. Preparación del Ministerio de Jesús, B. Ministerio de Jesús en Galilea, C. Subida de Jesús a Jerusalén y D. Ministerio de Jesús en Jerusalén. Pasión, muerte y resurrección.


EVANGELIO SEGÚN MATEO

Se dirige a una comunidad formada por cristianos de origen judío. Esta comunidad tiene una fuerte empresa misionera. Construye su escrito según el modelo literario creado por Marcos. Completa la obra con informaciones de otras fuentes.

Una diferencia con el Evangelio de Marcos es la aparición de bloques de enseñanza, constituidos como discursos o sermones, destacando el sermón de la montaña, el discurso de la misión, la enseñanza en parábolas.

Construye una obra literaria muy bien estructurada. Se caracteriza por un estilo que facilita que el texto pueda ser memorizado. Comienza con una genealogía de Jesús.

La comunidad de Mateo se siente continuadora del pueblo de Israel en la realización del deseo de Dios. Al no traer Israel los frutos deseados, la elección cae en un nuevo Israel, que se identifica con la Iglesia de Jesús.

Jesús encomienda a su comunidad una triple tarea: llamar al seguimiento de Jesucristo a todos los pueblos y suscitar discípulos suyos, dar el bautismo a quienes confiesen a Jesús como Señor y Mesías y que la Iglesia enseñe con su propia actuación a poner en marcha el Evangelio.


EVANGELIO SEGÚN MARCOS

Le debemos la creación de este tipo de escrito. Combina la narración del ministerio de Jesús y la proclamación de la fe en él. Es una historia que pasa entre Galilea y Jerusalén y que se dirige a cristianos y futuros cristianos. Se estructura por medio de resúmenes y enlaces entre los diversos fragmentos que dan una fisonomía clara: proclamación de los hechos y las palabras que configuran la vida de Jesús.

El tema dominante es la persona de Jesús y su actividad que se desplega entre Galilea, el camino a Jerusalén y Jerusalén mismo. No presenta los materiales de forma biográfica, sino agrupándolos según los contenidos. No presenta grandes bloques. Ofrece frases significativas de Jesús sobre el Reino de Dios, sobre Dios como Padre y sobre su propia venida y misión.

Una característica importante es como son anticipadas la pasión y la resurrección y como sus enseñanzas y sus actividades motivan la decisión de diversos grupos de eliminarlo ya desde el comienzo.

Tiene interés en poner de relieve la humanidad de Jesús. Revela progresivamente la identidad de Jesús como hijo de Dios pero al mismo tiempo Jesús prohíbe que se divulgue su poder milagroso y su condición de Mesías.

Dedica una gran atención a la persona de Jesús, aportando una cantidad de indicios que ayudan a interpretarla. Le interesa mucho la relación con los dirigentes del pueblo. Los portadores de la buena nueva son los doce apóstoles y otros discípulos que acompañan a Jesús desde los inicios de su actividad.


EVANGELIO SEGÚN LUCAS

Ofrece la narración de la infancia de Jesús y su ministerio hasta la muerte, resurrección y ascensión y un relato de los inicios de la Iglesia. Tiene intención de escribir una narración ordenada y bien documentada. Hay diferencias notables con Mateo y Marcos.

Es un escritor helenístico. Presenta a Jesús como el Salvador y a los Apóstoles como continuadores de su obra evangelizadora. Tiene influencia de la historiografía de la época. La obra distingue dos etapas: los acontecimientos que se refieren a Jesús y el período de la misión apostólica.

Relata las fases de esta historia con coherencia. Vincula su relato con personajes y episodios concretos. Jesús ocupa el lugar central y único. Presenta una historia penetrada por la presencia del Dios que salva.

La figura de Jesús constituye para Lucas el centro de la historia en la cuál se manifiesta la salvación de Dios. Jesús es el salvador. Resalta en el designio salvador de Dios y subraya que en Jesús está la salvación. Todos los pueblos son llamados a participar.

Da mucha atención a los personajes que envuelven la figura del Salvador, sobresaliendo la figura de María, madre de Jesús, la que guardaba todo en su corazón. Obra de gran humanidad y que aporta a la Iglesia nacimiento y crecimiento, bajo la guía del Espíritu Santo. Lo realiza con los criterios de un historiador de la época y con la sensibilidad de un hombre de fe.


EVANGELIO SEGÚN JUAN

Es una de las obras más profundas del Nuevo Testamento. Pretende profundizar la confesión de la fe cristiana en un contexto cultural nuevo y diverso. Utiliza un vocabulario peculiar y un esquema diferente de los Evangelios Sinópticos. La lectura y comprensión de este Evangelio no es una tarea sencilla.

Se gusta en un buen número de años. Se divide en dos grandes partes precedidas por una introducción poética y un apéndice.

Unas cuantas claves de lectura pueden ayudar a seguir el hilo del Evangelio: parte de una fe y quiere profundizar esta fe. Es una obra con dos frentes que se entrelazan y se iluminan mutuamente: la vida de Jesús es el muelle del hueso de la vida de la comunidad que cree en este Jesús. Integran en la vida de Jesús acontecimientos que pertenecen más bien a la vida de la comunidad.

La estructura interna del Evangelio según Juan nos puede ayudar a comprender mejor los otros Evangelios. Los Evangelios Sinópticos también llegan a entrelazar la vida de Jesús y la vida de la comunidad. La presencia de Jesús en el sí de las comunidades primitivas es el punto de referencia del cristianismo naciente.


HECHOS DE LOS APÓSTOLES

Es la continuación del Evangelio según Lucas. Descubre como se cumple la promesa de Jesús resucitado a los Apóstoles. El tema es la expansión del Evangelio desde Jerusalén hasta Roma.

Conecta el inicio del libro con el final del Evangelio. Alterna diversos niveles de lenguaje. Establece paralelismos entre personajes y situaciones permitiendo acentuar la continuidad entre Jesús y los primeros cristianos.

Los Apóstoles continúan el ministerio de Jesús anunciando su muerte, resurrección y ascensión. Exponen la fe de Jesús, cuyo camino es visto como el cumplimiento de las profecías. Destacan dos grandes personajes: Pedro y Pablo. La tarea de los misioneros hace que cada vez un número más grande de hombres y mujeres se conviertan a la fe del Señor.

Describe la expansión y el desarrollo de las primeras comunidades cristianas con una visión de la historia como realización del designio divino y como acción salvadora de Dios en medio de los hombres.


CARTA A LOS ROMANOS

Pablo se la dicta a Tercio y es considerada su testamento espiritual. Cuando la escribe está a punto de irse a Jerusalén. Manifiesta que de vuelta pasará por Roma camino de Hispania para hacer llegar el Evangelio a este territorio.

Es difícil sobre gran cosa sobre los cristianos de Roma a los que Pablo dirige la carta. Se deduce que había discusiones entre los cristianos que provenían del paganismo y entre los que provenían del judaísmo. Estos últimos defendían que había que aceptar la ley de Moisés.

La carta tiene estilo de reflexión teológica. Es una obra doctrinal. Manifiesta su deseo de visitarlos. La carta contiene temas importantes de la teología paulina: la fuerza salvadora del Evangelio, la doctrina de la justificación por la fe, la realidad de la vida en Cristo y la acción del Espíritu Santo en los que creen.

La carta tiene mucha influencia en la historia del pensamiento cristiano. Ha tenido interpretaciones decisivas en la historia de la Iglesia: en el siglo V con motivo de las controversias sobre el carácter gratuito de la salvación de Dios y en el siglo XVI con el inicio de la Reforma.


PRIMERA CARTA A LOS CORINTIOS

Después de su misión en la ciudad de Atenas Pablo emprende la evangelización de Corinto donde se establece durante año y medio. La comunidad cristiana es muy numerosa y su Iglesia refleja algunas de las características de la ciudad.

Escribe esta carta preocupado por las informaciones que le llegan sobre la situación de la comunidad y por algunas cuestiones planteadas por los propios corintios.

Los corintios ya le habían escrito demandándole que hablase sobre el matrimonio y la virginidad y puede que le hayan consultado sobre la importancia de la ordenación y sobre la colecta a favor de los cristianos de Jerusalén.

Las cuestiones que trata en la carta se reencuentran en un tema fundamental: como tiene que arraigar el mensaje cristiano en cada cultura, de manera que la cultura sea respetada y el mensaje cristiano no quede maltrecho.


SEGUNDA CARTA A LOS CORINTIOS

Es la carta en la que Pablo manifiesta con más intensidad y claridad su estilo. Frases breves, habilidad de mezclar con humor, indignación y ternura, advertencias y elogios, reprensión y amor. Todo se da en esta carta.

Se puede dividir en tres partes bien diferenciadas. En la primera habla de sus relaciones con la comunidad corintia, acabando con su relación con la comunidad corintia. En la segunda parte habla de la colecta a favor del pueblo de Jerusalén y acaba con el ministerio apostólico resaltando la crisis que se ha producido entre los corintios.

Gran parte de esta segunda carta está escrita en primera persona. Se presenta como el servidor de la nueva alianza. Encuentra una expresión que describe su ministerio: llevemos este tesoro en jarras de barro. Encuentra el cimiento de su fidelidad al ministerio en la palabra que ha recibido del Señor: Tienes bastante con mi gracia, en tu ternura actúa mi poder.


CARTA A LOS GALATAS

Galacia es una región situada en el centro de Asia Menor, donde en la actualidad se encuentra situada la ciudad de Ankara. Es el primer territorio que Pablo evangeliza. Les revela que los paganos no solo se entusiasmaban con el Dios de los judíos, sino que también aceptaban la cruz de Cristo.

Años más tarde los Galatas decepcionan a Pablo y no se sabe como acabará esta crisis. Esta es la única carta que se conserva y no se sabe el caso que van a hacer a Pablo.

Pablo escribe movido por las necesidades de responder a una problemática grave que vive la comunidad. Substituye el elogio habitual por la recriminación directa y encontramos palabras fuertes a lo largo de la carta, así como expresiones duras.

Pronuncia una maldición contra los que anuncian un Evangelio diferente. Reivindica su condición de apostol. Busca argumentos para hacer ver a los Galatas que Jesucristo nos ha traído la libertad y expresa su temor de que se dejen someter a la esclavitud.

En la última parte de la carta habla de los frutos del Espíritu que se manifiestan a los que han sido liberados por la fe de Cristo. En el cierre de la carta vuelve al origen de su escrito y les recuerda que la única cosa que salva es la cruz de Cristo.

Es consciente de que la actitud adoptada por los Galatas pone en cuestión el Evangelio ya que tienen la convicción que aquello que les hace justos ante Dios es el cumplimiento de las obras de la Ley. Con esta postura se diluye el valor de la fe y la muerte de Cristo pierde sentido. Pablo combate estas ideas desarrollando una reflexión teológica de la distinción entre estos temas opuestos y hace una defensa encarnizada de la libertad de los hijos de Dios, del Espíritu como impulsor de la vida de los creyentes y del Evangelio de Jesucristo como punto de referencia único.


CARTA A LOS EFESIOS

Efes era un centro comercial, religioso y cultural. La diosa de la felicidad centraba la vida religiosa de la ciudad y atraía numerosos peregrinos. Pablo toma Efes como objetivo privilegiado para continuar con su evangelización. Permanece en la ciudad del 54 al 56 y lucha con éxito contra el paganismo prodigioso. Forma una escuela de discípulos que propaga con éxito sus enseñanzas por toda la región.

No se trata de una carta propiamente dicha, es más bien un tratado de tipo doctrinal. Hay diferencias notables con otros escritos. Habla de Cristo resucitado pero no de su venida al final del mundo. Hace pensar que la carta no sale de sus manos, sino de alguno de sus discípulos. No surge para responder a problemas, sino para profundizar en algunos temas concretos.

La carta comienza con un saludo y con un canto de alabanza a Dios. La primera parte la dedica a la Iglesia como culminación de la obra de Dios realizada en Jesucristo. Se presenta como servidor de este deseo de Dios. La segunda parte está formada por una serie de exhortaciones. Se cierra con una breve despedida.


CARTA A LOS FILIPENCOS

Llega a Filipos hacia el año 50. Sus habitantes eran mayoritariamente paganos aunque había una pequeña colonia de judíos. Predica el evangelio a los judíos para que después llegue a los paganos. Se presenta como un enviado de Dios que anuncia la salvación.

En principio se pensaba que la carta se había escrito durante su cautiverio en Roma o Cesárea pero con el tiempo ha ganado fuerza que fue escrita desde Efes. La escribe con motivo de un donativo recibido y aunque normalmente no lo acepta en esta ocasión si lo hace.

Explica su situación de prisionero por el evangelio, no sabe cual será su futuro pero expresa su convicción de que tanto si ha de morir como si ha de vivir, será por el servicio a Cristo. Exhorta a los Filipencos a mantenerse firmes y a superar las dificultades en la lucha por el Evangelio.

En la segunda parte de la carta, les pone en alerta contra los cristianos judaizados y recuerda que él como judío de nacimiento, ha renunciado a todos los privilegios de la ley y como los ha cambiado por las ventajas del conocimiento de Jesucristo. La carta finaliza con el agradecimiento a los filipencos por su ayuda.


CARTA A LOS COLOSENCOS

Colosas era una ciudad de Asia Menor que destacaba por una producción textil notable y cuya sociedad era mayoritariamente pagana aunque había una importante colonia judía. Pablo no conocía personalmente a su comunidad cristiana.

Esta carta forma parte de las llamadas “Cartas de la cautividad y muchos estudiosos piensan que la carta está dictada por él mismo. Su redacción se sitúa durante la cautividad de Pablo en Roma. La realiza como respuesta a la mezcla que hacían los colosencos entre creencias cristianas, paganas y judías.

La carta parte de la fe de los que han sido bautizados en Cristo y comienza con un saludo y poco a poco se aproximada al tema que ha originado la redacción. Hace un toque de atención a los cristianos contra el peligro de dejarse iluminar por doctrinas y prácticas que se alejan de la fe. Finaliza con una larga lista de saludos personales.

Insiste en recordar que Jesucristo con su muerte y resurrección, nos ha liberado de la esclavitud del pecado, de la ley y de la superstición y que se constituye con el fin y el sentido de la creación.


PRIMERA CARTA A LOS SALONICENCOS

Pablo llega a Salónica y comienza a predicar en la sinagoga. Su estancia en la ciudad se prolonga un largo tiempo. No deja una comunidad muy consolidada, ya que huye precipitadamente después de un alboroto judío. Cuando la comunidad sufre persecución, envía a Timoteo y esta vuelve con buenas noticias.

La carta como otras muchas, se inicia con un saludo y a continuación recuerda los tiempos en que predicaba el evangelio y subraya las relaciones afectuosas que mantiene con la comunidad y los elogia al mantenerse firmes ante las persecuciones y muestra su deseo de volver tan pronto como pueda.

Dedica la segunda parte a responder a las preguntas sobre la vida futura y a dar orientaciones sobre la vida presente. Se trata del escrito más antiguo del Nuevo Testamento. Aunque no trata cuestiones teológicas no falta profundidad doctrinal.


SEGUNDA CARTA A LOS SALONICENCOS

Es una nueva edición de la primera en muchos aspectos aunque emplea diferentes acentos sobre todo cuando habla de la venida de Dios.

Después del saludo pasa rápidamente al tema central de la carta, la venida del Señor. Desmiente que Jesucristo esté a punto de volver y que hay que alargar indefinidamente el tiempo de espera. Confirma la esperanza del cristianismo en la venida del Señor y su encuentro definitivo con él.


CARTAS PASTORALES

Se trata de las dos cartas a Timoteo y de la carta a Tito, al ser dirigidas a pastores o dirigentes de comunidades cristianas. Junto con la carta a Filemón, son las únicas que tienen como destinatario una persona concreta.

Contienen expresiones propias de Pablo pero también aparecen conceptos alejados del lenguaje y la teología de sus cartas.

Las cartas pastorales se estructuran en tres líneas:

1) La defensa del tesoro de la fe contra los herejes o falsas doctrinas que provienen de elementos judaizantes.

2) Reflejan unas iglesias locales consolidadas y en crecimiento, estructuradas alrededor de un ministerio recibido por la imposición de manos

3) La exhortación a profundizar la palabra reveladora y a seguir el Evangelio de Jesucristo.

La teología de las Cartas Pastorales es trinitaria. Dios es nombrado Padre en el encabezamiento de todas ellas. No encontramos el término Hijo referido a Jesucristo, algo muy habitual en todas sus cartas.


CARTA A FILEMÓN

Se trata de la carta más corta de Pablo y trata de una cuestión particular. En esta carta se descubren algunos rasgos del carácter de Pablo y sus convicciones más profundas. Se muestra delicado y suave pero sin esconder firmeza. Hace peticiones ingenuas pero a la vez va a la raíz de la fe. No hace valoraciones sobre la esclavitud de la fe en Jesucristo pero habla de las relaciones entre amos y esclavos. No ataca a la institución de la esclavitud pero pone las bases para su abolición.


CARTA A LOS HEBREOS

Tiene un estilo peculiar y un pensamiento no fácil de entender. Responde al proyecto teológico y pastoral y se distinguen dos géneros literarios, una expositivo y otro exhortativo. La distribución tiene relación con la estructura general. La obra puede estar dividida en cinco partes. Después del prólogo, la primera parte habla de la posición de Jesucristo respecto a Dios y a los hombres. La segunda parte muestra que Jesucristo cumple los hechos fundamentales. En la parte central el autor expresa su pensamiento teológico. La cuarta parte se orienta hacía la fe y la última parte constituye una exhortación a la santidad y la paz.

El centro de pensamiento de la carta es el misterio de Cristo, hijo de Dios, gran sacerdote y salvador eficaz por su sacrificio. La exposición se fundamenta en las categorías del culto del Antiguo Testamento. Los sacrificios antiguos son símbolo del intento fracasado de purificar y renovar al hombre y Jesucristo purifica la conciencia de los hombres y los capacita para ofrecer a Dios el culto que se merece.


CARTA DE JAIME

En realidad no sabemos de que Jaime se trata aunque el escrito va dirigido a él. Comienza con un saludo epistolar pero se trata de un texto exhortativo. Está escrita en griego y hace numerosas referencias al Antiguo Testamento. Parece que está dirigido a cristianos paganos pero que tienen relación con el judaísmo y a judíos de cultura griega y con clara intención de atraer a estos últimos.

Se hace difícil descubrir el esquema. Una buena parte es un listado de sentencias de carácter sapiencial sobre cuestiones muy diversas: sabiduría, humildad, tentaciones, la palabra de Dios y su cumplimiento, la religión verdadera, el dominio de la lengua, las peleas entre hombres, la riqueza frente a la pobreza, la paciencia, la unción de los enfermos, la confesión de los pecados, la plegaria. No fue admitida en el canon del Nuevo Testamento hasta bastante tarde, ya pasado el siglo II.


PRIMERA CARTA DE PEDRO

Es un testimonio de las dificultades que tenían que padecer los cristianos de los primeros tiempos en un ambiente no favorable. Parece que se dirige a diversas comunidades y cuyos destinatarios provienen del paganismo y creen en Cristo desde hace poco tiempo.

Los cristianos a los que se dirige la carta se agrupan en fraternidades al estilo de las numerosas asociaciones que en aquella época había en Asia Menor. No es fácil distinguir una estructura definida. Es muy parecida a otras cartas del nuevo testamento. El autor repasa aspectos de la vida cristiana y propone la resistencia activa que se fundamente en la esperanza y en el testimonio.


SEGUNDA CARTA DE PEDRO

Pertenece al género epistolar. Los destinatarios están familiarizados con la Escritura y con las tradiciones apocalípticas judías. El texto sitúa al Apóstol Pedro a punto de morir y su preocupación es evitar que los lectores se dejen arrastrar por las doctrinas de los falsos maestros, ya que según él, niegan la divinidad de Jesucristo, no admiten la doctrina de la creación y menosprecian las realidades creadas.


PRIMERA CARTA DE JUAN

No es una carta propiamente dicha, no se dirige a nadie. Es una obra muy directa escrita en un contexto polémico y con un tono peculiar y definido. Este tono sitúa el escrito en relación con una comunidad que pasa por un momento de crisis y el autor apela a aquello que han recibido desde el principio. No resulta fácil descubrir la estructura del escrito. Muchos de los grandes temas del Evangelio vuelven a aparecer en esta carta.


SEGUNDA CARTA DE JUAN

Está dirigida a una comunidad cristiana y exhorta a mantenerse en el mandamiento del amor. Es como una síntesis de la primera. Se da respuesta a los adversarios que no aceptan la realidad humana de Jesús.


TERCERA CARTA DE JUAN

A diferencia de las dos anteriores se dirige a un tal Gaius. El autor ha tenido dificultades con Diotrefes el jefe de una comunidad que ha actuado de forma autoritaria y no ha querido recibir a los enviados del autor de la carta. Esta carta no tiene tono doctrinal.


CARTA DE JUDAS

El autor se presenta como hermano de Jaime. Todo el escrito respira una atmósfera próxima a la literatura apocalíptica judía del siglo I después de Cristo. Está lleno de referencias al Antiguo Testamento.

Es una exhortación a defender la fe recibida en frente de falsos maestros que se han infiltrado en la comunidad. El autor demanda que estos adversarios sean tratados según su grado de obstinación.


APOCALIPSIS

Apocalipsis significa la acción y el efecto de quitar un velo, desvelar y define un tipo de literatura religiosa que tiene como objetivo revelar a los hombres las cosas que únicamente Dios conoce y que se refieren a la historia, presente y futura y al fin del mundo.

La tradición cristiana atribuye el libro a Juan, hijo de Zebedeo y hermano de Jaime. Las comunidades de Siria y Palestina no lo van aceptar hasta el siglo V. Es probable que el autor formase parte del círculo de comunidades de donde surgió el Evangelio según San Juan.

El libro está estructurada en cinco septenarios enmarcados por un prólogo y un epílogo. El primer septenario es el de las cartas, el segundo el de los sellos, el tercero el de las trompetas, el cuarto el de las copas y el quinto a las visiones sobre el fin del mundo.

La literatura apocalíptica surge en tiempo de persecuciones. En el mundo cristiano y judío se encuentra este tipo de literatura entre los siglos II Antes de Cristo y I Después de Cristo. El pensamiento apocalíptico se presenta como una reflexión inspirada por Dios.

El género apocalíptico hace pensar al lector que anticipa los acontecimientos que acompañan al fin del mundo. El autor fundamenta sus revelaciones con alusiones al Antiguo Testamento.

Una característica típica de la literatura apocalíptica es el uso del simbolismo que permite que el mensaje del libro sea universal. El libro del Apocalipsis fue escrito en tiempos de Domiciano y ofrece una visión cristiana de la historia que parte de la experiencia pascual.

Para ampliar:

- Sagrada Biblia.
- http://es.wikipedia.org/wiki/Libros_de_la_Biblia
- http://es.wikipedia.org/wiki/Biblia
- http://www.biblija.net

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio