• Juan R. Mena

    Contraluz

    Mis registros poéticos (III)

    por Juan R. Mena


POESÍA FUTURISTA (II)


El autor, ateniéndose a la siguiente cláusula del movimiento futurista, expone el texto que sigue detrás de ella:

"La poesía debe ser una continuación ininterrumpida de imágenes nuevas, sin las cuales no es más que anemia y clorosis." Fuente: "Manifiesto técnico de la literatura futurista", 11 de mayo de 1912

El presente poema está escrito bajo el influjo de la teoría citada, cuyas dos cláusulas fundamentales fueron la velocidad y la plástica, sin necesidad de destruir la sintaxis, ni prescindir del adjetivo, ni emplear el infinito básicamente, ni tampoco abolir las pausas sustituyéndolas por otros signos o por ninguno.

El autor ha querido integrar ambas exigencias empleando el verbo a lo largo de la enumeración, para dar sensación de celeridad, y la metáfora, así como sustantivos y adjetivos, a ser posible, concretos, con la idea de conseguir un cuadro polícromo con trazos rápidos. Se dan, pues, tres condiciones básicas del movimiento futurista: La velocidad con los verbos, la frescura del lenguaje con metáforas nuevas y la ausencia de puntuación en lo concerniente a las palabra en libertad.

Tal vez el único inconveniente es que el poema está en verso alejandrino y no libre, pero ha sido inevitable que se cumpliese el verso de Francisco Villaespesa: “El ritmo, gran rebelde, me rinde vasallaje”, o la disculpa de Ovidio: “Quidquid tentabam dicere, versus erat”.


MAR FUTURISTA

Rueda con voz de estrépito sangre nutricia y acre
latiguea marola su furia malaquita
ondea su bramido bandera de relámpagos
estalla su embarazo vientre de las especies
es madre ella la mar de húmedos vegetales
amadrina a madréporas y sargazos con sal
presta su espalda acuosa a mastodontes náuticos
se abre en ubre bronca para succión de nubes
se expande como lengua sibilina de espuma
llama con su oleaje aldabón en las rocas
se le resiste el mundo pétrea puerta la tierra
hunde su ronco llanto bajo de los cantiles
se mueve como inmensa pecera delirante
extiende su piel verde como carpa de agua
se hace efímero hostal de las aves las brisas
se arruga y se distiende jungla de espesas olas
es dragón en tormenta ruge de estruendo y vidrio
se amansa en las orillas hospital de los barcos
se desguaza en mareas se acurruca en las dársenas
pide asilo a cansados tropeles de oleajes
domesticar se deja crepuscular felino
y muere oh qué sepulcro la sombra ultramarina


De Palabras insumisas (2010)

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio