banner artritis

 


 



En nuestro dormitorio olía a sudor femenino y a fragancias cítricas, y aunque no había nadie en la cama relajándose al compás de un cigarrillo, el desorden de las sábanas, esos pliegues eróticos de batalla, el edredón y las braguitas en el suelo, me hacían presentir la existencia de una evidencia que me atormentaba.

De repente salió una chica de la cocina, vestida con un camisón fucsia sobre el cuerpo desnudo y me sonrió con desgana, una apatía ofensiva.

No podría creerlo, Genoveva y su fantasía lésbica, una robusta hembra de pelo corto y andares militares, amándose como locas en el cobijo de mi rutina y estabilidad emocional, en nuestra cama. A mi se me ocurrió decir alguna frase alusiva acerca de que entre zorras andaba el juego. Y nada reprochó ninguna de ellas, solo dejaron en mi rostro malhumorado y apesadumbrado el sello de la indiferencia, la tan dañina arma de la apatía.

Yo trate de contrarrestar la pasiva ofensa desordenando los armarios para coger mis escasas pertenencias, gritando todas las obscenidades que me vinieran en gana y dando un terrible portazo que hizo temblar los débiles tabiques del apartamento de Genoveva. La mirada angelical, candorosa, el semblante enojado por sus enfados y el rostro impávido de su espíritu lésbico.

Y fui testigo directo y actor principal de un día propicio para mi desaparición, uno de esos días donde el sudor de tu piel recorre tu cuerpo, y la sangre bombea violenta y vilmente tus sienes, porque hay un paisaje interior de alma ardiendo y garganta sobrecogida, y la congoja te estremece, y solo querrías dar un chasquido con los dedos y que ello supusiera tu extinción.

Así es, en aquel momento tenía ganas de morirme, porque el dolor de una enfermedad que denominé infidelidad apática es tremendamente angustioso. No obstante, luego, con el tiempo me di cuenta de que aquella dolencia del alma tenía cura.





volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

 

sep

Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home