banner artritis

 


 



(Obra teatral corta)


ESCENA

Todo se desarrolla en el mismo escenario. Una oficina dentro del edificio de la firma Max S.R.L., situada en la ciudad de Rosario (Santa Fe-Argentina).La oficina le corresponde a Juan Farías, socio de la empresa. En ella hay un amplio y moderno escritorio, un sillón giratorio, dos sillones para visitantes, una lámpara de pie entre ambos sillones. Sobre el escritorio hay una computadora de mesa, un portarretratos con fotos de su familia, su mujer Laura (también socia en la firma) con sus dos hijos. Además había sobre el mismo todos los elementos necesarios (lapiceras, lápices, block con hojas) En escena se encuentran Juan y Laura, su esposa y socia.

JUAN- (Nervioso, juega con la lapicera, toma el teléfono, marca un número) Pedro, te estamos esperando (visiblemente molesto) ¿vas a venir o no? (Pausa) ¡Está bien, seguimos esperándote entonces!

LAURA- (Con una sonrisa irónica) ¡Te dije que se iba a hacer rogar!

JUAN- (Muy enojado) ¡Dejá de darme ficha! Ya bastante nervioso me tiene este tema.

LAURA- (Sentada, balanceando su pierna. Su actitud es desafiante) ¡No me grites! (Pausa) Los únicos perjudicados somos nosotros y vos te enojás! (Se levanta, va hacia la ventana, se para frente a ella mirando hacia el exterior)

JUAN- (Se para, camina nervioso hasta donde está Laura con un papel en la mano, se lo muestra) ¿Vos leíste lo que puso?, ¡leelo! ¿cómo va a argumentar que quiere su parte de la empresa porque se va del país? (Pausa) ¿Dónde se va a ir? ¡Acá hay algo más!

LAURA- (Muy nerviosa, camina hacia el escritorio, deja el papel) ¡No sé qué más puede haber! Cuando venga preguntale.

JUAN- (Se acerca a Laura y la toma fuerte de un brazo) ¿Preguntale? ¿Cómo preguntale? ¡Los dos tenemos que preguntarle, vos también te ves perjudicada con esta decisión.

Se abre la puerta de la oficina y entra Pedro sonriente, saluda a ambos, se acerca a Laura, le da un beso en la mejilla y se sienta en uno de los sillones.

PEDRO- Perdonen la demora (respira profundo) pero tengo muchas cosas que resolver. (Se reacomoda en el asiento). Hablemos.

JUAN- (Se sienta en el sillón giratorio, cruza las manos apoyándolas sobre el escritorio) No entendemos tu decisión de abandonar la firma. (Se acomoda en el sillón visiblemente incómodo) Vos mejor que nadie sabe del perjuicio económico que esto significa.

PEDRO- (Con sonrisa nerviosa pero voz firme) Lo lamento, la decisión está tomada.

LAURA- (Camina hacia Pedro) ¡Vos no tenés vergüenza! ¡Cómo te vas a ir dejándonos!

JUAN- (Mira sorprendido a su mujer) Acá no se trata de vergüenza Laura, sino de la exigencia del pago de su parte en forma inmediata. (Se levanta muy nervioso, prende un cigarrillo) El único perjudicado soy yo, no tengo otra cosa, ¡vos tenés lo que tus padres te dejaron en herencia!

PEDRO- (Los mira extrañados) Pero esta decisión se la comuniqué hace tres meses atrás, no sé por qué ahora hacen este cuestionamiento.

LAURA- (Se sienta en el otro sillón. Nerviosa prende un cigarrillo, luego se levanta) Sí, pero no te creímos. Supusimos que al final te arrepentirías.

PEDRO- (Visiblemente molesto) ¡Podés apagar ese pucho! Siempre te digo que no fumes cuando estamos juntos.

JUAN- (Se levanta abruptamente del sillón, mira fijo a su mujer, luego a Pedro) ¡Qué dijiste? ¿Qué es eso de prohibirle vos a mi mujer que fume? ¿Por qué le decís que no fume cuando están juntos? (Pausa) (Va hacia Laura) ¿Me podés explicar qué es esto? ¿Cuándo están juntos y no podés fumar?

LAURA- (Se desploma en el sillón, pone la cara entre sus manos y rompe a llorar) ¡Perdón! ¡Perdón!

JUAN- (Va desafiante hasta donde está sentada Laura) ¿Perdón? ¿Qué debo perdonar?

PEDRO- (Se levanta, camina airado, mira a Juan) Está bien, debo decírtelo. Total esto no da para más. Laura y yo somos amantes.

JUAN- (Se sienta pesadamente) ¿Desde cuándo?

PEDRO- (Serio, con la cabeza baja) Desde hace aproximadamente un año.

JUAN- (Con el puño cerrado golpea fuerte sobre el sillón) ¡Qué par de pájaros! Jamás intuí esta traición (Pausa) (Mira a Laura) ¡Dejá de llorar! ¡Ahora sí que todo está claro!

PEDRO- Ése es el motivo por el cual me voy. La amo demasiado. No puedo estar más cerca de ella sin tenerla.

JUAN- (Toma su maletín y va hacia la puerta. Se da vuelta y los mira) ¡La tendrás amigo! ¡La tendrás! Mi abogado se encargará de dártela. (Se va dando un fuerte golpe con la puerta)

LAURA- (Sale corriendo hasta la puerta) ¡Juan! (grita) ¡Juan! ¡Perdón!

PEDRO- ¿Dijiste perdón? ¡dijiste perdón!

LAURA- (Llorando desesperada) Sí, sí, ahora que me va a dejar me doy cuenta de cuánto lo amo. (Pausa) (Se sopla fuerte la nariz) ¡Le voy a dar una prueba de cuánto lo amo!, ¡es la que mejor me entenderá!

PEDRO- ¿Pero estás loca? ¿y yo? ¿y mi amor? ¡todo esto lo hice por vos!

LAURA- (Presa de un ataque de nervios) Loca sí, pero por haber sido tu amante. (Pausa) Prepará el escrito de la cesión de mi parte para él que ya te lo firmo .¡Preparalo!

PEDRO- (Muy disgustado baja de la computadora el modelo del escrito, lo imprime) Acá lo tenés, leelo y luego lo firmás. Vos sabrás lo que estás haciendo. Nada te merecés. Conmigo también jugaste.

LAURA- (Lee rápidamente la hoja que le entregó Pedro) Estoy de acuerdo en un todo, ahora no tengo nada, todo será de él. Con esto va a perdonarme (Mira fijamente a Pedro) Te aseguro que me va a perdonar. Pasame la lapicera.

PEDRO- (Le alcanza la lapicera) No entiendo tu actitud. Estás comprando su amor.

LAURA- Nada me importa. Ahora dáselo por favor aunque te duela, hacelo por el amor que decís tenerme.

PEDRO- (Toma el escrito) Está bien, será el último gesto de mi parte hacia vos. (Sale al pasillo, en un recodo del mismo estaba Juan. Ambos se abrazan y ríen como locos) ¡Lo logramos! ¡Lo logramos!






Curriculum de la autora


volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

 

sep

Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home