banner arenaycal

 



marta




¿Qué hago con este dolor tan grande que corre con mi sangre inundándome de angustias?

Viaja por mi cuerpo y llega hasta mis ojos donde encuentra la puerta para salir libre e impoluto a mostrarle al mundo el inmenso tormento que me aqueja.
No puedo manejarlo, me mina el alma y el espíritu, me absorbe el sentido haciéndome perder la noción de existencia y realidad.

Es invencible, tiene poder, ímpetu, me domina libre y se pega a mí cual hiedra a la pared. Su personalidad es fuerte y dominante, tiene sabor a sal, huele a vientos cargados de nostalgias.

Su red la va tejiendo libremente para anularme el instinto de estar viva, de conservarme, de preservarme, y en esa tarea obtiene resultados pues me anula, me transforma en daltónica, árida, áspera, débil.

Me hace reconocer a pesar de rasgarme por dentro, que esa debilidad es simplemente este gran amor que me ciega los sentidos. Este amor, único y anhelado, preservado en el tiempo, en mi mente, escondido en mi alma, acurrucado en este corazón que sólo late porque lo sabe dentro de él como pieza única e irreemplazable para su funcionamiento.

Este amor desgarra mi carne para no seguirlo, cierra mi boca para no nombrarlo, quema mis manos para no acariciarlo, cierra mis brazos para no abrazarlo, opaca mis ojos para no verlo, me acoraza el alma para no sentirlo, y cierra el pestillo de mi mente para no pensarlo.

Pero continúa navegando por mi sangre sin poderlo amordazar, y en su mutismo irónico reconozco primitivamente que debo preservarme de él, arrancarlo de mi corazón y de todos los sentidos para seguir viviendo en esta inescrutable realidad imposible de trocar por felicidad.






Curriculum de la autora


volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

 

sep

Aviso legal | Polí­tica de privacidad | Condiciones del servicio | Home

fin de la pagina