• RESEÑA de LIBROS

    A pluma de gaviota
    de María Jesús Rodríguez Barberá

    Publicaciones del Sur (2011)

    por Juan Mena


marisu 189Precedido de un prólogo de la misma autora, tenemos en nuestras manos un libro de poemas que presenta la particularidad de acompañarse los textos poéticos con cuadros pictóricos de su propia autoría. Cada cuadro va introducido por un encabezamiento titulado Breve. A su vez los poemas llevan una cita de otros autores. Hemos de reseñar también una cierta riqueza métrica: versos heptasílabos con alejandrinos, algunos sonetos, algunas décimas, unas estrofas sáficas, incluso algunos poemas en prosa poética y algunos haykus.

Una vez expuesta esta cobertura formal, entramos en el alma del poemario. En María Jesús Rodríguez Barberá se cumple aquella máxima de Plutarco: “La pintura es poesía silenciosa y la poesía pintura parlante”, que la autora cita en la introducción con variantes de Leonardo Da Vinci. Así pues, los colores pasan del cuadro (aunque aquí la edición en blanco y negro no permita esta observación, pero sí es apreciable en la realidad de cada cuadro) a las palabras que componen cada texto poético, porque justo es decirlo: la poesía de nuestra autora es básicamente colorista, un colorismo que va entreverado con un sentimiento amoroso o bien de admiración a la naturaleza que la rodea. Hemos también de tener en cuenta la intención de la autora de dividir el poemario en dos partes. Primera: “Sobre las olas” y segunda: “A espaldas de las olas”, todo ello con un significado que se refleja en la actitud que ella toma ante la vida y la interpretación literaria.

Veamos un ejemplo de la primera parte: “Mi amor un día / se fue y no vino… Siempre lo esperaré bajo las sombras / de aquellos pinos. / Sus ojos claros / como luceros / continuamente están en mí presentes / si miro al cielo. / No olvidaré / su gran ternura / que llenaba de luz aquellas noches / que estaba a oscuras. -¡Ay, amor, vuelve / y ven conmigo…! Calienta con tus besos estos labios, / que están muy fríos. / -Te espero, amor, / bajo los pinos”.

Pinares frente al mar, como sirviendo de puerta a la playa.

Otro ejemplo: “Colgados de una estrella / quizás estén mis sueños / aquellos que escondía cuando niña / en el desván, detrás de los baúles. / Cansados de esperar la realidad / escaparon de noche entre la niebla / a buscar otros nuevos. / Otros sueños de alegres esperanzas / asequibles, cercanos, / con mágicos recuerdos / de juegos y sonrisas…”

Con un fondo de océano, gaviotas, pinares, vivencias amorosas y observaciones del mundo con la maldad y la bondad de los seres, A pluma de gaviota nos ofrece la posibilidad de la lectura de los versos y el recreo de la vista en la pintura de la autora. Este doblete artístico nos ofrece la belleza por partida doble con un lenguaje poético jugoso y apasionado.








volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio