• M. Alonso

    Pedacitos de una vida

    ¿Eras tú?

    por Mónica Alonso Calderón


Hacía tiempo que no lo hacía. Eso de poner música y abandonarme a la escritura. Hoy lo estoy haciendo gracias a ti. No eras bienvenido; de hecho, la última vez que teclee tu nombre, o más bien tu figura, fue para reírme de tu recién estrenado cielo azul. Y resulta, curiosa la vida, que el escupitajo, literariamente hablando, me cayó encima. Quizá de mis verdaderos sentimientos nacieron esos pensamientos negativos hacia ti, quizá no. Así que, por si acaso, siempre por si acaso, te dedico estas letras a modo de rectificación.

El caso es que ahora pienso en ti y sonrío. Ésa es la conclusión, ¿bonito, no? Ahora te echo de menos, aunque la música siempre nos unirá en la distancia. Lo pienso y no me lo creo. Tiene que aparecer la parte mala por algún sitio, el truco, el giro de 180 grados. Aparentemente, por primera vez en mi vida, debe ser que no lo hay. Con eso me conformo, por el momento. El tiempo dirá…

Pero no es como siempre. Reconozco que no era bueno lo que siempre fue así, finalmente malo para la salud y la esperanza, para mi vida y para mi corazón. Este sentimiento es calentito, gracioso, simpático… Como tú y como yo.

¿Media naranja? No, media Carlos V. O mejor una para cada uno. Es fácil, asusta lo simple que contigo resulta todo. Me imagino mi vida junto a ti y me cuadra; me cuadra hasta compartir contigo mi pijama de las ranas. Con esto no quiero decir que todo sea de color de rosa, nunca es así, pero nuestras manos encajan y es bonito pensar que por primera vez en mi vida hay alguien fuera de mi familia que se preocupa por mí.

Y te he encontrado, sin buscarte. Eso también lo hiciste tú y ahora te digo que eres tú el que has vuelto a teñir mi cielo de ese azul… que quizás nunca tuvo. Yo buscaba el verde, sólo encontré el negro. Me hizo sentir cosas tan fuertes, tan intensas, que a veces siento que ahora me falta un poco de sal. Pero con el tiempo el negro dejó de compensarme. Ahora sé que por primera vez me he fijado en quien verdaderamente se lo merece y me merece. Llevaba toda una vida buscándote. Tiene gracia, estabas bien cerca… Pero no voy a engañarme. De momento me sigue rondando una pregunta por la cabeza: ¿eras tú?

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio