• Alfonso Estudillo

    La Voz de Arena y Cal

    Los sueños de Javier Arenas

    por Alfonso Estudillo


No pudo ser. Una vez más, y van cuatro, se quedó el eterno candidato del PP, Javier Arenas, a las puertas de la gloria. Casi veinte años soñando con el Palacio de San Telmo, sede de la presidencia de la Junta de Andalucía, sin que los andaluces le permitan atravesar sus barrocas y blindadas puertas.

Y esta vez lo tenía todo a su favor: nada menos que la enorme crisis, que, habiendo cogido a los del PSOE en el gobierno, ha puesto en el paro a más de cinco millones de españoles -de los que más de un millón corresponden a Andalucía-, y el caso del fraude en los ERE, en el que un alto cargo de la Junta concedía prejubilaciones falsas -y que, con su buena campaña mediática, ha salpicado los mandatos de Griñán y Chávez-. Eso, unido a los 30 años de desgaste de los socialistas en el gobierno andaluz, le daban todas las papeletas para haber ganado la presidencia de la Junta.

Pues, ni aún así pudo ser. Particularmente, y aunque nada me hace tener seguridad de si sería bueno o malo, pienso que, tras treinta años de PSOE y dadas las circunstancias -con el PP en el gobierno central y en la mayoría de CC.AA.-, podía ser éste el mejor momento para que el partido de la gaviota hubiese tomado las riendas de Andalucía. Quizás hay mucha arena y poco cemento... Puede ser. O quizás sea obligado pensar en la certeza del nacionalismo andaluz -controvertida identidad sin apenas representación política- que, a diferencia de los de regiones más radicales (y mucho más ricas y más mimadas), se manifiesta exclusivamente con un apego casi incondicional a las filosofías de izquierda.

Pero no es el resultado de estas elecciones lo que me preocupa. El que gobiernen unos u otros, cada uno con sus virtudes y defectos, no va a cambiar absolutamente nada en el presente ni en el futuro de Andalucía. Lo que realmente me supone una preocupación es la opinión que, sobre Andalucía y los andaluces, haciendo gala de un desconocimiento supino y una mala baba impresionante, en su mayoría desde el anonimato y sin recatarse de mostrar los odios que les mueven, han vertido en estos días a los medios más de cuatro desenfadados energúmenos.

Con carácter general y metiendo a todo el mundo en el mismo saco, hablan de Andalucía y sus gentes como "el país de la corrupción y los ladrones, donde no trabaja nadie, donde todos viven del PER, de subvenciones y de lo que le quitan a otras comunidades..." La lista de lo leído, bastante más abundante en descalificaciones -de las que no se escapa el PSOE-, con textos redactados en términos simplistas y muy alejados de cualquier ortodoxia lingüística, se ha podido ver -tras conocerse la nula victoria del PP- en multitud de SMS en alguna cadena de televisión y en comentarios de prensa digital en Internet. De su simple lectura ya se deduce el "perfecto conocimiento de causa y las muchas virtudes humanas e intelectuales de sus autores", lo que hace innecesario el pedir o dar explicaciones. Ni siquiera merece la pena el exponer argumentos sobre el desatino en que incurren. Sin embargo, siquiera sea por poner en práctica una de las obras de misericordia, me permito reflejar algunos datos.

Andalucía, con una población de hombres y mujeres mayores de 16 años de 6.792.700, y una población activa de 3.998.100, tiene una población ocupada -con trabajo y que trabaja todos los días- de 2.749.600 personas y un total de 1.248.500 parados (de los que una mínima parte recibe subvención por desempleo u otros). Si bien el porcentaje de paro es de los mas altos, también es destacable el alto número de mayores de 60 años (superior a la media), En cuanto al PIB, es la tercera economía nacional -después de Cataluña y Madrid-, rondando su producción bruta los 150.000 millones de euros (13,7%). Este porcentaje y aportación al producto nacional bruto significa trabajo y esfuerzos de los andaluces.

Lo del PER (actual PFEA, Programa de Fomento de Empleo Agrario), con una dotación total de 215 millones de euros para 2012, a repartir entre todas las CC.AA. (útil, pero chocolate del loro),  destinado a la creación de contratos y obras o mejoras sociales (146.000 contratos según datos de 2010), difícilmente podría servir como subvencion a Andalucía para que no trabaje.

La corrupción política en Andalucía, a poco que lean la prensa, verán que es ostensiblemente menor que la existente en otras regiones del país. El caso de los ERE (denunciado ante los tribunales por el propio gobierno andaluz), donde un Director general de Empleo de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Guerrero Benítez, concedió prejubilaciones falsas y ayudas arbitrarias a empresas en crisis, y que en connivencia con su chofer, Juan Francisco Trujillo, se gastó parte del dinero en coca, copas y putas, es un típico caso de dos pillos metidos en política aprovechándose de sus cargos. Pero esto no es monopolio del PSOE. En absoluto. Basta mirar los titulares de los medios en estos últimos años y leer u oír sobre los múltiples casos con implicaciones de dirigentes del PP, entre otros, Caso Zamora, Caso Pallerols, Caso del Lino, Caso Forcem, etc., etc., ocurridos durante el gobierno de Aznar, o más recientemente, el Caso Gürtel en Madrid y Valencia, Caso de los trajes de Camps en Valencia, Caso de Jaume Matas en el Gobierno de Illes Balears, Caso del ladrillazo del Ayuntamiento de Salamanca..., y una larga lista para la que necesitaríamos varios paquetes de folios. Lo tienen ahí, en la prensa.

Y, por último, voy a hablarles de los andaluces implicados en casos de corrupción. Para ello, y para no cansarles, les voy a citar un solo caso, el más notable de todos con diferencia, el Caso Malaya, ocurrido en Marbella (Málaga) y que ha metido entre rejas a buen número de aprovechados que gobernaban su Ayuntamiento. Observen con atención los nombres y datos de los principales "andaluces" implicados en el caso.

Jesús GIL y GIL, creador del GIL y Alcalde, natural de El Burgo de Osma, Soria
Juan Antonio ROCA NICOLÁS, asesor Área de Urbanismo, natural de Cartagena, Murcia
Julián MUÑOZ PALOMO, Tte. de alcalde y Alcalde, natural de El Arenal, Ávila
Isabel GARCÍA MARCOS, 1ª Teniente. de alcalde, natural de Salamanca
Leopoldo BARRANTES CONDE, Secretario del Ayuntamiento, natural de Albala (Cáceres)
Pedro REÑONES GREGO, alcalde en funciones, natural de Santiago de Compostela (La Coruña)
Pedro Francisco PÉREZ SALGADO, Concejal, natural de Madrid.
Pedro ROMÁN ZURDO, 1º Teniente. de alcalde, natural de Salamanca.
...

Podría seguir enumerándoles bastantes más "andaluces" corruptos y ladrones del Ayuntamiento de Marbella, pero baste este botón de muestra.

No. Andalucía y los andaluces, con todos sus defectos, no son los que destacan por corruptos, ladrones, holgazanes y aprovechados. Andalucía y los andaluces destacan por la nobleza de sus sentimientos, por su espíritu de sacrificio, por la honradez, por la lealtad, por su tolerancia, por su calidad humana, por su solidaridad con los demás... Y si quieren, por su inteligencia e ingenio; miren cualquier lista de andaluces ilustres y vean cuantos hombres y mujeres de esta tierra ocupan puestos de honor en las Artes, las Ciencias y en todos los campos del intelecto y las virtudes humanas, desde Séneca hasta Trajano, desde Averroes hasta José Celestino Mutis, desde Velázquez hasta Picazo, desde Falla hasta Turina, desde Góngora hasta García Lorca, sin olvidar en esta rama a dos premios Nobel, Juan Ramón Jiménez y Vicente Aleixandre...

Habrá, qué duda cabe, algunos con otras formas, con otra condición, sin ética ni principios, como en todas partes, pero, puede estar seguro de que son los menos, simples excepciones a la regla.

Ser andaluz -y se lo digo con la boca llena de orgullo- es un gran honor.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio