• Fco. Arias

    Biografías

    Juan Ignacio González del Castillo

    por Francisco Arias Solís



 
LA VOZ DE UN MAESTRO DEL SAINETE

“-¡Qué recuerdos!
Cuando yo salía con ella,
el aire que hacía su cuerpo
me servía de abanico.”
González del Castillo


GONZALEZ DEL CASTILLOEl que se llamó “género chico” fue en España un teatro vivo, tan verdaderamente nacional o histórico como lo había sido durante el siglo XVII el clásico-barroco, desde Lope de Vega a Calderón. Mejor valdría tal vez decir desde Cervantes hasta González del Castillo. Cuando el más famoso sainetero andaluz del siglo XVIII, don Juan Ignacio González del Castillo nace en Cádiz, en 1763, ya don Ramón de la Cruz había estrenado buena parte de sus sainetes y hecho reír a los madrileños.

La vida de González del Castillo fue muy breve, sólo duró treinta y siete años, pues murió al nacer el nuevo siglo. Sus padres fueron Luis González y Juana del Castillo, y según nos cuentan sus biógrafos, eran hidalgos y pobres. El sainetero gaditano fue autodidacta y apuntador de las compañías cómicas que representaban en el Teatro Principal de Cádiz, lo que debió servirle de mucho para familiarizarse con los entresijos del teatro. Sus biógrafos también destacan que fue maestro de Juan Nicolás Bölh de Faber. Hay noticia de que estuvo casado con Ana Benítez y que murió de peste el 14 de septiembre de 1800, y fue enterrado en el cementerio general del Señor San José, extramuros de la ciudad, de limosna por la parroquia del Señor San Antonio. Vivía, por entonces, en la calle del Herrón, 126, de la ciudad de Cádiz.

Fue perseguido por suponérsele partidario de las ideas de la Revolución; en realidad, su liberalismo se limitó a declamatorias frases en el poema La Galiada y en la tragedia Numa (1799), y a censurar en la comedia La madre hipócrita (1800) a los padres que meten monjas a su hijas sin tener vocación, con lo cual no hacía sino seguir la moda del teatro docente de su época.

Escribió González del Castillo cuarenta y cuatro sainetes, que se publicaron después de su muerte en la Isla de León en 1812, y luego en cuatro volúmenes por Adolfo de Castro en 1845. También escribió varias comedias interesantes, como La orgullosa enamorada, Una pasión imprudente ocasiona muchos daños y La madre hipócrita. Probó la zarzuela con La venganza frustrada que tiene cierto aire de pequeña ópera italiana.

González del Castillo debe a los sainetes su supervivencia literaria. Sin ser concretamente un discípulo de don Ramón, su influencia es visible en muchos casos, como en La casa de la vecindad y El desafío de la Vicenta, y también en algunos cuadros de vida callejera –no importa que sean ahora de costumbres andaluzas- como El café de Cádiz, La feria del Puerto, El día de toros en Cádiz, Felipa la Chiclanera, El lugareño de Cádiz, El liberal, El triunfo de las mujeres, El médico poeta, etc.

En los sainetes de González del Castillo no falta nunca la música. Abundan los bailes y canciones. Se cantan coplillas, como tiranas, tonadas, tonadillas, seguidillas y romances de ciego.

Los sainetes de don Ramón de la Cruz y los del González del Castillo, junto con los dibujos y pinturas de Goya nos han dejado la imagen del majo y de la maja. El habla es del pueblo, con sus toques de caló y germanía, y en el caso del sainetero gaditano con evidentes muestras de andalucismo.

En los sainetes de González del Castillo hay una gran diversidad de temas y entre ellos está uno predilecto que ya venía de antiguo. En el sainete El triunfo de las mujeres imagina el autor lo que sería el mundo regido por éstas, ejerciendo las funciones de los hombres. Otro tema es el del miles gloriosus, de tan antiguo origen, o sea, el soldado fanfarrón. Historia, sociología, literatura, de todo hay en esta rica vena sainetesca de don Juan Ignacio González del Castillo, y mucha gracia y diversión, y mucho donaire y gracejo, como corresponde a un verdadero maestro del sainete.

Curriculum
 Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio