Rincón de la Poesía 

Isidoro Oliva Mateos

Un anticipo manda el abuelo

Poema de Isidoro Oliva Mateos (justo antes de fallecer a los 75 años)
Padre de Joaquina Oliva López
Abuelo de Ana-Belén García Oliva (mujer de Dean Simpson)





Dice una peonza a su amiga,
no sin fingir un ceño,
damos más vueltas en la vida
que un garbanzo en la boca un viejo.
De allí nació la poesía,
razones hay para ello,
sólo la edad impugna
cansado de esta vida,
y delito por ser viejo.
¿Qué pasa en mi larga vida?
que ya ni comer puedo,
me falta la dentadura
fuerzas físicas no tengo
enfermo del corazón,
sólo me sobra ser viejo.
Setenta y cinco años cumplidos,
setenta y cinco años tengo,
se alarga mi vida,
se acaba el dinero
sólo me queda decir,
porque cantar no puedo,
cuál cancioncita es,
la del gallo madruguero,
¡no es delito mayor,
el hombre llegar a viejo!
Me faltan las fuerzas,
andar ya no puedo,
me hace compañía una garrota
cuando voy paso lento,
para evitar el tropezón
que todos en la vida tenemos.
De la vejez nace el frío
calorías ya no tengo,
¿no es pena para mí
mirarme a un espejo?
¡esta cara arrugada!
¡estos ojos pequeños!
Manos flacas temblorosas,
ya con la vida no puedo.
Sólo me queda un consuelo,
al final de mi larga vida,
al tronar la estrofa funeraria
quien cante por mí una plegaria,
que brote de su alma encallada
con lágrimas en sus mejillas,
una canción que diga
¡Ya doblan las campanas!
¡ya murió el abuelo!
El que poco o mucho en su vida fue;
hoy lleva camino al cielo,
sólo tendrá de compañero,
el silencioso ciprés del cementerio,
¡Mucha pena me da!...
al fin y al cabo era bueno.









volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio