• Marta

    Nuevos Autores

    Tres relatos breves

    por Marta Díaz Petenatti


marta 193


POR FAVOR

Te pido por favor que me prestes tu sonrisa. Sé que es insólito, que no va a ser fácil complacerme, pero quiero y necesito saber qué se siente al sonreír.
Te veo con esa sonrisa clara, diáfana, alegre y entonces me pregunto ¿qué se sentirá cuando el rostro se distiende de esa manera, cuando los ojos se prenden de luces que chisporrotean por doquier, cuando la boca se pone más rosada, más tibia, más hermosa mostrando los dientes que se ven blancos e inmaculados por el brillo del contexto?
¿Qué se sentirá cuando el alma canta a través del sonido de la risa, o cuando el aleteo de la nariz semeja alas que vuelan al viento, o la frente se contrae y se mueve rítmicamente al compás de los suaves vaivenes de los hombros?
¿Qué se siente al reír?... ¡no lo sé!... por eso te pido que por favor me prestes tu sonrisa.
Me la pondré sobre la cara para sentir ese brillo, ese calor, esa alegría, ese placer que se nota en las personas que ríen.
Pero no temas, te la devolveré pronto, sólo quiero saberlo para estar preparada, para darme cuenta que si algún día mi corazón se inflama de alegría, mi cara se prende de rubores y dulzuras, mis ojos se encienden e iluminan y mis hombros bailan suave, es solamente porque estoy riendo, nada más y nada menos…¡porque estoy riendo!, ¡porque soy feliz!


HOY TE NECESITO

No me sueltes la mano. Hoy te necesito.
Nunca como hoy quiero tenerte a mi lado. Sentir el calor de tus labios sobre mi piel. De tus manos recorriendo mis ríos; de tu esencia explotando en mí con sus sabores y aromas.
No me sueltes la mano. Hoy te necesito.
Deseo me abraces, y en silencio ver cómo explota la luna en mil estrellas y con ellas me formes un racimo donde enlaces el calor de tu mirada, el sabor de tus besos, la suavidad de tus manos, la belleza de tu cuerpo.
Por eso amor, no me sueltes la mano. Hoy te necesito.


EL DÍA QUE TE VAYAS

El día que te vayas esconderé mi sombra para que no siga tus huellas;
Opacaré mis sentidos para no extrañarte;
Ataré mi andar para que no parta hacia tu encuentro;
Vendaré mis ojos para que no indaguen dentro de mi alma;
Taparé mi boca para que no pueda susurrar tu nombre;
Fijaré mis pies para que no vuelen a tu nido;
Adormeceré mis manos para que no extrañen la ausencia de tu cuerpo.
Y así, rota, deshecha, transformada, reinventaré una historia donde mi lógica quizá no entienda, pero seguro me llevará a la paz de la locura, sacándome del infierno de tu ausencia.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio