• pedro pujante

    CUENTOS DEL OTRO LADO

    Reflexiones de una sombra

    por Pedro Pujante Hernández


sombra 1


¿Seré real? Desde hace un tiempo a esta parte me embarga la impresión de que algo no va bien. Y esa sensación no es otra que la irremediable certeza de que no existo.

No tengo ningún medio fidedigno para comprobar tal teoría. Todo a mi alrededor me resulta una metáfora, una quimera, una ilusión, un sueño. Tampoco puedo consultar mi divagación con terceros. ¿Quién me asegura que vayan a ser sinceros conmigo? La gente miente por puro placer. O ellos pueden ser incluso entes ficticios e irreales. Por otra parte, hace ya unas semanas que he dejado de prestar atención a las relaciones sociales. Mi condición de aparente alienación o, como diría algún filósofo ‘estado inherente de mi yo en relación a mis percepciones’ me niega todo deseo inmediato a hablar del propio asunto. O a realizar una conexión entre mi ser perceptivo y mi entorno, por lo que estoy, definitivamente, bloqueado. Y, por lo tanto, sólo adivino una posibilidad que va más allá de toda suposición psicológica o metafísica: no existo. Ni siquiera el planteamiento cartesiano del cogito ergo sum me satisface. Ese tal Descartes bien podría ser otra entelequia mía y todas sus teorías falsos postulados de mi subconsciente.

Véase que aduje una sensación plausible desde hace un tiempo. Otra falacia, pues no tengo consciencia plena del concepto de percepción cronológica. Siete días, una semana, 168 horas… Conceptos inasibles y grotescos. Cuánto tiempo hace que existo, cuánto tiempo me queda. ¿?

Todos estos pensamientos, reales como yo mismo, discurren por mi mente de una forma diáfana. Son la única esperanza que me queda. Son un hilo que se pierde en la oscura laguna de la nada. Pero desembocan, inexorablemente, en otro dilema vicario e insolente: soy un ente puramente ficticio. Algún creador, un pintor cubista o un escritor vanguardista me diseñan, me inventan, me describen en estos precisos momentos. Soy un monólogo interior de un tercero que satisface sus necesidades intelectivas a través de un alter ego imaginario que resulta ser yo. Un borrador de carboncillo en una hoja sucia. Pero no pienso conformarme. No sé el medio de escapar de esta precaria condición subordinada y humillante. Ahora, por lo pronto, sólo puedo discurrir. Pero hay un problema. Quizá, ni esta furia que me embarga ni este deseo de ser otra cosa sean míos. Sólo una reverberación del otro, del verdadero proyector de esta sombra que afirma ser yo. Yo, extraño vocablo.

¿Me estará escuchando alguien en estos precisos momentos? Lo dudo, luego…

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio