• Alfonso Estudillo

    REUMÁTICAS Y AUTOINMUNES

    Polimialgia Reumática

    por Alfonso Estudillo




La Polimialgia Reumática (PMR) es un reumatismo inflamatorio relativamente frecuente en adultos mayores que causa dolor y rigidez generalizados. Puede resultar difícil de diagnosticar en un examen físico, ya que no suele ocasionar inflamación en las articulaciones periféricas u otras anomalías que fueran destacables. Puede ser concomitante con otra enfermedad, la Arteritis de Células Gigantes, también llamada Enfermedad de Horton o Arteritis de la temporal.

La PMR se manifiesta únicamente en adultos mayores y rara vez en personas menores de 50 años. Las mujeres padecen de PMR con mayor frecuencia que los hombres en una proporción de 2 mujeres por cada varón. La PMR no es infrecuente, de hecho, se diagnostica por primera vez en adultos mayores con más frecuencia que la Artritis Reumatoide.

Los síntomas indican que la PMR es una artritis que muestra una particular tendencia a afectar las articulaciones de cadera y hombros, las bursas y los músculos alrededor de dichas articulaciones. El dolor en la parte superior de brazos y muslos suele ser muy intenso, ocasionando limitación de movimientos y una gran impotencia funcional. Los signos generales asociados son aparentemente graves: fatiga intensa, fiebre sobre 38º, tristeza, ansiedad, pérdida del apetito y adelgazamiento. Su comienzo puede ser brusco -de un día para otro- o insidioso e ir estableciéndose más lentamente.

El dolor y la rigidez son más agudos durante la mañana y tienden a disminuir durante el curso del día, pero los períodos de inactividad, como permanecer mucho tiempo sentado, harán que la rigidez se vuelva a manifestar. La gravedad de ésta puede ser tal que se experimente dolor durante la noche, dificultad para vestirse a la mañana o dificultad para levantarse de una silla baja. En ocasiones, el dolor se presenta en las articulaciones distales como las de manos y muñecas.

Aunque los signos clínicos puedan tener cierta analogía, no se debe confundir la PMR con la Fibromialgia, enfermedad reumatológica que afecta principalmente a adultos jóvenes.

Los valores en las pruebas de sangre para detectar inflamación, la velocidad de sedimentación globular (VSG) y la proteína C reactiva (PCR), suelen ser considerablemente más elevados que los normales, si bien, en una pequeña proporción de pacientes, sobre todo en los más jóvenes, pueden tener resultados normales o poco elevados. El resto de exploraciones suele ser negativo, con ausencia del FR y anticuerpos antinucleares y aspecto normal de los músculos respecto al electromiograma, biopsia y cantidad de enzimas. Los glóbulos blancos suelen estar alterados, así como reducidos la hemoglobina y el hematocrito.

Para su diagnóstico -y luego como tratamiento- se suele administrar una prueba de corticoides en bajas dosis, generalmente de 10 a 15 mg. de Prednisona por día. La respuesta puede ser notable -y valida el diagnóstico- en los principios, pero, en su continuidad, la mejoría suele ser siempre efímera y no lleva a una inmediata remisión; no obstante, ésta puede darse al cabo de dos o más años. Los AINEs, como el Ibuprofeno o el Naproxeno, no parecen tener eficacia en el tratamiento inicial de la PMR.

La PMR está muy frecuentemente asociada a la Arteritis de Células Gigantes, por lo que, de existir, a los dolores de caderas y hombros se unen intensos dolores de cabeza e inflamación de la arteria temporal. Suele confirmarse el diagnóstico mediante biopsia de esta arteria, que muestra inflamación de toda la pared del vaso y la presencia de células gigantes. El mayor riesgo de esta otra patología es la afección de la arteria central de la retina, que puede llevar a la ceguera. Ambas patologías están relacionadas con el gen HLA-DR4.


El Régimen Ancestral

El seguimiento del Régimen Ancestral puede llevar a una remisión total de la Polimialgia Reumática y todas su manifestaciones.

En caso de llevar asociada Arteritis de Células Gigantes, aunque ésta puede mejorar significativamente con el mismo, al tratarse de una vasculitis -sobre todo si ha sido severa y prolongada en el tiempo-, podría haber causado destrucciones y lesiones cicatriciales que suelen no ser recuperables. Las personas con PMR deben acudir al médico al menor síntoma de padecer una ACG para su tratamiento inmediato al objeto de evitar estas lesiones irreversibles y la posible ceguera.



Nota:
En La Web de la Artritis Reumatoide, además de un consultorio on line, dispone de descripciones de otras muchas patologías comprendidas entre las reumatológicas, neurológicas, autoinmunes en general y de las denominadas de ensuciamiento y eliminación.

URL: La Web de la Artritis Reumatoide





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio