• Dean Simpson

    Letras en el horizonte

    Vivir en la poesía

    por Dean Simpson (Boston)


Vivir en la poesía no es vivir en el solipsismo. Es todo lo contrario. Es vivir en la totalidad de una emoción o la parcialidad de una lógica.

Es darse cuenta que estamos hechos pedazos de otras cosas, y que nuestra integridad depende de estas piezas y cómo les damos orden y significado.

La poesía no tiene que ser complicada. Es universal y ubicua. Está en las canciones, los emails, un apretón de manos incluso. Es diversa como la comida -hay sabores para todo paladar-.

Un verso puede ser un aforismo o una declaración, o puede ser una rotunda negación. Lo que es verdad para uno puede ser mentira para otro. Pero todo esto es evidencia que somos seres humanos. Y esto se manifiesta en la poesía.

La poesía es una gota del mar filosofal para los que no saben nadar. Y aletas para los que quieren zambullirse.

Yo descubrí la poesía a los veintisiete años. De haberla descubierto antes, quizás estaría haciendo otras cosas, o las mismas cosas de otra manera. Quién sabe. Pero aquí estoy, en la poesía como sea.

Siempre me había gustado la música y las letras de las canciones, pero la poesía me parecía inaccesible. No se me había ocurrido que son lo mismo. Era porque no sabia lo que era la poesía. Ahora la escribo todos los días, y la leo con igual fervor.

La poesía es una novela en una estrofa, una biblia en un suspiro, una tesis doctoral de reojo. Es un erizo que aterriza sobre los globos que nos llevan por las nubes de la vida.

La poesía es una manera de pensar, y para muchos, como cualquier creencia, una forma de vivir. Pero no es religión ni política. No hay disciplina ni avaricia. No es un método autoflagelatorio de mejorarse la vida ni una enciclopedia de sabiduría que hay que aprender.

Es una manera de pensar porque da perspectiva en la confusión, aunque la perspectiva sea de cada uno. Todos necesitamos un periscopio cuando las cosas empiezan a hundirse, una báscula para saber el verdadero peso de las cosas, y una brújula para orientarnos en el monte.

La poesía es transmisión y recepción. Es comunicación e integración. Es legado. Es conexión. Va más allá del momento para aferrarse a la periferia de nuestras miras estrechas.

Por eso es también una manera de vivir.

Está en Platero y tú, tanto como en Platero y yo. En el Olmo Seco de Machado, la Canción del Árbol del Olvido de Víctor Jara, el Pino de Ridruejo. También en los árboles de Benedetti, de Plath, y de otros tantos. Hay una floresta entera. Está en el mar de Alberti, el de Storni y Avellaneda. Pero está sobre todo en Neruda cuando dice, “Como cenizas, como mares poblándose”. Eso lo dice todo. Orígenes y muertes. Amor y providencia. Todo lo circular.

Podría seguir, pero la lista es interminable.

Sé consciente y disfruta.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio