• Ricardo Iribarren

    La Palabra Olvidada

    Fluidos

    por Ricardo Iribarren


Las palabras mojadas en la larga saliva de la especie, son tesoro compartido, una historia que viene de lejos para renacer y reinventarse. La oralidad transita mucosas, va del cuerpo que habla al cuerpo que escucha, el cuento es una creación que no se repite porque se teje entre la lengua que se suelta y el oído que la anida.
Cristina Villanueva

Voz, Saliva, orina, traspiración, mucosidad, semen, heces Somos una fuente de fluidos acuáticos aéreos y sólidos que forman mares, llanuras, brisas y vendavales dentro del cuerpo. Cuando escupimos, eyaculamos, orinamos, defecamos o hablamos, realizamos un intercambio de fuerzas con el medio y ponemos sobre el mundo nuestro sello más íntimo.

El asco contemporáneo hacia los fluidos no era muy difundido en la antigüedad. No sabemos con precisión en qué momento el olor a traspiración se convirtió en repugnante y se inventaron jabones y otros elementos para ocultarlo. El sudor humano, como el de la mayoría de los animales, contiene feromonas que en condiciones naturales hacen vibrar al sexo. En la Edad Media el hombre se bañaba ritualmente tres veces en su vida: al nacer, al casarse y al morir; no procuraba deshacerse de ese valioso velo establecido por la tierra y los fluidos sobre sus cuerpos y cuyo aroma habría acompañado desde siempre a las relaciones humanas

En una de las primeras escenas de la película “El nombre de la Rosa”, se muestra a los personajes principales, ambos monjes, unidos en un beso de sus bocas. La escena no es la alusión a una posible homosexualidad; traspasar la saliva era una costumbre antiquísima a la que se le asignaba una fuerte significación espiritual. Así, dos miembros de una orden religiosa se trasmitían el más íntimo estado de sus ánimas sin apelar a pesadas exposiciones teóricas. El beso vinculado al erotismo, llegaría siglos después de la mano del Romanticismo.

En la antigüedad, la trasmisión de los fluidos del maestro al discípulo, garantizaba que las escuelas no se convirtieran en simples centros de traspaso teórico y mecánico del saber, como en la actualidad. Los catedráticos que estudian y exponen los distintos sistemas filosóficos del mundo antiguo, no los comprenden cabalmente debido a la falta de contexto fluídico. Una interpretación pulcra y escolástica de la teoría platónica, por ejemplo, no daría cuenta de todo lo implícito en El Banquete, esa mesa mítica donde se devoraban manjares, se bebía todo tipo de vinos y se sugería que los fluidos -incluida por supuesto la voz humana- fueran y vinieran de un comensal a otro. El académico que se dedica a comparar y estudiar el origen de variados textos de esa época, debiera colocarse una corona de laureles, y someterse a ese desborde orgiástico para aprehender acabadamente el contenido de su estudio.

Dice René Guénon que la novela como género literario se habría iniciado en las organizaciones iniciáticas de la Edad Media. Un relato extenso era escrito por un maestro y dirigido exclusivamente a quien estuviera empeñado en una búsqueda interior. Agrega el autor francés que tendrían este carácter obras como “Gargantúa y Pantagruel”, o el propio Quijote, de las que no es posible extraer la intención primitiva, ya que, por su singularidad, harían referencia a situaciones y personas que hoy nos resultan desconocidas. Otras fuentes afirman que en la tinta usada para escribirlas, el autor mezclaba no sólo saliva y aliento, sino orina y semen, y el adepto arribaba a un libro único en el que la textura, la caligrafía y las huellas sobre el papel se habrían elaborado no sólo para la lectura, sino para tenerlo junto a sí e intercambiar energía con las cálidas páginas.

El Su Nu Jing, antiguo libro de la remota China establecía el sexo como disciplina terapéutica. Describe el semen como el vehículo de la esencia, es decir una sustancia sutil que mantiene la vida y la salud; su deterioro y desgaste inadecuados, sería la causa de una muerte prematura. Aconseja al hombre aprender a separar el orgasmo de la eyaculación, mientras la mujer debe ejercer el goce sin límites. Al bañar con sus fluidos el masculino miembro, garantiza la salud y la longevidad del hombre. De igual modo, ciertas modalidades de penetración y el número de las mismas previenen en la compañera enfermedades como el cáncer o la osteoporosis. En la parte final de la obra se aconseja que el varón maduro mantenga relaciones con cinco mil vírgenes, no eyaculando en ninguna de ellas. Esto garantizaría la inmortalidad.

El intercambio de los fluidos genitales, sin tener como objetivo la procreación, se habría practicado en Grecia con las Hetairas y en Japón con las Geishas, así como en numerosas sociedades donde la prostituta tenía un status sagrado. Es conocido en las sociedades llamadas tradicionales, el tabú que rodea a la mujer con su menstruación y los rituales de iniciación de la joven de acuerdo a su menarquia, así como la incorporación a la comunidad del adolescente que empieza a eyacular.

Es conocida también la importancia de la sangre, protagonista de cientos de juramentos, así como la importancia decisiva, soteriológica y milagrosa que muchos sectores cristianos asignan a la sangre de Jesús.

Cuenta el Inca Garcilaso de la Vega que su pueblo siempre había atesorado las uñas, (fluido sólido del cuerpo), guardándolas en agujeros abiertos para tal fin en la pared de las habitaciones, ya que cuando se produjera el equivalente al Apocalipsis en la cultura del Tahuantinsuyo, le serían exigidas en su totalidad.

Yendo a la saliva, en el Río de la Plata el mate es un popular recurso de socialización. La bebida se obtiene volcando agua caliente sobre un puñado de hierbas que se cultivan en zonas de Paraguay y de Argentina. Del mismo pote beben todos los que participan de la ronda, y por lo tanto cada uno de los presentes saborea una porción de las salivas del grupo. Parte de un viejo ritual mapuche, el mate trasmite las emociones, fomenta los vínculos primarios de un grupo, evitando que se pierdan en una sociedad fría, donde el prójimo se reduce a un número y a un fugaz y sospechoso rostro.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio