• Ian Welden

    Milagros en Valby

    Jakeline

    por Ian Welden (Dinamarca)


ianwelden 199


Para Jakeline Sommerfugl, por supuesto.



En el cuarto piso del departamento del frente vive Jakeline.

Una mujer hermosa como la primavera y sabia y dulce como la gacela.

Ha vivido allí un año y yo recién la vine a conocer anoche.

Yo la miraba regar sus gladiolos en su balconcito, que da directamente al ventanal de mi departamento. O colgar su ropa recién lavada.

La miraba con prudencia y ella me miraba a mí, que no tengo balcón, regando mis geranios o escribiendo en mi computadora.

Sabíamos que existíamos.

A veces nos encontrábamos en el supermercado de la esquina y ella me miraba con sus ojos azules, como si yo existiera. Y yo hacía lo mismo. con timidez.

Otro ya la habría abordado con "hola", o "te he visto en el balcón" o algo por el estilo. Pero yo no.

Ayer al atardecer salí a caminar por la Calle Larga de Valby como de costumbre y sentí pasos detrás de mi. Creí morirme. Era ella.

Dios mío qué hacer! No tuve otra alternativa que sonreírle. Ella me sonrió también y no pude creer mis oídos cuando me dijo "Te he visto caminar por aquí varias veces. Tú sabes quién soy yo. Me llamo Jakeline y tú te llamas Ian..."

"Y cómo sabes que me llamo Ian?"- le pregunté sorprendido.

"Porque te espío" y me regaló una risa de ángeles.

Ambos sabíamos que íbamos al Café Ciré y que nos sentaríamos a la misma mesita así que seguimos caminando en silencio lado a lado.

Estaba oscureciendo rápidamente y la fría noche de otoño danés comenzaba a invadir a Valby.

En el café estaba Niels, mi vecino y amigo, y me hizo una seña con la mano, pero yo lo miré duramente con los ojos y comprendió la situación.

Jakeline pidió un vodka doble con jugo de naranjas y yo mi half & half de costumbre. "Skål, salud!" nos dijimos y nos sentamos en una de las mesitas más desapercibidas.

En el pequenio escenario estaba el fantasma de Elvis cantando are you lonesome tonight... Bailando sobre una mesa estaba Marilyn Monroe haciendo strip y en un rincón estaban Pinochet y Hitler tramando alguna
maldad, vociferando y dando violentas palmadas sobre la mesa.

Jakeline se rió y me dijo "Yo se casi todo de ti, tienes cincuenta y nueve años de edad, escribes milagros, haz hecho hermosos cuadros, música, tienes dos hijas, eres chileno... y mucho mucho más. Y como dije, se todas éstas cosas porque te espío, y te espío porque me resultas interesante, me gustas".

Hitler se puso de pié violentamente y abandonó el local seguido por Pinochet. Ambos iban gritando incongruencias pseudo políticas.. Al mismo tiempo entró, para variar, Hans Christian Andersen seguido de un patito muy feo parecido a él.

Marilyn estaba ya desnuda y nadie le prestaba atención. recogió sus ropas y se fue corriendo indignada.

Sin saber como ni cuando Jakeline y yo nos estábamos besando apasionadamente.

Esto es un milagro me dije. Un milagro y un misterio.

El misterio me lo aclaró ella. Era muy simple: es profesora de castellano de mi hija...

Salimos a la noche fría con luna llena y estrellas. Yo iba viendo estrellas propias. Caminamos de regreso y ella me invitó a su casa.

Y en su casa tocamos juntos el cielo.

Ahora mientras escribo la veo en el balcón regando su flores. Me hace una seña, me sonríe como tan sólo ella sabe sonreír y me susurra con sus labios:

-Nos estamos espiando..."

Ver Curriculum
puntoa





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio