• Javier Claure

    Pentagrama de Letras

    El Nobel en Rinkeby

    por Javier Claure Covarrubias


nobel2012

Gunilla Lundgren y Lotta Silfverhielm, organizadoras principales del proyecto “El Nobel en Rinkeby”


Rinkeby, situado a 11 kilómetros del centro de Estocolmo, es un sector conocido por acoger a personas de diferentes partes del mundo. La diversidad cultural, en esta zona, ha creado un “modus vivendi” interesante desde el punto de vista sociológico. Los árboles de sus parques, en esta época, se visten de color rojo y amarillo. El trajín en la plazuela es bullicioso, y las tiendas tratan de atraer al público con sus ofertas. Las viviendas de Rinkey fueron construidas entre 1965 y 1974, como parte de un programa, al cual se lo llamó “El programa millón”, haciendo referencia a la construcción de un millón de apartamentos. De acuerdo al programa, también se edificaron colegios, guarderías, parques y un centro comercial. El Metro, medio de comunicación que une el centro de Estocolmo con Rinkeby y otros lugares periféricos, fue inaugurado en 1975. La Biblioteca del sector en 1977, y el Centro Cultural “La casa del pueblo” en 1986.

Los primeros habitantes de Rinkeby eran familias que llegaban del norte de Suecia. Y con el crecimiento de las industrias suecas, llegaron grupos de trabajadores de Grecia, Turquía, Finlandia y de la ex Yugoslavia. Familias y personas que escapaban de las dictaduras militares de Sudamérica y Grecia, vinieron a vivir a este sector. Posteriormente llegaron personas de Somalia y de otras partes de África. Durante la década de los 80, refugiados políticos de Irán, Irak y Bosnia se asentaron en este lugar. Según algunos estudios, Rinkeby es una zona en donde existe un alto porcentaje de cesantía y los ingresos son más bajos comparando con otros lugares de Estocolmo. Rinkeby tiene dos caras: para muchas personas es un suburbio marcado por conflictos sociales, criminalidad y cesantía. Es decir, un gueto alejado de la realdad sueca. Pero también existe la otra cara de la medalla. De ahí que otras personas ven en Rinkeby, un ejemplo de riqueza cultural y tolerancia entre sus habitantes. Y, por consiguiente, se transforma en un sitio en donde coexisten, en armonía, diferentes razas, religiones, culturas y en donde se habla más de cien idiomas. No se necesita estar en Estocolmo para comprender la estructura social de Rinkeby. En el mundo hay miles de lugares al igual que Rinkeby. Por ejemplo: Romainville en Paris, Hackney en Londres, Lavapiés en Madrid, Langa en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), La Perona en Barcelona etc.

Hoy en día, más de un tercio de la población de Rinkeby está por debajo de los 18 años. En esta parte de la ciudad se encuentran diferentes productos, frutas exóticas, perfumes, cosméticos, ropas, telas, muebles, joyas traídas de otras latitudes y un sin fin de cosas. Todo este paisaje da un aspecto cosmopolita. Y los más interesante, desde hace 21 años, los estudiantes de Rinkeby entregan folletos, hechos por ellos mismos, a diferentes personas que han recibido el Premio Nobel. Gunilla Lundgren y Lotta Silfverhielm, organizadoras principales del proyecto “El Nobel en Rinkeby”, nos cuentan detalladamente acerca de este trabajo:

¿Cómo empezó el proyecto Nobel en Rinkeby?

Todo empezó en la década de los 80 cuando la historiadora de arte Elly Berg, había reflexionado que muchos de los galardonados con el Premio Nobel de Literatura eran políglotas. Y que además, algunos laureados habían escrito sus obras en el exilio. Entonces Berg, decía que el multilingüismo, en Suecia, debería debatirse como si fuese una herramienta ventajosa para la sociedad. Y no verlo como un obstáculo para los inmigrantes que viven en este país. Tomando en cuenta estos aspectos, en 1988, se publicó un pequeño folleto para el Premio Nobel de Literatura de ese año, que recayó sobre el escritor egipcio Naguib Mahfouz. En la elaboración del folleto participaron niños de habla árabe, de diferentes colegios y edades, como también profesores de ese idioma. Y el tema que escogimos, fue la descripción de una plaza de la ciudad vieja. Mahfouz no vino a Estocolmo a recibir el Premio por razones de salud, pero tuvimos la satisfacción de entregar el folleto a sus dos hijas que llegaron en su lugar. Desde ese año, los estudiantes de Rinkeby han escrito ese tipo cuadernillos para diferentes ganadores del Premio Nobel.

¿De qué manera escogen el tema para el folleto?

Cada año escogemos un tema que esté relacionado con uno de los ganadores del Premio Nobel, que supuestamente visitará la Biblioteca de Rinkeby. Puede ser en el campo de la literatura, de la medicina, de la química, de la física o de la economía. Cuando Darío Fo recibió el Premio Nobel de Literatura, montamos un pequeño teatro de títeres, en donde tres mujeres discutían en la lavandería. Para Wislawa Szymborska, los estudiantes escribieron poesías. Para Gao Xingjian, hicimos un aserie sobre su vida. Y el año pasado leímos poesías y pasajes de la vida de Tomas Tranströmer.

¿Cuál es el propósito del proyecto?

El hilo rojo de esta ocupación, no es solamente adquirir conocimientos sobre el Premio Nobel. Se trata también de un trabajo, en el cual los estudiantes, a partir de un tema determinado, descubran cosas que les atañen a ellos mismos, su idioma, su cultura etc. Además, se revelan verdades del lugar en el que se encuentran en este mundo, empezando desde su entorno. Y cuando leemos textos científicos o las obras de un escritor, los estudiantes analizan su propio contexto y, al mismo tiempo, tienen un criterio acerca de otros países.

¿Qué colegios están involucrados?

Existen cuatro colegios de primaria en la zona de Rinkeby que, de una u otra manera, han colaborado con su granito de arena. Pero desde el año 2001, hemos decidido trabajar con estudiantes de secundaria. Es decir, con el colegio de Rinkeby y el colegio Bredby.

¿Cuál es la forma de trabajo en este proyecto?

Trabajamos durante todo el otoño. Vale decir, desde septiembre hasta finales de noviembre. Y los gastos son costeados por los respectivos colegios, la Biblioteca de Rinkeby y la Administración Pública de Cultura. El Comité organizador decide que clases deberán participar en el proyecto. Generalmente participan profesores de sueco, música, arte, geografía y ciencias exactas. Incluso los profesores de lengua materna forman parte de este trabajo. No es nada fácil unir todas esas fuerzas y, sobre todo, lleva mucho tiempo. Para tener éxito tenemos que coordinar muy bien, de manera que los estudiantes no se aburran y pierdan las ganas de trabajar.

¿Existe alguna resistencia de parte de los estudiantes para escribir?

Si claro, muchos estudiantes son reacios a escribir. Un estudiante puede expresarse muy bien oralmente, pero cuando se trata de escribir cambia la cosa. Y peor si la persona tiene un vocabulario limitado en sueco. Pero hay algunas artimañas para motivarlos, y hacer más divertido el proceso de escritura. Se puede escribir a partir de una frase, de una foto o de un poema. Cuando trabajamos con niños que hablan varios idiomas, procuramos hacer comparaciones con su lengua materna, y discutimos la elección de palabras y expresiones en sueco. De esta manera podemos ayudarles en lo que más necesitan, pero sin ejercer influencia sobre sus pensamientos e ideas. Muchos estudiantes quieren contar cosas nuevas, pero la dificultad de escribir les impide seguir adelante. Entonces les decimos que, por un momento, podemos ser sus secretarias o sus bolígrafos. Y así se vayan soltando.

¿Cómo se reparte el trabajo entre los estudiantes?

Trabajamos de diferentes formas y en diferentes lugares. A veces nos reunimos en una biblioteca. Otras veces en un aula. El grupo se divide en subgrupos que obtienen una tarea específica. Los estudiantes y el Comité organizador se cartean por Internet, intercambian experiencias y se envían textos relacionados con el Premio Nobel. Durante este proceso, los miembros del Comité organizador tienen reuniones personales con los estudiantes para atar cabos sueltos y aclarar posibles dudas.

Por último, ¿Cómo definen ustedes este proyecto?

Bueno, es un proyecto que exige bastante dedicación, pero da muchas satisfacciones. El trabajo destinado a cada ganador del Premio Nobel es una aventura para todos nosotros.También nos da sorpresas, hace un par de años una muchacha de nombre Julia Gramsci formaba parte del proyecto. Su apellido nos llamó mucho la atención. Cuando le preguntamos de su origen, nos contó que había nacido en Rusia, y que llegó a Suecia con su mamá, su abuela y un hermano. Averiguadas las cosas de manera minuciosa y con fotos de su papá, su abuelo y su bisabuelo; descubrimos que era la bisnieta, nada más y nada menos, del gran filósofo italiano Antonio Gramsci (1891-1937).

Así como Julia, hay extranjeros que viven en Rinkeby y que, además, tienen parientes que son escritores o poetas famosos en sus respectivos países. Es el caso de Sliva Cegerxwin, alumna del colegio de Rinkeby, cuyo abuelo, el poeta Cegerxwin nació en 1903 en un pueblo curdo de Turquía. Sliva dice que su abuelo es un poeta desconocido en Suecia, pero a su entierro en Kamishli asistieron medio millón de personas!

Las siguientes preguntas contestaron dos estudiantes implicados en el proyecto.

Fatou Jallow, mujer de 15 años de edad, nacida en Gambia.

¿Qué has aprendido en este proyecto?

He aprendido mucho sobre la vida de Alfred Nobel y de los galardonados con el Premio Nobel. También me he enterado bastante sobre historia cuando hicimos visitas a la Alcaldía, al Museo Nobel y a la Academia Sueca.

¿Crees que es difícil escribir?

Si un poco, pero la escritura se hace más fácil si uno está bien informado sobre lo que va a escribir. Es muy interesante el tema que estamos estudiando. Si escribimos incoherente o con datos incorrectos, los profesores nos ayudan.

Rimon Tungaste, varón de 15 años de edad, nació en Siria.

¿Qué es lo más interesante del proyecto?

Me he enterado de muchas cosas. Visité lugares que quizá no lo haría si no formaría parte de este proyecto. Algunos periodistas nos entrevistan.

¿Qué tarea te ha tocado?

Nuestra clase se ha dividido en dos grupos. A mi grupo le ha tocado trabajar con diferentes cosas: hemos dibujado y escrito un texto sobre el actual Premio Nobel de Literatura, Mo Yan. Nos reunimos una vez a la semana los días martes por la tarde. Y ahora estamos fabricando una pequeña vitrina, en cuyo fondo dibujaremos paisajes chinos. También estamos esculpiendo en barro diferentes animales para introducirlos en esos paisajes.

Para tener una idea de lo que es Rinkeby; he traducido, de un periódico, el siguiente poema escrito por adolescentes extranjeros:


RINKEBY ES NUESTRA CASA

Rinkeby es nuestra casa
aquí coexisten diferentes idiomas
y muchas razas
negros dicen algunos extranjeros
agresivos, tontos e idiotas
Aquí vivimos
en este suburbio que es divertido
como una hermosa ciudad pequeña
con los mejores profesores
con buenos colegios
con hinchas de Ronaldo, policías
mucha gente y mucha pelea
Rinkeby, es nuestra querida casa
bueno y malo
acogedor y tenebroso
es el suburbio más bello del mundo
con sus conflictos
Rinkeby está en nuestros corazones.

Abdulahi, Ajla, Armin, Fartun, Halil, Hussein, Kadira, Kovin, Melike, Merve, Mohamed, Ramiar, Sara y Zakariye.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio