• Nechi Dorado

    LA PLUMA DE NECHI

    Una historia de miércoles

    por Nechi Dorado



UNO A VECES COMETE ERRORES porque es humano, confieso que debo tener exceso de humanidad y con bastante menos podría vivir mejor.

Porque los errores que vos cometas, no son comprendidos por los grandes capitales transnacionales. Convengamos que esos, no comprenden nada más que los propios.

Pero, ¿viste? Uno no inventó el olvido, ya está inventado ¿qué me vienen con tanto remilgo?

Te cuento que me tragué el vencimiento de la factura de la luz, porque, realmente, no llegó la factura, pero las empresas dicen que el usuario es el que tiene que recordarlo.

Eso puede ser para los usuarios memoriosos y en este caso, también asumo que soy olvidadiza integral. Nada de apenas, simplemente un despiste con polleras y asumido.

O sea y para que quede claro, tenés que acordarte por el olvido, traspapeleo, ineficiencia, o lo que sea de los grandes facturadores capitalistas que te meten cañazos por el lomo y si los esquivás sin querer, encima te castigan.

No enviarte las facturas no es error, el errado sos vos que no hacés uso de la memoria para todo.

PARA NO HACÉRTELA MUY LARGA, me olvidé de pagar la luz. Esta mañana me senté a tomar sol porque el día estaba hermoso, pensaba tantas cosas lindas, porque soy de los que sostienen que la vida es hermosa, pese a cosas que suceden y entristecen. Y pensaba que aún en los momentos más terribles, la esperanza está, nunca se aleja del todo. Está acovachadita, oxigenada aunque en letargo, tan quietecita que a veces parece que nos abandona, pero no.

Hoy tuve que volver a la realidad y fue un planazo, es como que me estrellé contra la realidad que tiene piernas más largas que esa esperanza que te mencioné hace un momento.

Pero esta vez no me enojé conmigo, me enojé con ellos y actué en consecuencia, enojada, como corresponde.

Fue cuando pude ver el camión de la empresa de luz; esa que desde que la privatizaron parece que hasta le hubiera inyectado plástico al corazón de algunos laburantes. Porque en la vida, si hablamos, todo se puede entender, pero los tipos que venían en el camión parecían ser los dueños de la empresa. Con mameluco y seguramente sin efectivo en los bolsillos.
Soberbios, repugnantes, tenían cara de amargados y en eso los comprendo un poco. Lástima que tantas veces se ponen la camiseta de la empresa y parece lobos feroces contra otros trabajadores.

De pronto los vi que iban derechito hacia el medidor de luz, la verdad es que pensé que tomarían el estado para la próxima factura, pero no. Error.

Cuando noté que tenían en sus manos una pinza se me pararon los pelos. ¡Y se me paran con tanta facilidad!

-Buen día, compañeros, les dije, con mi mejor sonrisa amistosa.
-Compañeros las pelotas, me respondió el que tenía la pinza.

Si, ya se, yo y esa costumbre de creer que todo trabajador es mi compañero… Claro, la respuesta hizo aflorar lo peor de mí, uno es despistada, olvidadiza, inquieta, todo lo que vos quieras, pero muda y de momento, para nada. Entonces, modifiqué el saludo:

-Buenos días señor ejecutivo, ¿qué es lo que vas a hacer? Yo se que mi tono iba cambiando porque me conozco. A veces parece que silbo como las culebras…
-Vengo a cortar, si no pagaste la luz, jodete.
-Ah bueno, dije, y sí, en ese momento comencé a pensar que podía ser que no hubiera pagado mi factura y traté de explicárselo, pero el chabón de pronto pareció sordo. Por supuesto, me enojé conmigo pero mucho mayor era mi bronca contra él.
-¡Como te equivocaste, papito! Sólo atiné a responder, tratando de que el tipo entrara en razones. Traté de explicarle que en un momento iba hasta la oficina, pagaba y resuelto todo.

No, el tipo estaba sacado, no aceptó explicaciones.

-Jodete, jo-de-te, respondía.

COMO YO TAMPOCO entro en razones cuando me saco, tomé la manguera que estaba a medio metro y hacia la que me fui acercando despacito, como para que no se dieran cuenta.

Inmediatamente, sí señor, lo bañé al tipo, un par de manguerazos amansa locos y lo invité:

-Cortá nomás, pero se lo dije apuntando hacia la caja de luz, dispuesta a bañarla también.
-¡Qué hacés, loca de mierrrrda! Escupió el tipo.

Como se puso nervioso y por ahí le hacía mal, seguí metiéndole manguerazos pensando que podría calmarse.
-Cortá tranquilo, le decía, al fin, él estaba cumpliendo las órdenes impartidas.

A mi no me obedeció, no cortó nada.

El tipo me fulminó con la mirada y mientras mencionaba a mi madre, se subió al camión que lo trajo hasta la puerta de casa, pegó un portazo y se fueron pelando asfalto, como bólido en competencia.

-Solo me dio tiempo a decirle: y sí, flaquito, tenés razón, vos ¡compañero las pelotas!

Lo peor, es que cuando fui a la compañía a pagar mi “deuda” me comentaron que el corte no era para mí, sino para la casa de al lado que hace unos meses está deshabitada.

No obstante, quedé muy mal porque de verdad te digo, para mí el tipo era un compañero…

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio