• pedro pujante

    CUENTOS DEL OTRO LADO

    Sueños compartidos

    por Pedro Pujante Hernández



Nos sucede a menudo. Os contaré la última vez que ocurrió. Fue hace dos noches. Yo soñé con Tania, Rosa, Lidia o cualquier otra mujer desconocida que puebla mis deseos oníricos. O todas a la vez. En el sueño la figura esbelta de Tania se transformaba fugazmente en Rosa, adquiría las dimensiones físicas, el pelo de Rosa, las combinaba y al mirarla a los ojos o besarla ya era otra mujer distinta y más bella. Es la ventaja de amar en sueños. Caminamos de la mano y mi sueño tiñe de azul cobalto las estancias y los jardines. Comienza a caer una lluvia oscura y estruendosa. Ruge una incipiente tormenta.

Entramos en un parque de bóvedas celestes para refugiarnos. Nuestras ropas están empapadas. Sólo hay silencio y una pareja de enamorados abrazados en un banco. Se besan con ardor. Ella, de pronto, se gira y nuestros rostros se cruzan: es mi esposa con su onírico y musculoso amante. Está perpleja, no me esperaba en el sueño, y comprendo que yo debo ofrecer un rostro igualmente estúpido de sorpresa y vergüenza. No intercambiamos ni una palabra.

Al despertar casi no la puedo mirar a la cara. Tomamos el desayuno en silencio. Antes de marchar al trabajo, casi en un susurro me dice: deberías usar paraguas. Llueve mucho en los parques azulados. Hago como que no sé de qué me está hablando. Pero es tarde para disimular, son tantos años ya, tantos sueños compartidos…

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio