• RESEÑA de LIBROS

    Escrito en tierra

     de Francisco Mena Cantero

    Ediciones Vitrubio nº 166 (2008)

    por Juan Mena


ESCRITO EN TIERRA(LIBROS RECUPERADOS)

ESCRITO EN TIERRA
Francisco Mena Cantero
Ediciones Vitrubio núm. 166
2008


Nueva entrega poética de Francisco Mena Cantero, al que ya hemos reseñado en este mismo apartado tanto por su Antología como por El pájaro y su vuelo.

Decíamos en el comentario del último libro que “Frente al hecho diacrónico de la creación, o sea, tomada como un todo, hay que tener en cuenta el hecho sincrónico, un segmento de ella en el tiempo”. Y ello nos lo avisan los siguientes versos como santo y seña del tema que desarrolla después: “Comienza el día / en el incendio repetible / de ni siquiera pronunciarse. / Calla la soledad./ Hay multitud de resplandores / en esta vida que despierta. / He cerrado la puerta de mi casa / y, alienado de mí, contemplo / el entusiasmo universal / de la naturaleza, / y hasta percibo otro hombre / infundiendo su espíritu y su voz / como si de otra creación / hoy se tratara”.

Mena Cantero retrocede desde una experiencia de la ciudad a la visión de la sencillez con la complicidad de la naturaleza genuina, que ayuda a contemplar el paso del tiempo y la concurrencia de los elementos —como en su libro El pájaro y su vuelo—. En la segunda parte el poeta vuelve a sus orígenes: la búsqueda del hombre auténtico, como si fuera una indagación heideggeriana sobre hasta dónde ha de llegar la desnudez de todo el bagaje de circunstancias de las que nos provee inevitablemente la vida.

Poesía de la meditación que va más allá de las servidumbres ambientales, recuperación de lo natural, aquello a lo que está unido el poeta como una memoria que reaparece, como un Guadiana, en la complejidad de la vida moderna: ”Recordar es un goce que restaña / las crueles heridas de los días, / si aceptamos que el sino / no es de la vida su derrumbe / ni el tributo mortal / que ya estamos pagando”. 

Mena Cantero no renuncia a la esperanza, a pesar de la amenaza de todo lo que nos circunda en estos tiempos, si bien con un deje que se presta a una interpretación trascendente: “Volveré / como la claridad desciende desde arriba, / dijiste. Desde entonces/ este inmenso vacío se ha llenado / del agua de tu espera”. Ese vacío no lo es realmente si está lleno, o se va llenando con nuestro anhelar sin renuncia, de un signo con luz de parábola: “Aún crecen sin embargo / las flores y la siembra”. Eso significa, retrocediendo a cuatro poemas anteriores, que no hay abandono de nuestro hábitat temporal, aunque lo parezca: “Este sitio es trozo, si olvidado, / donde mantiene Dios / el mundo entre sus manos”. Puede que esa confianza sea la escritura de Dios en la tierra, ya precedida por la cita evangélica del frontispicio del poemario, de la que no se sabe qué fue lo que realmente se escribió, pero el poeta da una interpretación casi jubilosa de ella.

La escritura del libro está en ese estilo medio que caracteriza a la poesía de Mena Cantero; o sea, sin deslumbramiento de imágenes, pero tampoco deudor de la poesía social, teniendo en cuenta que es un libro que está entre lo lírico -sus experiencias personales- y lo épico cotidiano -la lucha contra la inautenticidad a que nos somete la prisa y el abigarramiento de la vida actual-.








volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio