• M. Winocur

    LA PLUMA ALEGRE

    ¿Adherimos a la evolución?

    por Marcos Winocur


La vida es sueño, escribió Calderón de la Barca. La vida será juego, dice el homo ludus, asumiendo lo que vendrá. ¿Juego? Claro, fíjense soy importante ejecutivo de importante compañía, pero todo es como el juego de “la comidita”, ustedes son las visitas, yo les sirvo humeante té, es invierno, y hablamos de cosas serias e importantes como si fuéramos la gente grande, que, si nos vieran, dirían que somos unos niños, que no hemos crecido, así Peter Pan... ¿Y cómo hago para vivir sin trabajar? Me lo permite la automatización, el hombre-máquina.

Así, pues, no son planes para para hoy, cuando las necesidades no dan tregua, sino para los sobrevivientes de un mañana: aceptar la vida como algo regalado, que ni vale la pena tomar en serio, como moneda que corre y dejamos ir. La vida, sin causa ni finalidad algunas, sin otra justificación que ésta: ha de terminar porque comenzó, y para eso comenzó: para terminar. Es como el perro tratando de morderse la cola, que da vueltas y vueltas sin jamás alcanzarla. Así está dispuesto. A pesar de todo, tiene su lado positivo: confirma la unidad de vida y muerte. Para esta última, contamos también con un tratamiento lúdico, los abuelos lo enseñaron. Para comenzar, hay que llamarla Pelona o doña NOOjos, con irreverencia. Y anunciarle que va a ser comida como pan de muertos y calaca de azúcar; con esas precauciones, ella queda conjurada. Como siempre, no hay que dejarse. Valga el consejo pues al homo ludus no se le ha quitado el miedo que le tiene.

Muy bien, prosigamos si estamos de acuerdo. Y si no, me da igual. Insisto en que la vida lúdica no es simplemente el juego, sino una actitud filosófica, o casi, al menos un comportamiento sabio. Que se construye desde la humildad. Yo, uno al seno de la especie humana, soy poca cosa. Y la especie humana -que alguna vez creyó ocupar el centro del universo- es, también, al seno del cosmos, poca cosa. Así que soy una poca cosa de una poca cosa. Perfecto. Y esta actitud, lejos de devaluarme, me protege: no pretendo lo que no puedo, estoy al abrigo de inútiles ansiedades.

Vuelvo la espalda a la sociedad dando un paso fuera de ella; y doy la frente al cosmos desde dentro de él. Epicúreo antes que estoico, quedo, por propia decisión, fuera de la partida. Fuera, si se trata de valores sociales consagrados. Y dentro de la partida. Dentro, si se trata de seguir el ejemplo de la lacónica Mamacita Naturaleza. Ella no da explicaciones, no le preocupa justificarse ni pierde su tiempo. Es, simplemente. Así, el homo ludus, de espalda a la sociedad de hoy, anticipándose a la de mañana.

Por lo demás, su principal trabajo consiste en cantarse y celebrarse a sí mismo, como el poeta Walt Whitman. Para vivir lo más plenamente posible, controla su salud, se diría un tanto hipocondríaco. Y un tanto bon vivant. Y un tanto narcisista. Está convencido -un tanto anarquista, un tanto pragmático- de lo siguiente: la gran lección es que no hay lección, y lo único absoluto es que todo es relativo; ninguna ciencia suplirá los silencios de Mamacita Naturaleza, a la cual el hombre continuará ligado. El placer del homo ludus está en competir, no en derrotar al adversario, no en demostrar a un público que él gana, no; está en medir sus fuerzas.

Vivir nunca es aburrimiento, es la invención de nuevos juegos; y tampoco es irresponsabilidad -en el peor sentido de la palabra-; solamente que no se comparte la seriedad de las personas serias que ejecutan en serio tareas serias. Sabiendo que no lo son, sabiéndose una nada, o casi, el homo ludus ratifica su decisión de seguir adelante porque el valor de la vida consiste en vivirla, y nada hay dentro o fuera de ella que supere a la vida misma, aun cuando sea barata, regalada, nada seria: no tenemos otra cosa que esa pobre cosa. Por lo demás, todo es gastable, todo es perecedero, todo tiene su tiempo de existir y su tiempo de extinguirse. Tal vez sea necesario insistir en la distinción entre irresponsable como valemadrista e irresponsable como lúdico. No, al primero; sí, al segundo. No derramaré petróleo en el mar y trataré al prójimo -que es mi compañero de juegos- como a mí mismo; cuidaré de las otras especies, especialmente las que se encuentran en vías de extinción, como de mí mismo; y con causa: corro el peligro de ser, yo, el hombre, una de ellas.

Y lo haré sin creerme el rey de la creación, sin soberbia hacia las otras especies, menos evolucionadas; sin pensar que robótica, ingeniería genética, clonación, electrónica, informática, cibernética, astronáutica, cirugía de trasplantes, energía nuclear, etcétera, y armas de destrucción masiva, consagran al hombre como amo del sistema solar o le otorgan el derecho de dar rumbo a la evolución sustituyendo a Mamacita Naturaleza. Todo eso es parte de un juego: irresponsable en el mejor sentido, responsable en el mejor sentido. Y ese juego es, repito: vivir y dejar vivir.

Es una moral paralela al universo; percibo la fugacidad y la asumo: soy objeto entre objetos, interactúo, y la muerte es parte del juego. ¿Implica esta actitud la espera de que el tiempo hará lo suyo sacando del medio a la Pelona, o bien, sin poderlo precisar, algo, algo pase de verdad, que revele los porqué y los para qué? Tal vez, tal vez el juego sea la manera de sobrellevar la espera sin desespera, entreteniéndonos con electrónica, informática, cibernética, astronáutica, cirugía de trasplantes, clonación, energía nuclear, etcétera, y armas de destrucción masiva, consagran al hombre como amo del sistema solar o solamente le otorgan el derecho de dar rumbo a la evolución sustituyendo a mamacita naturaleza. O bien el hombre se lo cree cuando en realidad es parte de un juego, y ese juego es: vivir y dejar vivir.

Es una moral paralela al universo; percibo la fugacidad y la asumo: soy objeto entre objetos, interactúo, y la muerte es parte del juego. Sí, millones de años cuando éramos peces remando con las aletas y luego tentados por los cielos las alas hicieron lo suyo y finalmente el hombre con sus manos y su cerebro pretenden adueñarse de todo

Orita vemos.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio