Rincón de la Poesía 

Ulises Varsovia
Valparaíso, Chile







Ofrenda

Acércate al cuaderno
temblando de conmoción,
coge el cálamo mudo
con tus dedos trémulos,
y deposita tu letra
como en una ceremonia
de un antiquísimo culto,
deposita tu letra
como una hecatombe
de tu más íntimo tú,
de tu ofrenda más tuya.

Piensa que antes de ti,
innumerable oferentes
se acercaron al papel,
al cuero o al papiro
atónitos de emoción,
y testificaron legando
su ofrenda votiva
a una invisible deidad
plena de presencia total,
ubicua e indestructible.

Ahora es tu turno, vate,
y antes de que tus dedos
entreguen su dádiva
de trazos venerables,
cierra un momento los ojos
y escúchate declamar.

Escúchate musitar
desde tu profundo yo,
las sagradas palabras
cuyo significado
no puedes entender,
o apenas presientes.

Lo que tus manos pálidas
han puesto con sumo fervor
sobre el platillo de oferente,
lleno está del misterio
de un rito iniciático,

y sólo quien abomine
del odio y de la maldad
y de los bienes terrestres,
habrá traspuesto el umbral
del templo de nuestra deidad,
y leerá en su misterio.










volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio