• Juan R. Mena

    Contraluz

    Vegetarianismo y Literatura

    por Juan R. Mena



Solamente cuando se está en una atmósfera de preocupaciones por la propia salud se suele tomar en serio la utilidad de la dieta vegetariana. Para quienes gozan de una buena fisiología semejante régimen alimenticio carece de relevancia o credibilidad, o bien es motivo de disquisición, incluso de burla, sobre todo por parte de los que se alimentan de carne con frecuencia, sienten debilidad por la fritura y tienen inclinación por los dulces.

He dicho que quienes se ven en una problemática de salud son los que buscan con no poca angustia remedios a sus males. Los programas televisivos no se cansan de informar sobre cómo se han de conducir los pacientes de diversas patologías. Muchos de ellos oyen con escepticismo esas emisiones, o bien las menosprecian como si temiesen que han de cambiar de hábitos alimenticios.

Sencillamente doy unas sugerencias, más que soluciones, a los que tengan interés en seguirlas, teniendo en cuenta que quien expone los esbozos de unas normas para prevenir temidos desenlaces o complicaciones, ha experimentado antes esos resultados, sin que estas afirmaciones se hagan con fanfarrias exitosas.

Una tarde, paseando por Cádiz, entré en una librería de libros de ocasión existente en la bella placita de San Francisco. Entre otros, tuve la oportunidad de darme de cara con uno que me atrajo sin apenas duda. Se trataba de Vitaminas. La salud por la alimentación, del doctor Adrián Vander, en una edición de 1969.

El libro, lleno de ilustraciones para hacer más asimilables sus contenidos, contiene un muestrario exhaustivo de enfermedades y sus dietas correspondientes. Todo el que quiera puede aprender en él estupendas nociones para una nutrición básica.

Ciertos alimentos vegetales son necesarios para depurar la sangre y, evidentemente, son las verduras y las frutas.

Y esta noción nos la postulan otros tantos tratados que nos advierten de la práctica contraria. Otro libro interesante que me ha ayudado mucho en esta búsqueda de fórmulas salutíferas es Mis observaciones clínicas sobre el limón, el ajo y la cebolla, del profesor Nicolás Capo, aparecido en Barcelona, en 1969.

El capítulo más importante es el dedicado a las sustancias prohibidas y, a continuación, las sustancias aconsejadas. Habrá quien sienta rechazo por el rigor alimenticio; en todo caso, no hay nada más seguro que el llamado término medio, y como dijo Antonio Machado: “Es el mejor de los buenos / quien sabe que esta vida / todo es cuestión de medida: / un poco más, algo menos”.

Sin embargo, a pesar de los fatalismos que queramos esgrimir y la recurrencia a argumentos contrarios a la dieta semi o vegetariana (por ejemplo, hay quienes afirman que muchos que se alimentaban correctamente han fallecido antes que otros que llevan una dieta con abundancia de carnes rojas, embutidos, quesos, frituras y poco o nada de frutas y verduras), se ha de oír la voz de la experiencia y corregir los excesos de grasas perjudiciales para el organismo.

Pero sigamos con nuestras pistas editoriales y detengámonos en otro libro interesante. Se trata de Tu salud y la fruta, de Vázquez y De Anda, editorial mexicana, 1975. Explica las propiedades de cada fruta y las enfermedades a que pueden beneficiar, todo ello en una exposición concisa. Asimismo, también expone un estudio de los minerales y las vitaminas.

Finalmente, no me puedo resistir a citar otro libro de enorme interés en este tema. Se trata del Diccionario de los alimentos, de O. Ávila y J. Soler, de Ediciones Cedel. Este texto está documentado, a modo de cuestionario, en todos los caracteres que definen las grasas, hidratos de carbono, minerales, proteínas y vitaminas, indicando los trastornos que produce su carencia.

En cuanto a vegetarianos ilustres, la lista se haría interminable. Citemos de la antigüedad los nombres de Diógenes, Platón, Séneca, Clemente de Alejandría, Plotino...Hay un libro de Carlos Brandt titulado ¿Era Jesús vegetariano?

En la modernidad tenemos a un gran número de gente ilustre que se ha confesado vegetariana. Por ejemplo: Albert Schweitzer, George Bernard Shaw, H. G. Wells, Mahatma Gandhi...

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio