• Dean Simpson

    Impresiones

    El romanticismo ennegrecido (Rep)

    por Dean Simpson (Boston)



El romanticismo no es lo que era antes.

Sus connotaciones modernas de uno que es sentimental y sabe cómo tratar a su amante es muy diferente de lo que era a principios del siglo XIX. Es un halago llamar a alguien ahora "romántico". Significa que alguien está cuidando a otra persona, que esa persona es importante.

Tiempo atrás, un romántico era alguien que sólo pensaba en sí mismo, un megalómano egocéntrico que buscaba la perfección a través de la voz del yo.

Tal vez sea una exageración, pero está lejos de lo que pensamos de la palabra hoy.

Pensemos en algunos de los escritores románticos. No me entendáis mal. Los escritores románticos crearon algunos de los mejores poemas y escritos, en mi opinión.

Hay tantos tipos diferentes de romanticismo también. Hay el romanticismo telúrico de América Latina en el que la naturaleza es superior al ser humano. Hay seriedad en el romanticismo de los ingleses y los estadounidenses, el ingenio y el humor de los alemanes, el "mal du siècle" y vaguedad de los franceses.

Al entrar en España tenemos diferentes etapas. La primera tiene cierta nostalgia a la antigüedad, como en los escritos de Espronceda y Zorrilla, o la sátira de Larra, y la segunda, el romanticismo rezagado de Rosalía de Castro y Bécquer, anticipa el existencialismo de los poetas posteriores.

A pesar de todas estas diferencias, la mayoría de los románticos tiene características en común que no son similares a nuestra percepción hoy día de lo que es ser un romántico.

He aquí algunas obras de autores españoles por poner algunos ejemplos. No es una lista completa ni sólida, pero de todas formas no sé si me gustaría salir con una persona con siquiera dos de estas cualidades:

- deprimido (“Crepúsculo”, Núñez de Arce)
- solitario (“Soledad”, R de Castro)
- rebelde (“Canción del pirata”, Espronceda)
- egoísta (“Volverán las oscuras golondrinas”, Bécquer)
- suicida (“La nochebuena de 1836”, Larra)
- mujeriego (¿Realmente, hace falta mencionar esta obra?)

¿A vosotros? No creo.

Pero sigamos leyendo sus obras para desahogar secretamente nuestras oscuridades y vivir a través de ellos, mientras sigamos intentando personificar el significado del romanticismo actual.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio