• M. Winocur

    LA PLUMA ALEGRE

    Había una vez...

    por Marcos Winocur


Había una vez manos. Manos que asieron un trozo de roca o de madera dura, le dieron filo por un extremo y empuñadura por el otro. Era, rudimentaria, una herramienta. Mucho después, aplicando tracción animal a una lámina de madera, abrieron los labriegos un surco, y allí sembraron. Y fue el arado, l as cosechas y de ambulantes las tribus pasaron a sedentarias.

Había una vez manos, miles y miles, reunidas en un mismo lugar de los desiertos a orillas del Nilo. Un proyecto y un amo, los cuerpos se extenuaron, los hombres murieron de fatiga, allí se levantaron pirámides. Vinieron los imperios, las guerras en gran escala. Manos y manos corrieron a tomar las armas. Fue el exterminio y una lección: ¿por qué exterminar a los prisioneros? Más vale ponerlos a trabajar y allí nació la esclavitud. Se hizo la paz. Y se hizo la guerra. Y nuevamente la paz. Con el último legionario romano, cayó el último gran imperio antiguo, sin dejar sucesores. Y las manos regresaron al arado y a la tierra.

Pero el arado les fue poco y la tierra les fue chica. Y se echaron al océano, las manos empuñando remos y timón. Y aun así, abrazándola con sus barcos, la tierra no les bastó a los hombres: sus frutos les parecieron mezquinos. Y entonces otras manos dejaron el arado para levantar fábricas. Fueron la industria, las ciudades, las vías de comunicación, la ciencia, la tecnología, el mundo sobre ruedas. Pero las manos volvieron a la guerra y todo otra vez destruido. Y entonces había una vez… un trozo de roca o de madura dura que se habían transformado por obra de las manos hombre mismo y puesto en sus manos tanto una fábrica como una bomba atómica. ¿Para eso nos dimos tanto trabajo…?

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio