• Marina Burana

    EL INFIERNO TAN TEMIDO

    A mi madre azul

    por Marina Burana



Mi madre azul y salada nació en un mar del sur, mar del plata. Subió desnuda las mareas y recorrió escondites de gaviotas que se perdían para olvidarla. Mi madre era azul en las noches, cuando me miraba oculta entre las sábanas. Mi madre era tristeza de millones y risa de puños firmes.

Cuánto le canté su azul, frente a las playas de mi barrio. Porque mi madre azul era la urgencia de los mares, el torbellino del cristal del cielo, el fulgor amargo de atardeceres y de arena. De ella aprendí la fuerza de golpear contracorriente, de ahuyentar la guerra tímida de las horas. Aprendí a cerrar el alma entre los dientes y a danzar en noches de fuego.

Mi madre azul de los secretos me desenseñó las mentiras, me suplicó una canción llorosa entre piedras y cales. Crecí viéndola irse, crecí apretando sus manos, crecí advirtiendo en sus ojos un don que no era mío. Y así le robé el aliento, sus olas y la difícil lágrima.

Todo mar que toco es ella. Toda sal que se hace vena en mis pasiones es su lenguaje desmedido y oceánico. Todo azul del cielo tiene su nombre. Madre querida, azul, Madre de plata. Quiero morir en tu vientre de agua.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio