• Alfonso Estudillo

    La Voz de Arena y Cal

    ETA y el Teatro del absurdo

    por Alfonso Estudillo


No sé si la última obra representada por ETA pertenece al interesantísimo Teatro del absurdo que tan bien pergeñaron Beckett, Artaud o Ionesco, o se trata de un valleinclaniano esperpento salido de la pluma de don Ramón María. En cualquier caso, el disparate, patochada o simple humorada que nos ha ofrecido en imágenes HD los cabeza pensantes de la semi extinta banda terrorista merece alguna reflexión.

Lo primero que se nos ocurre es pensar qué pretenden y cuáles son los planes de estos individuos que, desde 1958, cuando aires de dictadura y horizontes de reprensión revestían de cierta lógica la cuna de su nacimiento, tan aviesa, criminal y retorcidamente han pretendido representar al pueblo vascongado.

La respuesta a estas interrogantes, aunque todas las apariencias, incluido las afirmaciones expuestas en sus últimos comunicados, parezcan indicar pretensiones de acabar definitivamente con la existencia de la banda, se pueden resumir en lo siguiente: seguir ganando tiempo para recomponer la cúpula directiva y las infraestructuras con personal competente y mantener el fructífero chollo gremial y económico (observen que los chantajes, extorsiones y herriko tabernas continúan a pesar del alto el fuego) bajo las divisas ideológicas nacionalista, independentista, abertzale, socialista y revolucionaria.

Si tal no fuera, si realmente estuvieran convencidos y de acuerdo en acabar definitivamente con la banda y sus fines, lo lógico sería una simple llamada a la Policía o Guardia Civil y un mensaje de más o menos el siguiente estilo: "Oiga, le llamamos de ETA. En tal y tal sitio tienen ustedes todo el armamento y material logístico que tenemos. Entiendan esto como un gesto definitivo de buena voluntad con el que ponemos fin a nuestra organización. A partir de ahora no existe ETA ni hay más reivindicaciones. Y como adiós último y definitivo, un consejo: procuren tratar con buen juicio a los ex compañeros que lucharon por la libertad del pueblo vasco que ahora están encarcelados. No olviden que en Euskal Herria hay más de tres millones de euskalerriacos que llevan su patria en el corazón. No hay más. Agur. Gora Euskal Herria."

Pero no ha habido tal sino la escenificación de una comedia bufa presentada en video y en la que se ve a dos encapuchados mostrando algunas pistolas y detonadores sobre una mesa de las que, aparentemente, hacen entrega a dos individuos -supuestos verificadores- y con los que media la firma de un documento. Al parecer, la entrega de armas fue simbólica, puesto que, según explicaron los dichos verificadores, tras la entrega y firma, fueron guardadas en cajas por los etarras para -suponemos que bajo palabra de honor- su posterior destrucción o puesta en desuso.

El caso de los "verificadores", adjetivado como tomadura de pelo por algunos dirigentes políticos, no deja de ser lo especificado en el primer párrafo, un absurdo o un esperpento que no sólo deja con muy serias dudas las pretensiones de la banda terrorista, sino que daña la credibilidad de la Comisión Internacional de Verificación (comisión constituida el 28 de septiembre de 2011 para verificar el alto el fuego permanente declarado por ETA), un grupo al que, a pesar del espectáculo ofrecido en esta ocasión -y de que cobran sus buenos euros por hacer este burlesco trabajo (no sabemos si a ETA, a gobierno o partidos vascos o a prorrata), consideramos ajeno a directrices o intereses de ETA, de aparente seriedad y cuyos miembros parecen estar fuera de posibles dudas.

Tan es así que hemos podido leer que la CIV admite "que su credibilidad ha resultado dañada tras los acontecimientos de este fin de semana. Y aseguran que han entendido las críticas y el bochorno generado en la opinión pública por una escenificación de desarme muy por debajo de las expectativas levantadas." Atribuyen el decepcionante resultado a las dificultades en que se movieron -en clandestinidad- como consecuencia de que el Gobierno del PP no quiso reconocer su legitimidad. Unas condiciones en las que jamás anteriormente habían hecho sus trabajos de verificación (El País digital, 24-2-2014).

Y, para rematar, también salpica la honorabilidad y buen juicio del Lehendakari vasco, Íñigo Urkullu, que, presentado en Madrid como convidado de piedra, estuvo en la recepción de los referidos verificadores respaldando su acción. No sabemos qué le obligara a ello, pero, con su excelentísima presencia en tal escenario, no hizo sino erigirse en ilustre protagonista y notario de la tal comedia bufa.

No sabemos cómo acabará toda esta tristísima historia en la que hombres con sangre vasca en sus venas mataron a tantos otros en cuyas venas corría la misma sangre, y a otros muchos, conciudadanos nacidos en tierras hermanas como Andalucía, Extremadura, Madrid..., guardias civiles, policías, militares, jueces, médicos, políticos, mujeres y niños, personas todas que, nacidas dentro o fuera de esa bendita y sufrida tierra, también querían al País Vasco. Necesitamos que estos hombres dejen las armas y sus muertes para siempre, que entiendan que los españoles, lo mismo los de Bilbao que los de Cádiz que los de Murcia, aprendimos a convivir juntos y en armonía en esta tierra de todos que es España, que estamos bien así y no necesitamos la tétrica voz de las pistolas ni el tormentoso tronar de las bombas para imponernos unos criterios de libertades o derechos que nadie ha pedido, que nuestros corazones no albergan odios ni ambiciones de soberanías o separatismos, que en nuestras caras, tantas veces tristes, se esconden sonrisas y palabras de afecto para los vecinos de los otros pueblos, que nuestras manos están tendidas para ayudar a los demás a vivir y nada ni nadie puede cambiar estos sentimientos.

Y termino diciéndoles unas palabras que serían las mismas que podría oír en la boca de todos y cada uno de los españoles: Váyanse ya. Déjenlo todo y váyanse para no añadir más páginas de sangre a esa triste historia que habéis escrito. Quizás vuestras conciencias os permita vivir el resto de los días en paz de la misma forma que a nosotros nos lo permitirá el dolor por nuestros muertos.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio