Rincón de la Poesía 

Maritza Álvarez
Valparaíso (Chile)






(Ya ves...
no sólo los niños saben de arreboles)
.


Ahora,
en la hora muerta,
donde no caben las prisas
porque las horas ya no importan,
callan los pájaros oscuros
respetando el silencio mío.

Llueven hojas secas del cielo
y el otoño aún no ha llegado;
será que tu nombre no bordó el mío,
o será que me faltan cobijas
y mi espalda se enfría.

Será que tu nombre
se hizo lamento de estrellas;
lágrimas en mis ojos.

Tú caminas ahora en mi noche
y en la noche tuya
y en las otras noches.

Cielo, estrella brillante o pléyades...
ahora son una misma cosa.

Vendré a habitarte, entonces,
de otra forma, y de otro color
vestiré la caricia y el suspiro.

Y en algún momento
pondré un lirio blanco
como ofrenda de paz
entre tú y yo.

(Ya ves... no sólo los niños
saben de arreboles).











volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio