Rincón de la Poesía 

Juan Mena
San Fernando (Cádiz)






RECIÉN NOMBRADO PROVINCIAL DE LA ORDEN,
ENFERMA FRAY LUIS DE LEÓN Y REFLEXIONA EN SUS ÚLTIMOS MOMENTOS, RECORDANDO SU VIDA





Ni el perfume de cedro que me llega
si recuerdo el Cantar de los Cantares *,
ni el lamento de Job* desatendido,
o ni epinicios con clamor de estadio
por Píndaro * o Eurípides * que bajan
los héroes a la piel de cada día;
ni el amable balar de los ovejas
de Virgilio *, al ocaso, en su campiña,
ni Bembo con el lujo esplendoroso,
ni la melancolía de Petrarca *
en su estudio evocando a Laura muerta,
en este suceder de los instantes
finales de mi vida como un río
que se acerca a la desembocadura,
me consuela, oh hermanos que entonáis
rezos para el viático que espero
aquí en mi celda, lúcida anfitriona
de mi memoria que calor le pide
a aquel Beatus ille mi horaciano,
paraíso final hacia el que voy
a recibir la calma suspirada
durante todo mi existir, torneo
de la disputa, a veces eludida;
no le quité su brillo a la Vulgata,
fuente de la que tantos han bebido,
agua para la sed de los sedientos
que buscan calma a tantas inquietudes,
pues agua transparente es la Palabra,
murmullo de los cielos en la tierra,
sugerencia en los pliegues de la fe
para que así el Cantar de los Cantares
sea escuela, vestíbulo del alma
que va ascendiendo a cotas más divinas.

Nunca dije que yo la interpretase
con otra voz distinta a la que tiene,
que es un eco de Dios en los umbrales
del alma del salmista, flor del arpa
con sones como pétalos sonoros.
Nunca opuse a la voz insinuante
de Dios como caricia iniciadora
de los altos misterios, la voz mía,
que es rea del error si no lo evito,
las voces de los hombres se combaten
entre sí en la palestra del litigio,
son voces con carcomas de ambiciones,
que se quedan en ecos cuando el tiempo
se las lleva a un silencio de desvanes
donde muerden el polvo del legajo:
son esas voces que me acusan hoy
desde el adarve amargo de la envidia,
ballesteros de saña y cobardía
cuyos dardos untados con maldades
me dan en la diana de mi honor,
y sangre clandestina de tristeza
balbuce todavía esa mañana
del juicio, ignorante yo de quiénes
apuntan como rudos ballesteros
contra la corza azul de mi inocencia.

La cárcel, boca ávida e insaciable
de libertad, es gruta donde hieren
todos los pensamientos más sombríos
con dagas de pesar... Pero yo era
tan puro como el alba que sonríe
estrenando blancura, y el suspiro
del condenado, se trocó en diez versos
(“Aquí la envidia...”) Y cuando cinco años
volaron por rendijas de impotencias,
volví a un tenaz “Decíamos ayer...”

La cátedra emergió de sus tinieblas
para ser otra vez faro de almas
en el mar en que ansiamos lo absoluto.
Y luego la ladera de mi huerto

(“Vivir quiero conmigo,
gozar quiero del bien que debo al cielo,
a solas sin testigo,
libre de amor, de celos,
de vanas esperanzas y recelos”.) **

retirada la vida a sus confines,
se me ofreció plantada como quise
en surcos de mis versos, a la sombra
tendido y sin más yedra coronado
que el laurel invisible de la Gracia,
ni más músico plectro que la lira
de los Nombres de Cristo *** en mi reposo.




NOTAS:
*Los nombres de obras y autores a los que tradujo fray Luis
**Oda a la vida retirada de fray Luis
***Obra de Fray Luis (1585)



Premio de Poesía Casa de Castilla y León en Sevilla (2010)
Aparecido en Poemas premiados (2008-2010)









volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio