• M. Winocur

    LA PLUMA ALEGRE

    Amor y odio

    por Marcos Winocur


AMOR I

Te amo y te amaré hasta mi último estornudo. ¡Ay, mi Romeo, qué romántico eres! Es que soy alérgico, mi Julieta. Y las primaveras, lejos de traerme la alegría son mi condena, los pólenes, ya sabes y con los pólenes los estornudos. ¡A…chu! Ahí nos vemos.


AMOR II

Ella corrió a la puerta. Se frenó en camino. Los había visto. Ahí estaban. El oficial del ejército americano, seguido de dos soldados. Toda una embajada tanática. El mensaje de siempre en el sobre blanco. Muerto en acción de guerra. Ella empezó a correr dentro de la casa, a gritar, a romper los objetos de la frustrada excursión a la playa, el novio nunca llegará, la novia quedaba notificada.

De pronto sonó otra vez el timbre de la calle. Era un jovencito de tal vez 15 años ¿Qué diablos quieres? gritó ella, el jovencito habló: yo estoy solo, soy su vecino y me aburro muchísimo ¿quieres jugar conmigo una partida de ajedrez? La situación era tan ridícula que ella rompió a reír. Ella reprimió sus deseos de partirle la cabeza y dijo: si, juguemos al ajedrez. El jovencito pasó dentro de la casa y volteó las piezas sobre la mesa cuando sintió la mano de ella sobre la suya. ¿Qué raro? Pensó –nunca me había pasado esto-, desde luego en lugar de ajedrez hubo sexo. Luego, el jovencito se fue a su casa. Al otro día regresó, no tocó el timbre, entró por la puerta trasera y encontró este mensaje:

No pienses en prolongar lo que no fue amor sino descarga, tú no sabes por qué no viene al caso que sepas, adiós… Perdóname.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio