• Marta

    Nuevos Autores

    LA DUDA

    por Marta Díaz Petenatti

marta 223



¡Nunca supiste cuánto te amé!

Estrujé el corazón entre mis manos para que no oyeras su galope cuando te acercabas.

¡Nadie debía enterarse! Vos tampoco.

Tu vida tenía otro derrotero. Recorrías caminos diferentes a los míos. Sólo me senté a su vera para verte pasar.

Todos los días esperaba tu llegada. El brillo de tus ojos me encendían, eran la llama votiva que se prendió en mis entrañas y no dejó de flamear desde el día que te conocí.

Pero sólo era mi sueño y mi amor. Nuestras palabras eran de amistad. He mordido mis labios para que de ellos no surgiera la confesión de este amor. Me contenía para no acariciarte. Cerraba mis ojos para que no cegaran ante tu presencia.

Muchas veces creí ver en los tuyos una chispa de felicidad al verme. Otras me pareció sentir el temblor de tus manos al tocar al descuido las mías. Pero nada más, sólo eso.

Y un día te fuiste. Me saludaste rápido y partiste.

Mi corazón, en su locura, quiso ir con vos pero no pudo, debió quedarse sólo para llorar y sufrir tu ausencia y su soledad.

Hoy tras muchos años de no verte y de pensarte, si estuvieras frente a mí, quizá te haría la pregunta que nunca te hice; te diría: _ ¿Me amaste?

En tu respuesta estaría la felicidad o el dolor que me acompañaría el resto de mis días.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio