• Javier Claure

    Pentagrama de Letras

    Estocolmo bajo tierra

    por Javier Claure Covarrubias


Túnel de la estación central "Stockholm City".

Túnel de la estación central "Stockholm City"
Foto: Javier Claure C.


Estocolmo, como todas las capitales del mundo, crece a pasos gigantescos. Algunos pronósticos indican que dentro de unos 6 años, la capital sueca recibirá cerca de un millón de personas provenientes del interior del país, pero también será poblada por emigrantes que llegarán por diferentes causas. Se calcula que para el año 2045 podría estar poblado por tres millones de habitantes. La pregunta clave es: ¿Cómo satisfacer a toda esa gente en materia de salud, educación, vivienda y trabajo? Sin lugar a dudas, esta realidad es un rompecabezas para los políticos. Y esas demandas, propias de toda sociedad, se han puesto en tela de juicio en los debates antes de las elecciones del mes de septiembre pasado. Estocolmo es el motor económico y cultural de Suecia. De acuerdo a las estadísticas proporcionadas por las autoridades, ocho de cada diez viajes en tren, terminan o empiezan en Estocolmo.

El tiempo, el adelanto tecnológico y los avances en el campo social tienen un fuerte impacto en una colectividad. Y esos cambios dan origen a nuevos paradigmas. Thomas Kuhn (1922 - 1996), filósofo e historiador norteamericano, sostenía la idea de que después de cada revolución científica surgen nuevos paradigmas. En este contexto, y dada las alteraciones demográficas en la capital de Suecia, hoy en día se construyen viviendas en lugares que hace 15 años eran impensables. Asimismo se edifican guarderías infantiles, centros comerciales, terminales de buses, garajes etc. El Hospital Karolinska de Estocolmo, asociado a un gran centro de investigación, se está ampliando para afrontar las demandas del futuro.

Tomando en cuenta los aspectos mencionados arriba, el tráfico también es enfocado con ojos futuristas. La Administración de Transporte de Suecia ha diseñado un proyecto para descongestionar la circulación de los trenes locales en pleno centro de Estocolmo. El llamado “Citybanan” es un túnel de 6 kilómetros que une puntos estratégicos de la ciudad. Y está construido a 45 metros bajo tierra. Es decir, debajo de la estación central y de la línea azul del Metro. Todo empezó el año 2009. La maquinaria necesaria y las perforadoras de roca comenzaron a funcionar al rojo vivo. Durante el día se realizaban las explosiones y las perforaciones; y por la noche los camiones sacaban toneladas de piedras. Según la empresa constructora sueca NCC (Nordstjernan Construction Company), involucrada en dicho proyecto, se extrajeron 490 000 m3 de piedra.

Estocolmo, llamada también la Venecia del Norte, es una ciudad rodeada de lagos. Cuando uno viaja en coche, en tren, en metro o en bus casi siempre se pasa, mediante puentes, por encima del agua. Este es el caso entre el sector de Riddarholmen y Söder Mälarstrand. En otras palabras, la roca está situada a una considerable profundidad bajo el agua, y existe un gran desnivel con la trayectoria del túnel. Pero los suecos se ingeniaron una solución espectacular: construir, en ese trecho (300 metros de largo), un túnel submarino. Para tal efecto, construirán 3 túneles sobre hormigón; cada uno de 100 metros de largo, 20 metros de ancho y 10 metros de alto. Cuando las partes estén listas, serán forradas por enormes cajas de acero, y sumergidas en el agua una por una, hasta encontrar sus respectivos apoyos. Así se conectará el túnel para obtener su continuidad. El túnel que pasa bajo las rocas está construido casi en su totalidad. Ahora falta por construir andenes, ascensores y escaleras mecánicas. También se instalará iluminación, puertas de vidrio que separen el andén de los rieles, ventilación, máquinas para detectar los pasajes, letreros de orientación etcétera. El costo total de la construcción es de 16,8 millares de coronas suecas, y los trenes locales empezarán a circular, ese sector, en agosto de 2017.

A finales del año pasado, las autoridades abrieron las puertas para mostrar al público la estación “Stockholm City”. Centenares de curiosos acudieron al lugar para observar esa bifurcación de túneles que más parecía las catacumbas del diablo. Uno juega con la fantasía, y realmente es admirable la labor realizada por la mano del hombre.

Ver Curriculum
Curriculum





volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio