• RESEÑA de LIBROS

    A la izquierda del padre
    de José Carlos Fernández Moreno

    Publicaciones del Sur
    San Fernando (Cádiz) 1999

    por Juan Mena

LIBROS RECUPERADOS

el idoloEn agosto de 1994 José Carlos Fernández presentaba su primera novela, Clase media, con prólogo de Manuel Barrios y editada por Ispren, que tuvo una cálida y multitudinaria acogida por parte del público; concretamente, su puesta en conocimiento público en el Castillo de San Romualdo fue un éxito inolvidable, estando a cargo de dicha presentación el poeta de Arcos Antonio Hernández.

En la reseña a la mencionada novela, el autor de estas líneas le daba la bienvenida como entrega prometedora de futuras y, lógicamente, por razones de oficio, más granadas creaciones de este subgénero -el más difícil y retador hoy en Literatura- que llamamos novela.

Hoy, cinco años después, la futura entrega se cumple con otra novela, A la izquierda del padre. Mientras que en la primera es un barrio el protagonista, en la segunda son unos personajes, concretamente Ramón Alcántara y Su hija Tobala, como los más relevantes. Clase media está ambientada en La Isla y la otra en Cádiz; aquélla es lineal en el tiempo y ésta emplea la técnica narrativa del flash-back o Salto atrás, es decir, que el autor arranca su relato desde el presente pero se desplaza al pasado con frecuentes evocaciones; en ambas novelas la actitud del narrador es omnisciente, o sea maneja a los personajes y conoce todo el devenir de los hechos, procedimiento éste muy tradicional, así como el color del lenguaje: un voluntario entintamiento social, muy propio. sin embargo, de la novela de los cincuenta, en que el realismo no permite el triunfo de las improntas sensoriales.

Así pues José Carlos Fernández, en esta segunda novela trabaja con dos elementos que corresponden a dos generaciones de narradores; con la narración objetiva es fiel a los narradores de la novela impregnada de una atmósfera de lo social; con el retroceso en el tiempo desde un presente analítico entra en uno de los procedimientos llamados de la literatura de vanguardia, si bien, cuando leemos detenidamente A la izquierda del padre observamos que el narrador se codea en ocasiones con el protagonista indudable de la obra -Ramón Alcántara- y amenaza con robarle relevancia, pero no ocurre así afortunadamente, ya que Ramón, el padre de Josela y Tobala, tiene una presencia poderosa que se impone al esfuerzo del narrador por presentarnos las dimensiones del mundo en que se mueven los personajes.

Es mérito indiscutible el del autor, que en Ramón Alcántara ha conseguido una pintura que no puede pasar desapercibida al lector como la del otro personaje destacado de la novela, Tobala; uno y otra atraen el interés desde el principio y logran, juntamente con el recurso del suspense acerca de quién será el novio que tiene que venir a desposar a Tobala en la iglesia de San Francisco; este aspecto, hábilmente conducido, dota a la narración de una como pesquisa policíaca en un tramo final que como un círculo se cierra entre el principio y el fin de una novela en la que Cádiz, el Cádiz de entre los años diez y cuarenta aparece como telón de fondo y con un involuntario trazo socio político. Mientras que en la primera novela, como ya la expusimos, el autor consigue aglutinar en un variado fresco las incidencias de un barrio, en esta segunda salta a la vista la pintura de personajes, el retrato, sobre todo de Ramón Alcántara, verdadero hilo conductor de lo que en otra época se llamaba el argumento. José Carlos Fernández da un paso adelante en su experiencia narrativa y logra retener la atención del lector menudeando en la complicada psicología del protagonista de su obra y con él su retorno humano y urbano, a partir de una situación expectante, como es la de una novia con su padre en la puerta de una iglesia esperando al novio, imagen que también ha reproducido Alfonso Berraquero en la portada del libro, que a su vez es muestra del buen quehacer editorial de imprenta La Isla.

Aunque el público lector isleño no se pueda identificar con ella como ocurrió con Clase media, debido a su ubicación en el barrio de La Pastora, A la izquierda del padre ofrece el logro del diseño de unos personajes, valor esencial, a mi entender, de esta novela, y que como el retrato en pintura es un reto para todo narrador. Reto que José Carlos Fernández ha superado, sin duda.









volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio